Saltar al contenido principal

Elecciones en España: el voto no independentista gana en Cataluña pero retrocede

Votantes hacen fila para depositar su papeleta en un colegio electoral de Barcelona el pasado 10 de noviembre de 2019, en las elecciones generales españolas.
Votantes hacen fila para depositar su papeleta en un colegio electoral de Barcelona el pasado 10 de noviembre de 2019, en las elecciones generales españolas. Quique García / EFE

El total de los partidos unionistas sumó más de la mitad de los votos y más de la mitad de los escaños en Cataluña, pero el partido independentista Esquerra Republicana fue la fuerza más votada.

Anuncios

A pesar de las intensas movilizaciones independentistas en Cataluña de las últimas semanas, fue el voto unionista el que ganó en esta comunidad autónoma en las elecciones españolas del 10 de noviembre. Tanto en escaños como en papeletas, la suma de los partidos independentistas quedó por debajo de la suma de los partidos contrarios a la independencia.

En total, el voto independentista obtuvo de 42,59% de los apoyos y 23 diputados, mientras que el voto a los partidos que no defienden la separación de Cataluña sumó el 54%, lo que se tradujo en 25 escaños. La diferencia entre ambas opciones es de 440.000 votos, aproximadamente, y de solo dos diputados.

Sin embargo, la fuerza más votada fue el partido independentista Esquerra Republicana de Catalunya (ERC, Izquierda Republicana de Cataluña), que se impuso al resto de formaciones con 13 escaños. Lo sigue de cerca la filial catalana del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), de centro-izquierda y unionista, con 12 escaños.

El candidato socialista catalán, Miquel Iceta, se pronunció así la noche de las elecciones: "El independentismo no está progresando en Cataluña. Siempre estamos diciendo que son dos millones y esta vez son 1.642.063. Nuestra sociedad es un mosaico, nuestra representación es plural y diversa. Centrémonos en la mejor solución para los problemas de la gente".

El voto independentista nunca ha alcanzado el umbral de 50%, ni en las elecciones españolas ni en los comicios regionales. Por ejemplo, en la última votación para las instituciones catalanas, los sufragios a partidos independentistas sumaron el 47,5% de las papeletas. Esas elecciones se celebraron en 2017, pocos meses después del referendo de autodeterminación organizado unilateralmente por varios líderes independentistas, muchos de los cuales se encuentran actualmente cumpliendo sentencias de entre 9 y 13 años por ese referendo.

En estos comicios, los catalanes se abstuvieron menos que el resto de españoles: no acudieron a las urnas el 27,83%, mientras que en España la cifra superó el 30%. Sin embargo, el descenso de participación entre las elecciones de abril y las de este noviembre fue similar: tanto en Cataluña como en España, disminuyó alrededor de seis puntos porcentuales.

El voto independentista no gana, pero crece

Si bien es cierto que el voto independentista nunca ha llegado a sobrepasar el 50%, también lo es que en los últimos años no ha dejado de reforzarse. En las elecciones españolas de 2016, los partidos secesionistas acumularon el 32,09% de los apoyos en Cataluña. Solo tres años después, ese apoyo ha aumentado diez puntos porcentuales.

La nueva convocatoria electoral del domingo, de hecho, reforzó la opción independentista frente a la unionista. En los comicios de abril del 2019, que resultaron en la ingobernabilidad de España, los partidos independentistas con representación parlamentaria habían acumulado el 36,64% de los votos, mientras que los contrarios a la independencia representaban el 58%.

Seis meses después, los votos secesionistas aumentaron ocho puntos porcentuales, mientras que los unionistas descendieron en cuatro puntos. Esta tendencia ocurre desde 2015.

Es importante destacar que esta subida de ocho puntos también se debe a que se presentó un nuevo partido independentista a las elecciones generales, la CUP (Candidatura de Unidad Popular). Esta formación, de ideología anticapitalista y que ya tiene trayectoria en las instituciones catalanas, sacó dos escaños en el Congreso Español.

También es significativo destacar que, tanto en los comicios de 2015 como en los de 2016, la opción ganadora en Cataluña había sido En Comú Podem, la sección catalana de los izquierdistas Unidas Podemos (UP), un partido que defiende el diálogo y un referendo de independencia pactado con el Estado español. Sin embargo, en las dos elecciones de 2019 ganó ERC.

En Cataluña, la izquierda gana a la derecha

Más allá de las divisiones entre los partidos independentistas y los unionistas, hay otro eje que se define claramente en los resultados de las elecciones catalanas: la izquierda y la derecha. A pesar de estar en orillas opuestas en cuanto a la política territorial española, las dos fuerzas principales se encuentran en el espectro progresista.

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, valoró así los resultados de las elecciones. "Sánchez tiene que elegir: o diálogo y una solución democrática basada en los derechos y las libertades a la situación que vivimos en Cataluña, o más derecha".

De hecho, los partidos españoles del bloque de derechas obtuvieron solo seis escaños en total. El Partido Popular (PP), los conservadores tradicionales, sacaron dos asientos, seguidos de cerca de Vox, quienes también obtuvieron dos. Un resultado que contrasta con los logros del partido ultraderechista en España, donde fueron la tercera fuerza más votada. Ciudadanos, por su parte, otra formación de derechas, fue el partido menos votado en Cataluña, aunque también logró dos diputados.

La formación conservadora con más apoyo en Cataluña fue el partido independentista Junts per Catalunya (Juntos por Cataluña, JxCAT), quien logró ocho escaños. Es la fuerza de centro-derecha que gobierna en la región y que lideraba Carles Puigdemont, el expresidente catalán que organizó el referendo, y que se encuentra viviendo en Bruselas y sobre quien pesa una euroorden de arresto.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.