Saltar al contenido principal

Rusia devolvió a Ucrania los tres barcos capturados en el Mar Negro en 2018

Uno de los tres barcos ucranianos liberados por Rusia es escoltado por la guardia costera rusa fuera del puerto en Kerch, el 17 de noviembre de 2019.
Uno de los tres barcos ucranianos liberados por Rusia es escoltado por la guardia costera rusa fuera del puerto en Kerch, el 17 de noviembre de 2019. Alla Dmitrieva / Reuters

Moscú y Kiev confirmaron la liberación de los barcos que habían sido incautados hace casi un año, mientras maniobraban cerca del estrecho de Kerch. Esto se da semanas antes de una cumbre para intentar resolver la disputa entre Rusia y Ucrania por la península de Crimea.

Anuncios

En lo que parece un gesto de distensión de cara a la cumbre de paz del próximo mes, Rusia liberó los tres barcos de Ucrania que habían sido capturados en el Mar Negro en 2018.

Los ministerios de Relaciones Exteriores confirmaron la entrega de los dos cañoneros y el remolcador ucranianos que habían sido incautados por la guardia costera rusa el 25 de noviembre de 2018, cuando maniobraban cerca del estrecho de Kerch, el cual conecta el Mar Negro con el Mar de Azov. Esta vía une Rusia continental con la disputada península de Crimea, cuyo anexamiento por parte de Rusia en 2014 llevó a un conflicto latente con Ucrania.

En aquella ocasión, la guardia costera rusa abrió fuego contra los tres barcos ucranianos e hirió a varios marineros. La tripulación de 24 personas permaneció detenida durante 10 meses y en septiembre fue enviada de regreso a su país, como parte de un intercambio de prisioneros.

Tras anunciar la liberación, Moscú remarcó que el apresamiento de los barcos fue consecuencia de una "provocación intencionada" de Kiev. Así, el Gobierno ruso insistió en su postura de que los barcos ucranianos ingresaron ilegalmente a sus aguas territoriales, hipótesis negada por Ucrania, que sostuvo que los buques transitaban por aguas internacionales al momento de la captura.

"Rusia tiene intención de seguir cortando de raíz cualquier provocación cerca de sus fronteras, entre otras cosas con el fin de garantizar la seguridad de la navegación", subrayó la cancillería rusa en el comunicado.

Por su parte, la cancillería ucraniana anticipó que verificarán exhaustivamente los barcos para comprobar que no existan faltantes de equipamientos.

Al mismo tiempo, informó que una delegación acudirá el jueves 21 de noviembre a La Haya para la primera sesión del Tribunal de Arbitraje sobre el derecho del mar, que tratará la violación de inmunidad por parte de Rusia. Moscú no enviará representación ante esa corte –que desde mayo había exigido la liberación de los barcos- porque considera que el tema es competencia únicamente de los tribunales rusos.

Un gesto antes de la cumbre de paz en París

A pesar de la tensión latente, la liberación de los tres barcos retenidos puede ser visto como un pequeño acercamiento de Rusia a Ucrania de cara a la cumbre planificada para el próximo mes en París, donde se intentará avanzar hacia una salida pacífica al conflicto desatado por la anexión efectuada por Moscú de la península ucraniana de Crimea en 2014.

El conflicto de más de cinco años en el este de Ucrania entre los separatistas prorrusos y las fuerzas del gobierno ucraniano le ha costado la vida a más de 13 mil personas y su resolución fue una de la promesa de campaña del presidente ucraniano Volodimir Zelenski, electo en abril.

La cumbre programada para el 9 de diciembre reunirá a los líderes de Francia, Alemania, Rusia y Ucrania en París.

El mandatario ruso Vladimir Putin le comunicó a su par francés Emmanuel Macron sobre la liberación de los tres barcos ucranianos en una llamada telefónica efectuada este lunes 18 de noviembre, en la cual debatieron sobre la reunión a cuatro vías del próximo mes.

Según el Kremlin, Putin y Macron coincidieron en que el encuentro en París debería ayudar a implementar "rápida y completamente" el acuerdo de Minsk, plan de paz de 2015 para el este de Ucrania que fue negociado por Francia y Alemania. Ese pacto otorga una amplia autonomía a las regiones separatistas en el este de Ucrania –que deberían recibir un estatus especial- y una amnistía para los rebeldes.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, dijo que Moscú espera que Francia se asegure de que la reunión "subraye que el acuerdo de Minsk es inviolable y no tiene alternativa".

La convocatoria a la cumbre también fue posible gracias a que el Ejército ucraniano y las milicias separatistas replegaron de manera simbólica sus tropas del frente ofensivo en dos localidades de las provincias de Donetsk y Lugansk.

Con Reuters, AP y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.