Saltar al contenido principal

El cosmólogo ganador del Nobel que detesta el término "Big Bang"

Anuncios

Washington (AFP)

James Peebles, uno de los tres ganadores del Premio Nobel de Física 2019, ha ayudado a transformar la cosmología en una ciencia respetada, pero si hay un término que odia escuchar es "Teoría del Big Bang".

La explicación de la infancia del universo expuesta en ese modelo conocido como Gran Explosión (Big Bang) ha prevalecido durante décadas, y el trabajo inicial de Peebles sobre la radiación cósmica de fondo ayuda a consolidar muchos de sus detalles.

Pero "lo primero que hay que entender sobre mi campo es que su nombre, teoría del Big Bang, es bastante inapropiado", dijo el investigador de 84 años a una audiencia absorta en un evento en honor a los ganadores del Nobel en la embajada de Suecia en Washington el miércoles pasado.

"Connota la noción de un evento y un lugar, lo cual está bastante equivocado", continuó, agregando que, de hecho, no hay evidencia concreta de una explosión gigante.

El mes pasado, el comité del Nobel honró a Peebles por el trabajo que lleva adelante desde mediados de la década de 1960, desarrollando el marco teórico ahora prevaleciente sobre la infancia del universo.

Vale destacar el matiz: "infancia", no "origen".

"Es lamentable que hablemos del origen, cuando de hecho no tenemos una buena teoría de cosa semejante a el origen", dijo a la AFP el científico canadiense-estadounidense en una entrevista.

Por el contrario, hay una "teoría bien probada de la evolución desde un estado inicial" hasta el estado actual, comenzando con "los primeros segundos de expansión" -literalmente los primeros segundos de tiempo hace unos 14.000 millones de años-, que han dejado firmas cosmológicas conocidas como "fósiles".

En paleontología, los fósiles son restos preservados de seres de épocas geológicas anteriores. En cosmología, los fósiles más antiguos son la creación de helio y otras partículas como resultado de la nucleosíntesis cuando el universo era muy caliente y muy denso.

Estas teorías están bien sostenidas por la preponderancia de pruebas y verificaciones, a diferencia de las teorías para la misteriosa fase anterior.

"No tenemos una prueba sólida de lo que sucedió antes", dijo Peebles, profesor emérito de la Universidad de Princeton. "Tenemos teorías, pero no probadas".

- "Me rindo" -

"Las teorías, las ideas, son maravillosas, pero para mí se establecen al pasar las pruebas", sostuvo el científico.

"Cualquier físico brillante puede inventar teorías que podrían tener nada que ver con la realidad".

"Descubres qué teorías están cerca de la realidad contrastándolas con experimentos. Simplemente no tenemos evidencia experimental de lo que sucedió en una época anterior" del universo.

Una de estas teorías es la de la "inflación", que sostiene que el universo primitivo se expandió exponencialmente rápido durante una fracción muy, muy pequeña de un segundo antes de la fase de expansión.

"Es una teoría hermosa", dijo Peebles. "Mucha gente piensa que es tan hermosa que seguramente es correcta. Pero la evidencia de esto es muy escasa".

Cuando se le preguntó qué término preferiría en lugar de "Big Bang", Peebles responde: "Me he rendido, uso Big Bang, no me gusta".

"Durante años, algunos hemos tratado de persuadir a la comunidad para que encuentre un término mejor sin éxito. Así que es 'Big Bang'. Es lamentable, pero todos conocen ese nombre. Así que me rindo".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.