Saltar al contenido principal

El intento de un estudiante de inmolarse resalta la precariedad estudiantil en Francia

Archivo: el campus de la Universidad de Rouen, Mont-Saint-Aignan, el 11 de octubre de 2017.
Archivo: el campus de la Universidad de Rouen, Mont-Saint-Aignan, el 11 de octubre de 2017. AFP

Un estudiante de 22 años intentó suicidarse al prenderse fuego el pasado 8 de noviembre en Lyon. En una publicación de Facebook, denunció la precariedad estudiantil que enfrentaba. Los sindicatos de estudiantes denuncian que se trata de una situación generalizada.

Anuncios

Es un drama que pone ante los focos la precariedad de los estudiantes en Francia. El viernes 8 de noviembre, Anas K., un estudiante de 22 años de la Universidad Lyon, trató de suicidarse al prenderse fuego frente a un edificio académico.

El lugar no fue elegido al azar. En un mensaje del joven, publicado en Facebook unas horas antes, el estudiante aseguró estar "apuntando a un lugar político, el Ministerio de Educación Superior e Investigación y, por extensión, al Gobierno".

"Culpo a Macron, Hollande, Sarkozy y la Unión Europea por matarme, creando incertidumbre sobre el futuro de todos", agregaba la nota. Señalaba asimismo que su subvención mensual de 450 euros, que le permitía vivir, había sido revocada porque inició un segundo año de licencia por tercera vez. 

Anas K. sufrió quemaduras en el 90% de su cuerpo, por lo que permanece ingresado en el Centro de quemaduras del Hospital Édouard-Herriot, en Lyon, según el sindicato de estudiantes Solidaires, en el que estuvo activo.

Estudiante de ciencias políticas, estaba muy involucrado en la Universidad de Lyon tras ser elegido para la comisión estudiantil. El joven vivió hasta el el pasado verano en una habitación de estudiantes en un edificio insalubre "con cucarachas, chinches y humedad", según cuenta uno de sus compañeros, citado por el diario 'Le Parisien'.

Sus padres aseguran que el joven nunca se quejó por las condiciones en las que vivía y que no les reveló sus intenciones. "Nunca se quejó de su situación, siempre se expresa desde una perspectiva colectiva, es alguien que piensa mucho en los demás", insiste Nelson, integrante del sindicato Solidaires al diario 'Le Monde'.

"El 20% de los estudiantes vive por debajo del umbral de la pobreza"

Desde este acto "irreparable", en palabras del joven estudiante, los sindicatos de estudiantes han instado a la movilización. El martes 12 de noviembre, mientras el hashtag #LaPrecariteTue (la precariedad mata) inundaba Twitter, varios cientos de estudiantes de toda Francia se movilizaron para mostrar su enojo en varias ciudades como Lyon, Lille y París.

En la Universidad de Lille se impidió una conferencia del expresidente François Hollande, no sin violencia, mientras que en París, manifestantes rompieron la reja del Ministerio de Educación Superior. Y el miércoles 13 de noviembre el campus de la Universidad de Lyon fue bloqueado, lo que impidió la realización de clases por segundo día consecutivo.

"Hoy en día hay un 20% de estudiantes que viven por debajo del umbral de pobreza, un estudiante de cada dos admite saltarse comidas porque debe ahorrar dinero y un tercio de los estudiantes abandona la atención médica, denuncia Orlane François, del sindicato de estudiantes La Fage, contactado por France 24. 

La Fage gestiona en el campus universitario las tiendas de abarrotes sociales que acogen a un público obligado a vivir con un presupuesto diario de entre dos y siete euros, según el sindicato de estudiantes, que denuncia la inacción de los sucesivos Gobiernos durante varios años.

"Los gastos de reingreso aumentan cada año, los gastos de la vida actual también, en particular el monto de los alquileres, pero las ayudas sociales no están a la altura", lamenta Orlane François, que destaca que el nivel de las becas se congeló durante cinco años, antes de un aumento del 1% en el último reingreso.

El Ministerio de Educación Superior enfatiza que el Estado gasta 5.700 millones de euros en asistencia social para estudiantes, "más que el presupuesto del Ministerio de Relaciones Exteriores" y que el 40% de los estudiantes universitarios, más de 700.000, reciben ayudas sociales por dificultades económicas que no les permiten emprender o continuar sus estudios superiores.

Las ayudas estudiantiles, becas de 234 euros no son suficientes

Una habitación cuesta a un estudiante en promedio 80 euros al mes y un estudio equipado de 18 m2, entre 150 y 200 euros al mes, según el centro nacional para ayudas estudiantiles, Crous.

El problema, explica Chloé de Solidaires, es que "el monto promedio de las becas es de 234 euros" y que estas ayudas se otorgan solo durante 10 meses. "También vivimos durante el verano", agrega Chloé, que se queja que las viviendas de Crous solo pueden alojar al 6% de la población estudiantil, "entonces, ¿qué hacemos con los demás?", se pregunta. 

Es por ello que unos 800.000 estudiantes que se benefician de este tipo de asistencia se vieron directamente afectados por la disminución de cinco euros en esta ayuda, una decisión tomada por el actual presidente, Emmanuel Macron, en 2017.

Como resultado, muchos estudiantes se ven obligados a trabajar para mantenerse. Según las últimas cifras del Observatorio de la Vida Estudiantil (OVE), que datan de 2016, el 46% de los estudiantes solicitantes de ayudas trabajaban durante el año académico. Entre ellos, el 54,4% dice que la remuneración es esencial para poder vivir, mientras el 51,3% lo consideraba así en 2013. Para el 56% de estos estudiantes, su actividad laboral supera la media jornada.

Pero ejercer un trabajo asalariado tiene un impacto considerable en el éxito de los resultados académicos de muchos estudiantes. El 17,7% considera que su actividad remunerada tiene un impacto negativo en sus resultados y el 33,5% considera que es una fuente de estrés y tensión nerviosa, según los datos del OVE. 

Según Jean-François Giret, profesor de ciencias de la educación en la Universidad de Borgoña, entrevistado en septiembre por 'Le Monde', "se considera que el trabajo de los estudiantes se vuelve perjudicial y afecta el éxito del estudiante más allá del umbral 12 horas por semana".

Este artículo fue adaptado de su original en inglés

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.