Saltar al contenido principal

Una huelga general mantiene la protesta encendida en Chile

Un manifestante ondea la bandera de Chile durante las manifestaciones en medio de la jornada de huelga general, en Santiago, el 12 de noviembre de 2019.
Un manifestante ondea la bandera de Chile durante las manifestaciones en medio de la jornada de huelga general, en Santiago, el 12 de noviembre de 2019. Pilar Olivares / Reuters

Este martes 12 de noviembre, trabajadores estatales, sindicatos y organizaciones sociales llevan adelante una medida de fuerza a casi cuatro semanas del inicio de las manifestaciones contra la desigualdad social en el país.

Anuncios

Una huelga general, convocada por la llamada Mesa de Unidad Social, se convirtió en el nuevo capítulo de las protestas contra la desigualdad social en Chile, a casi cuatro semanas del inicio de las manifestaciones.

El conglomerado social, que reúne a más de 70 organizaciones, lanzó la convocatoria en rechazo a la propuesta del presidente Sebastián Piñera para que los congresistas elaboren una reforma de la Constitución, la cual debería ser refrendada en un plebiscito.

Los manifestantes exigen que esa modificación sea a través de una Asamblea Constituyente más abierta y participativa, que refleje las demandas surgidas de las manifestaciones populares frente a la antigua Carta Magna, de carácter neoliberal y heredada de la dictadura de Augusto Pinochet.

En las primeras horas del martes 12 de noviembre, transportistas y movilizados levantaron barricadas en al meno, dos carreteras principales que conectan la capital, Santiago, con ciudades y puertos periféricos. Esos bloqueos se repitieron en otras ciudades del país, como Valparaíso, sede del Congreso, que decidió suspender las actividades del día.

Eso generó un fuerte malestar en legisladores de la oposición como el socialista Marcelo Díaz, que advirtió que "hoy, más que nunca, el Congreso debe hacer un esfuerzo para trabajar a un ritmo acelerado porque la gente exige que encontremos soluciones concretas".

Miles de personas pertenecientes a sindicatos de trabajadores portuarios, de educación, servicios públicos, salud y construcción, entre otros, además de organizaciones sociales y estudiantiles encabezaron las marchas en distintos puntos del país.

La principal se registró en Santiago, la capital, donde miles de manifestantes –el Ministerio del Interior fijó la cifra en 80.000 personas- se movilizaron por la Alameda, se concentraron en plaza Italia y marcharon hacia el palacio presidencial de La Moneda.

Las marchas se replicaron en varias ciudades del país, desde la norteña Iquique hasta Punta Arenas, en la región de Magallanes –la ciudad más sureña de la Patagonia chilena-, pasando por Concepción, una de las principales urbes del país, y por las costeras Viña del Mar y Valparaíso.

La huelga provocó el cierre de escuelas, algunas dependencias públicas y comercios y afectó el funcionamiento del transporte público.

El caso Gatica y las heridas oculares de manifestantes vuelven a poner el abuso policial bajo la lupa

Desde el inicio de las protestas, el Gobierno chileno enfrenta fuertes cuestionamientos por el exceso en el uso de la fuerza de los Carabineros –policía de Chile- en la violenta represión de las manifestaciones.

El Instituto Nacional de los Derechos Humanos de Chile (INDH), organización que lleva un recuento de los episodios de violencia, ha elevado las denuncias de violaciones por parte de las fuerzas de seguridad ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH, que llevó a cabo una sesión especial este lunes 11 de noviembre) y ante los embajadores de Chile en los países que integran la Unión Europea.

Actualmente, las Fiscalías del país investigan unas 1089 denuncias de abuso, incluidas torturas, violaciones y golpizas por parte de las fuerzas de seguridad.

Con al menos 20 muertos, más de 2000 heridos y más de 5600 detenidos –según cifras del INDH- desde el inicio de las protestas el 19 de octubre, en los últimos días también se puso el foco en la cantidad de personas que han sufrido lesiones oculares como consecuencia del impacto de proyectiles lanzados por la policía.

El caso más resonante fue el de Gustavo Gatica, un estudiante de historia de 21 años que fue herido el viernes 8 de noviembre con proyectiles en sus dos ojos y corre riesgo de quedar ciego.

Según el INDH, "existen 197 personas que han sufrido daño ocular especialmente por disparo de escopetas de perdigones, pero también con otras armas, como lanzamiento de bombas lacrimógenas".

Por su parte, la Sociedad Chilena de Oftalmología confirmó que 174 pacientes presentaron trauma ocular severo entre el 19 de octubre y el 11 de noviembre y que 29 de esos heridos sufrieron la pérdida total de la visión del ojo afectado.

En una primera reacción judicial a estos episodios, la Corte de Apelaciones de Antofagasta ordenó la prohibición del "uso de armas letales y balines contra personas que protesten pacíficamente, limitando también el uso de gases lacrimógenos u otro método que afecte la integridad física de las personas".

El presidente Sebastián Piñera pide llegar a un acuerdo por la nueva Constitución

Tras la nueva jornada de protesta el presidente Sebastián Piñera hizo una serie de anuncios entre los que instó a la población a llegar a un acuerdo por la paz, uno por la justicia y otro por una nueva Constitución. Sin embargo, esta vez abrió la puerta a que la ciudadanía participe de la elaboración de la nueva Carta Magna además de tener la "última palabra" refiriéndose al plebiscito ratificatorio de este texto.

El mandatario añadió que a pesar de todo el despliegue de las fuerzas de seguridad "el orden público ha sido vulnerado y la seguridad ciudadana no ha sido respetada", por ello anunció que decidió abrir la posibilidad de reintegración " a Carabineros y a la Policía de Investigaciones de todas aquellas personas que hayan tenido un retiro reciente" para así "aumentar" su "capacidad y eficacia", aunque considera que estas medidas no son suficientes.

También mencionó que instruyó al Ministerio de Interior a que presente querellas contra quienes han incitado, promovido, fomentado o participado en la comisión de delitos durante las manifestaciones.

El peso chileno cae a niveles históricos

En medio de la jornada de huelga general y ante la respuesta negativa de los manifestantes a la propuesta de reforma constitucional del Gobierno de Sebastián Piñera, el peso chileno sufrió una caída histórica de su valor frente al dólar estadounidense.

La moneda del país tuvo un pico de poco más de 800 pesos por dólar y cerró en 783,82, su valor más alto en relación con el dólar de su historia. Esto representa una depreciación de más del 10 por ciento desde mediados de octubre.

Pese a esto, el presidente del Banco Central de Chile, Mario Marcel, pidió calma, destacó que la situación fiscal del país se mantuvo "sólida" y calificó el movimiento de "esperable" frente a "un contexto de mayor incertidumbre", a la vez que dijo que la entidad está dispuesta a actuar frente a "situaciones anómalas" y que tiene "una variedad de herramientas a su disposición" para ello.

Con Reuters, EFE y medios locales

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.