Saltar al contenido principal

100 manifestantes hongkoneses se atrincheraron en una universidad

Archivo: Algunos manifestantes descansan en el campus de la Universidad Politécnica de Hong Kong (PolyU) después de enfrentamientos con la policía, el 18 de noviembre de 2019.
Archivo: Algunos manifestantes descansan en el campus de la Universidad Politécnica de Hong Kong (PolyU) después de enfrentamientos con la policía, el 18 de noviembre de 2019. Thomas Peter / Reuters

La noche del lunes huyeron cientos de manifestantes ante la rigidez policial, que está sitiando la Universidad Politécnica desde el pasado domingo y que insta a los jóvenes a rendirse.

Anuncios

La Universidad Politécnica de Hong Kong amanece más vacía, pero con la misma tensión en el ambiente que estos días pasados. 100 estudiantes aún siguen atrincherados dentro de sus campus, mientras que el Gobierno de Carrie Lam les exige que se retiren y abandonen las armas.

Anoche se produjo una de las mayores huidas de manifestantes desde que comenzasen las protestas universitarias. La policía hongkonesa sitió las universidades y aseguró que todo aquel que no saliese sería automáticamente detenido. Desde ese momento se desató el caos. Ante la dificultad de salida del campus se produjeron escenas muy peligrosas durante la noche.

Los estudiantes trataron de huir descolgándose con curdas por diversos puentes e introduciéndose en túneles subterráneos. La policía supo jugar su carta tras dejar que los estudiantes se hiciesen con el control de los principales centros de estudios durante 10 días.

De las 600 personas que trataron de huir durante la noche, más de 200 eran menores de edad. Tras un comunicado de sus padres en el que se instó a que no se les detuviese y se garantizase su seguridad, fueron los únicos que lograron salir del recinto sin ser detenidos por las autoridades, tan solo eran identificados y atendidos. El resto de jóvenes sí que tuvo que sufrir las consecuencias.

Varias decenas de menores de edad son atendidos por las autoridades después de rendirse. Los menores de edad no fueron detenidos después de llegar a un acuerdo. 18 de noviembre de 2019.
Varias decenas de menores de edad son atendidos por las autoridades después de rendirse. Los menores de edad no fueron detenidos después de llegar a un acuerdo. 18 de noviembre de 2019. Athit Perawongmetha / Reuters

Este acuerdo se produjo después de que diez rectores de la ciudad fueran a negociar con la policía para garantizar la seguridad de los menores de 18 años.
 

Un “arsenal de armas”

Las palabras de la jefa del Ejecutivo hongkonés fueron severas para catalogar lo que aún albergan los campus. Catalogó a las universidades como “fábricas de armas” y aseguró que dentro hay “miles de bombas de gasolina” que están aún por usar. Para fabricar estas armas de corte casero los estudiantes utilizaron materiales químicos presentes en el laboratorio de las facultades.

Los estudiantes han tenido paralizada la ciudad durante diez días al cortar las principales vías terrestres y ferroviarias, entre las que destacan el túnel que une la isla de Hong Kong con la parte continental de la ciudad. Tenían en los campus universitarios su base de operaciones y ahora todo está listo para que se negocie la salida del centenar que manifestantes que quedan.

Un manifestante intenta esconderse mientras trata de huir de la policía al abandonar el campus universitario. 19 de noviembre de 2019.
Un manifestante intenta esconderse mientras trata de huir de la policía al abandonar el campus universitario. 19 de noviembre de 2019. Athit Perawongmetha / Reuters

Lam aseguró que se intentará abordar el conflicto de forma pacífica y con diálogo, siempre que los estudiantes abandonen las armas y se entreguen. Si esto no sucediera, se abordará por la fuerza. Los manifestantes ven así frustrado su intento de que el Gobierno pida perdón por la brutalidad policial y la condene, de que los detenidos sean puestos en libertad y de que Carrie Lam y su gobierno pro-Beijing dimita.
 

Nuevo Jefe Policial al mando

Por otro lado, el Gobierno de Hong Kong anunció hoy el nombramiento de un nuevo jefe de policía, Tang Ping-keung, quien sustituye a Lo Wai-chung, que se jubiló tras servir durante 35 años. Lam aseguró que su jubilación es el motivo de su retirada y “no un castigo por una mala gestión”.

El órgano policial de la urbe ha sido centro de las críticas estos meses por la dureza de su respuesta en las manifestaciones. El nuevo jefe policial Tang dijo que la fuerza de los 31.000 miembros de la policía no puede poner fin a los disturbios, sino que necesita el apoyo de los habitantes de Hong Kong.

Con AP y EFE
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.