Saltar al contenido principal

Empieza la cumbre de los BRICS con una agenda mundial dividida

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y su homólogo chino, Xi Jinping, se encontraron para una reunión bilateral en BRasilia previa a la cumbre de los BRICS el 13 de noviembre de 2019
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y su homólogo chino, Xi Jinping, se encontraron para una reunión bilateral en BRasilia previa a la cumbre de los BRICS el 13 de noviembre de 2019 Adriano Machado / Reuters

Los líderes de los países emergentes se reúnen el 13 y 14 de noviembre en Brasilia, la capital de Brasil, para debatir sobre cooperación económica y tecnológica. Sin embargo, las crisis de Bolivia planea sobre el encuentro. 

Anuncios

Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica: la cumbre anual de los BRICS empieza este miércoles 13 de noviembre en Brasilia con una agenda económica y comercial, aunque se prevé que las distintas opiniones entre los mandatarios alrededor de la política internacional ocupen espacio en los debates.

El encuentro de países emergentes, el onceavo que se celebra entre los BRICS, se celebrará hasta el jueves. El anfitrión es, en esta ocasión, el presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro. Por ello acudieron al país sudamericano el presidente de Rusia, Vladimir Putin; el de China, Xi Jinping; el de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa y el primer ministro indio, Narendra Modi. 

Tradicionalmente, los mandatarios de los países vecinos al lugar del encuentro eran invitados a la cumbre. Sin embargo, Bolsonaro rompió la tradición y serán solo estos cinco presidentes los que se sentarán en la mesa. 

La agenda de la cumbre se centra especialmente en el ámbito económico y de comercio. Se espera que los países traten la cooperación en tecnología e innovación y nuevas maneras de promocionar el intercambio económico entre ellos. Además, según anunció el secretario de Comercio Exterior y Asuntos Económicos, Norberto Moretti, se debatirá el combate al delito transnacional y al terrorismo. 

Soldados brasileños instalan alambradas el 12 de noviembre de 2019 alrededor del recinto donde se realizará la onceava cumbre de los BRICS en Brasilia
Soldados brasileños instalan alambradas el 12 de noviembre de 2019 alrededor del recinto donde se realizará la onceava cumbre de los BRICS en Brasilia Adriano Machado / Reuters

De hecho, antes del encuentro difundieron un comunicado conjunto en defensa del multilateralismo. "Coincidimos en que la liberalización del comercio es un elemento esencial para liberar el potencial de un crecimiento económico y del desarrollo sustentado", definía el documento.

También reclaman una reforma de la Organización Mundial de Comercio (OMC) para mejorar su "eficacia" y enfrentar así los "desafíos actuales y futuros" ante la "incertidumbre y pérdida de impulso de la economía mundial". 

La crisis en Bolivia, el disenso político entre los BRICS

Pero más allá de la agenda económica, la discusión alrededor de la política internacional será inevitable, especialmente a raíz del reciente renuncia del expresidente boliviano forzada por militares. Según el ministro brasileño de Seguridad Institucional, Augusto Heleno, la situación en Bolivia será "una preocupación" para los BRICS, aunque aseguró que no "interferirá" en los diálogos comerciales. 

En su inicio, los gobiernos de los BRICS tenían una perspectiva internacional alineada, especialmente en referencia a antagonizar a Estados Unidos y dar relevancia en cambio a las potencias emergentes y del sur global. Sin embargo, la llegada de Bolsonaro y su cercanía con el Gobierno conservador del estadounidense Donald Trump han sido un elemento disruptivo en esta línea. 

Por ejemplo, Bolsonaro secundó las denuncias de fraude electoral de la oposición boliviana y celebró la renuncia de Morales. Contrariamente, Rusia usó el término "golpe de Estado" para referirse a la presión ejercida por el Ejército y la Policía para forzar la renuncia de Morales tras semanas de disturbios por los resultados electorales, una vez el expresidente se había comprometido a repetir los comicios. 

Precisamente, organizaciones sociales y activistas organizaron varios eventos paralelos a la cumbre y lo bautizaron "BRICS de los Pueblos" con el objetivo de que los mandatarios condenen el "golpe" en Bolivia.​

Las diferencias no terminan ahí: Bolsonaro también es el único presidente del encuentro que reconoce como presidente legítimo de Venezuela al líder opositor y jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó. En contra, Sudáfrica, India, Rusia y China mantienen las relaciones con el Gobierno de Nicolás Maduro. 

También se espera que la cumbre sirva para suavizar las relaciones entre Bolsonaro y Xi Jinping después de que el presidente brasileño criticara duramente al país asiático durante la campaña electoral que lo llevó a la victoria. Los dos líderes se reunieron este mismo miércoles en un encuentro bilateral antes de la cumbre. China y Brasil son uno de los socios comerciales más fuertes del mundo.

Los BRICS se formalizaron como grupo en 2009 en Rusia, aunque no fue sino hasta 2011 que Sudáfrica entró a formar parte de la composición. En total, los cinco países suman el 23% de la economía mundial y el 42% de la población del planeta. 

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.