Saltar al contenido principal

Por el humo de los incendios, Sídney está entre las ciudades con el peor aire del mundo

Sidney, la ciudad más poblada de Australia, amaneció envuelta de humo el 19 de noviembre de 2019 por culpa de los incendios que queman en la región oriental de la isla
Sidney, la ciudad más poblada de Australia, amaneció envuelta de humo el 19 de noviembre de 2019 por culpa de los incendios que queman en la región oriental de la isla Neil Bennett vía Reuters
4 min

Las consecuencias de los más de 100 incendios que asolan la costa este de Australia se sintieron en la capital, Sídney. Los fuertes vientos trasladaron los humos y multiplicaron los niveles de polución en la ciudad más poblada de la isla.

Anuncios

Sídney amaneció cubierta de humo. Una neblina tóxica inundó la ciudad más poblada de Australia desde la madrugada de este martes 19 de noviembre y la catapultó dentro del ranking de los 20 núcleos urbanos del mundo con peor calidad del aire. 

El humo proviene de los más de 100 focos de incendios que arden en la costa este de la isla. A pesar de que se encuentran a unos 300 kilómetros de Sídney, los fuertes vientos que azotan al país empujaron la niebla hacia la ciudad desde el lugar de los fuegos, activos desde hace menos dos semanas. 

El índice de partículas suspendidas habitual en Sídney, un indicador de la polución del aire, suele ser de 2,5. Sin embargo, en las últimas horas alcanzó los 130 y hasta los 195 en algunas zonas. Las autoridades advirtieron a los cinco millones de habitantes que permanecieran dentro de sus casas en la medida de lo posible.

La Oficina Australiana de Meteorología publicó en Twitter este mensaje: "Sídney, conocida también como 'el gran humo', está a la altura de su apodo hoy. El humo de los incendios se difuminará progresivamente a lo largo del día y aumentará por la noche. Hay una alerta por la baja calidad del aire". 

Las autoridades desconocen cuánto tiempo se podría alargar este fenómeno, que depende en gran medida de las condiciones meteorológicas y de que se apaguen los incendios. Los fuertes vientos y las altas temperaturas, que en algunas de las zonas afectadas alcanza los 40 grados, no auguran el fin de los fuegos. 

Los incendios ya quemaron un millón de hectáreas

Los incendios en Australia se adelantaron este año: es habitual que las zonas rurales de la isla se prendan en la temporada de verano; sin embargo, el país aún no ha terminado la primavera y ya vive uno de los episodios más virulentos de los últimos años.

En el último mes, las llamas se cobraron la vida de al menos cuatro personas, además de consumir alrededor de un millón de hectáreas y calcinar 300 casas, especialmente en los estados de Queensland y Nueva Gales del Sur (NSW por sus siglas en inglés).

Bomberos y servicios de rescate de Nueva Gales del Sur protegen una casa cerca de Colo Heights, al sureste de Sidney, en Australia, el 19 de noviembre de 2019
Bomberos y servicios de rescate de Nueva Gales del Sur protegen una casa cerca de Colo Heights, al sureste de Sidney, en Australia, el 19 de noviembre de 2019 Dean Lewins vía Reuters

El servicio rural de bomberos de NSW informó de que más de 1.300 efectivos trabajan para apagar los incendios en el estado para "reforzar las líneas de contención frente una previsión de altas temperaturas y vientos fuertes y secos". 

Los habitantes de las regiones incendiadas también enfrentan riesgos de salud. El director de salud ambiental de Nueva Gales del Sur advirtió que "las olas de calor pueden provocar enfermedades graves e incluso muertes". "La combinación de calor y mala calidad del aire aumenta el riesgo", agregó.

Es un riesgo que no parece disminuir. Adelaida, la capital principal del sur de Australia, prevé una temperatura récord de 42 grados para el miércoles 20 de noviembre. 

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.