Saltar al contenido principal

El gobierno de EE.UU. retiró su objeción legal a los asentamientos israelíes

El Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, durante la declaración que ofreció el 18 de noviembre de 2019 desde Washington sobre la posición de la administración Trump sobre los asentamientos israelíes en la Cisjordania ocupada.
El Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, durante la declaración que ofreció el 18 de noviembre de 2019 desde Washington sobre la posición de la administración Trump sobre los asentamientos israelíes en la Cisjordania ocupada. Yara Nardi / Reuters

Tras cuatro décadas de considerar que las colonias de Israel en el territorio cisjordano ocupado violaban la Ley Internacional, el Ejecutivo estadounidense le dio un giro a su postura al asegurar que no son "incompatibles" con la legislación global. 

Anuncios

Estados Unidos cambió de postura. Con el anuncio hecho por el secretario de Estado de esa nación, Mike Pompeo, quedó claro que la Administración de Donald Trump no piensa que los asentamientos israelíes en Cisjordania sean "incompatibles" frente a las leyes internacionales.

De acuerdo con lo señalado por el alto funcionario en la declaración que ofreció desde la sede del Departamento de Estado, en Washington, las afirmaciones públicas de Estados Unidos sobre las actividades de asentamiento en Cisjordania han sido "inconsistentes durante décadas". 

Este giro en la posición del mandato de Trump es catalogado por expertos como un nuevo guiño por parte del Gobierno estadounidense al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, en un paso que distancia cada vez más a los palestinos de su meta de consolidar su propio Estado.

Felipe Medina: "Esta es una ilegalidad más contra el pueblo palestino"

Las reacciones de la Autoridad Palestina y la Unión Europea

Poco después de que se conociera la declaración hecha por Pompeo, la Unión Europea reafirmó que considera que los asentamientos israelíes en territorios palestinos ocupados por Israel son ilegales. A través de un comunicado, Federica Mogherini, la alta representante para la Política Exterior de la UE, llamó a poner fin a ese tipo de acciones.

En su cuenta oficial de Twitter, la organización compartió el documento en el que Mogherini señala que la posición de la UE frente a la política de asentamiento israelí en el territorio palestino ocupado es clara y que no ha cambiado, al considerar que "toda actividad de asentamiento es ilegal, según el Derecho Internacional, y erosiona la viabilidad de la solución de dos estados". 

"La UE continuará apoyando la reanudación de un proceso significativo hacia una solución negociada de dos estados, la única forma realista y viable de cumplir las aspiraciones legítimas de ambas partes", precisó Mogherini.

A la serie de reacciones se unió la de la Autoridad Nacional Palestina, la cual afirmó que Estados Unidos "ha perdido por completo la credibilidad y ya no tiene ningún papel en el Proceso de Paz". 

En contraste, el líder centrista israelí Beny Gantz celebró el anuncio de Pompeo al destacar que el futuro de las colonias deben decidirlo "acuerdos que promuevan la paz" regional y al calificar la declaración estadounidense como una "postura firme con Israel", además de un reflejo del que, a su juicio, es el compromiso del gobierno de Trump con "la seguridad de Medio Oriente". 

Cuatro décadas de debate sobre la legalidad de los asentamientos en Cisjordania

Aunque el debate sobre la legalidad de estos asentamientos es de vieja data, pues cumple ya 40 años, cobró uno de sus puntos más álgidos en el año 2016, cuando el entonces presidente estadounidense Barack Obama se abstuvo de pronunciarse y, con ello, permitió que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara la resolución que establece que dichas colonias violan el Derecho Internacional.

La nueva declaración de Pompeo pone sobre la mesa un concepto contrario al que en 1978 fue expuesto justamente por el Departamento de Estado durante el gobierno de Jimmy Carter y, según el cual, estas figuras sí son "inconsistentes".

Aquel memorando firmado por el Ejecutivo de Carter fue conocido como 'Hansell' y se convirtió en una especie de base documental tras la que los siguientes gobiernos estadounidenses siguieron líneas similares de expresión sobre estas colonias. 

Esta medida no es aislada, dado que se suma a la orden dada por Trump en 2017 sobre el reconocimiento de Jerusalén como capital israelí, acción que derivó en el traslado de la embajada desde Tel Aviv. Sin embargo, Pompeo destacó que lo que buscan con este pronunciamiento es "aumentar las probabilidades de que pueda funcionar el Plan de Paz" para Oriente Próximo que estaría preparando la Casa Blanca, pese a que este todavía no ha sido presentado ni tiene aún fecha de publicación.

"No estamos abordando o prejuzgando el estado final de Cisjordania. Esto es para que los israelíes y los palestinos negocien. El derecho internacional no obliga a un resultado particular ni crea ningún obstáculo legal para una resolución negociada", indicó Pompeo.

Con Reuters y EFE
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.