Saltar al contenido principal

Suecia archivó la investigación preliminar por violación contra Julian Assange

Julian Assange se asoma a la ventana del vehículo que lo traslada a prisión, en Londres, el 1 de mayo de 2019.
Julian Assange se asoma a la ventana del vehículo que lo traslada a prisión, en Londres, el 1 de mayo de 2019. Daniel Leal-Olivas / Foto de archivo / AFP
5 min

Casi una década después del inicio de la investigación, la Fiscalía sueca informó que carecía de pruebas para presentar una acusación contra el fundador de WikiLeaks. El caso, cerrado en 2017, había sido reabierto hace seis meses, pero el paso del tiempo debilitó las evidencias, según la dependencia judicial.

Anuncios

Julian Assange sumó una victoria judicial. La Fiscalía de Suecia abandonó una investigación preliminar por violación contra el fundador de WikiLeaks debido a falta de pruebas, en una causa cuyo inicio se remonta a casi una década.

El caso fue abierto en 2010, cuando Assange fue acusado de presuntos delitos sexuales por cuatro mujeres. Tres de esos casos prescribieron, mientras que el restante se cerró por primera vez en 2017. Sin embargo, hace seis meses, luego de que Assange se vio forzado a dejar su refugio en la embajada de Ecuador en Reino Unido, la fiscal superior sueca Eva-Marie Persson reabrió el caso.

Precisamente, Persson se encargó de anunciar este martes 19 de noviembre que no valía la pena formular cargos contra Assange debido a la falta de evidencias sustanciales que respaldaran la declaración de una de las supuestas víctimas.

La fiscal superior sueca, Eva-Marie Persson, anuncia el cierre de la investigación preliminar por un caso de presunta violación contra Julian Assange, en Estocolmo, el 19 de noviembre de 2019.
La fiscal superior sueca, Eva-Marie Persson, anuncia el cierre de la investigación preliminar por un caso de presunta violación contra Julian Assange, en Estocolmo, el 19 de noviembre de 2019. Jessica Gow / TT News Agency / vía Reuters

La fiscal explicó que la denunciante había aportado un relato "creíble", "fiable" y "detallado", pero que las pruebas de apoyo se habían "debilitado" por el paso del tiempo, en alusión a los testigos interrogados en ese período. "Han pasado nueve años. El tiempo es un jugador en esta decisión", remarcó.

En ese sentido, Persson descartó un interrogatorio complementario a Assange porque "no cambiaría la situación de forma decisiva". La fiscal había sufrido un revés en junio, cuando la Justicia sueca rechazó su pedido de emitir una orden de detención contra el periodista australiano al considerarlo desproporcionado, teniendo en cuenta que podía ser interrogado con una orden de investigación penal.

Más allá de la medida de la Fiscalía, la parte acusadora puede apelar la decisión para buscar que la investigación –que prescribe en agosto de 2020- continúe. La abogada de la víctima, Elisabet Massi Fritz, en diálogo con Reuters, remarcó que lo mejor hubiera sido interrogar a Assange en Londres y luego acusarlo, y que evaluarán si recurren el fallo.

"Después de la decisión, mi cliente necesita tiempo para procesar todo lo que ha sucedido durante estos nueve años y así poder seguir adelante con su vida", subrayó.

El entorno de Assange pide "ahora" centrarse en las presuntas amenazas de EE.UU. a Assange

Julian Assange siempre negó las acusaciones de violación en su contra y atribuyó esos cargos a una presunta persecución de Estados Unidos, que, según él, pretende su extradición para juzgarlo por piratería informática y cargos de espionaje en relación a la publicación de documentos clasificados, caso que puede llevar a una condena de hasta 170 años de prisión.

Assange ha buscado evitar volver a Suecia por temor a que ese sea el puente para ser enviado a Estados Unidos. En 2012, cuando el Tribunal Supremo británico ordenó su extradición al país escandinavo, el fundador de WikiLeaks se refugió en la embajada de Ecuador en Londres, donde se le otorgó asilo diplomático. 

Ese beneficio le fue retirado este año y Assange cumplió una pena de 50 semanas en prisión por violar los términos de su libertad condicional, pero Reino Unido lo mantiene encarcelado por riesgo de fuga, detención que la ONU ha considerado arbitraria.

Con los casos de violación ya prácticamente descartados, el editor en jefe de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, pidió centrarse "en la amenaza sobre la que el señor Assange ha estado advirtiendo durante años: el enjuiciamiento beligerante de Estados Unidos y la amenaza que representa para la Primera Enmienda".

Por su parte, el abogado sueco de Assange, Per Samuelson, consideró que "este es el final" del vínculo entre el periodista australiano y la Justicia de Suecia. "No está contento con la forma en que ha sido tratado. Perdió la fe en el sistema de Justicia sueco hace años", subrayó.

Con las investigaciones en Suecia cerradas, los tribunales británicos evitaron tener que decidir entre las solicitudes de extradición del país escandinavo y Estados Unidos.

En febrero del próximo año, Assange enfrentará una nueva audiencia sobre el pedido de extradición de Estados Unidos. Allí enfrenta 18 cargos criminales, incluyendo la conspiración para piratear computadoras del Gobierno estadounidense y la violación de la ley de espionaje.

El periodista australiano generó un revuelo internacional a principios de 2010 luego de que WikiLeaks publicara un video militar estadounidense clasificado que mostraba un ataque de helicópteros Apache en Bagdad en 2007, el cual mató a decenas de personas, incluyendo dos empleados de la agencia de noticias Reuters. Luego, WikiLeaks difundió documentos militares filtrados y cables diplomáticos, lo que enfureció a Estados Unidos.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.