Saltar al contenido principal

Francia conmemora el cuarto aniversario de los atentados del 13 de noviembre en París

Una mujer coloca flores en la placa que conmemora las víctimas de los restaurantes Le Carillon y Le Petit Cambodge en París, Francia, el 13 de noviembre de 2018.
Una mujer coloca flores en la placa que conmemora las víctimas de los restaurantes Le Carillon y Le Petit Cambodge en París, Francia, el 13 de noviembre de 2018. Benoit Tessier / REUTERS

El 13 de noviembre de 2015 murieron 130 personas y más de 400 resultaron heridas. Los ataques yihadistas golpearon como nunca el corazón de París, la capital francesa.

Anuncios

Explosiones alrededor del Estadio de Francia. Tiroteos en terrazas de bares y restaurantes. Un asalto a la atestada sala de conciertos Bataclan. Fueron heridas infligidas en una misma noche, el 13 de noviembre de 2015 en París.

Cuatro años más tarde, los franceses rinden homenaje una vez más a las víctimas de los atentados, 130 muertos y 400 heridos. El ministro del Interior, Christophe Castaner, y la acaldesa de París, Anne Hidalgo, encabezaron la comitiva de autoridades que visitaron los lugares afectados por los atentados. Pasaron por el Estadio, por los locales y terminaron en la sala de conciertos.

El presidente francés, Emmanuel Macron, se dirigió así a los ciudadanos: "Acordaros de dónde estábais, de lo que hacíais. Acordémonos de la promesa que nos hicimos: mantenernos unidos para nunca dejar ganar a los que nos hicieron esto. Hoy, acordémonos del 13 de noviembre y de sus víctimas".

El Estado Islámico reivindicó los atentados que marcaron uno de los peores capítulos de la historia moderna francesa. La mayoría de los atacantes murió, menos Salah Abdeslam, que huyó y fue detenido en Bruselas cuatro meses después de los hechos. Actualmente se encuentra en una prisión francesa y es el principal acusado en el caso judicial, además de 14 personas más encausadas. Se prevé que el juicio empiece el próximo año, después de haber cerrado la fase de instrucción el pasado mes de octubre.

Los tres capítulos del horror del 13 de noviembre de 2015

La noche empezó después de las 9:00 p.m., cuando tres estallidos interrumpieron un partido de fútbol en el Estadio de Francia, en las afueras de París, donde se encontraba el entonces presidente francés François Hollande. Eran chalecos explosivos detonados por los yihadistas que se inmolaron en el mismo lugar de los hechos.

La segunda parte de los atentados se desarrolló contra cinco terrazas de bares y restaurantes en los distritos diez y once de la capital francesa, minutos después. Los atacantes bajaron de vehículos y abrieron fuego indiscriminado. Los disparos alcanzaron a varios clientes y peatones. Casi cuarenta personas fallecieron allí.

Sin embargo una de las peores escenas llegaría después, cuando tres terroristas irrumpieron en Bataclan, una sala donde se desarrollaba un concierto de rock. Faltaban pocos minutos para las 10:00 p.m. y había 1.500 personas en el edificio. Algunas se refugiaron en el escenario, otras lograron salir por una puerta trasera. Muchos intentaron escapar del horror colgándose de las ventanas.

Después de tres horas de horror, durante las cuales los terroristas mantuvieron rehenes amenazados y aseguraban que iban a detonar sus chalecos explosivos, la policía logró matar a los dos atacantes que se mantenían activos dentro de Bataclan.

La alcaldesa de París, Hidalgo, agradeció en las ceremonias conmemorativas a "las fuerzas de seguridad, de protección y de socorro que intervinieron" en la noche de los hechos, "siempre con coraje y devoción".

París y el Bataclan buscan sanar sus heridas

Cuatro años después, París aún busca sanar sus heridas. Sobre todo lugares como el Bataclan, que actualmente lucha por mantenerse a flote. La sala tiene un nuevo director y todo el edificio se remodeló.

Sin embargo, muy pocos artistas franceses acceden a tocar ahí. El 80% de las bandas son internacionales y la sala tuvo que reorientarse hacia otro tipo de eventos más allá de los conciertos para sostenerse.

El nuevo director del bar, Florence Jeux, se mantiene optimista: "Por muy trágico que sea, no podemos dejarnos arrastrar por lo que pasó hace cuatro años. Queremos recuperar el espíritu de la sala y hacerlo más fuerte. Estamos superando los retos de hoy y mirando hacia el futuro".

El cantautor Jean-Louis Aubert, uno de los pocos artistas franceses que accedió a tocar en Bataclan, subrayó la importancia de mantener vivo el espacio: "Si dejamos de hacer música aquí, esto se convertirá en un supermercado o un parqueadero. Sería algo muy triste".

Con AFP
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.