Saltar al contenido principal

Bolivia: gobierno interino radica proyecto de ley para convocar nuevas elecciones

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, habla en conferencia de prensa este viernes en Palacio de Gobierno en La Paz. Áñez anunció que esta jornada espera iniciar el proceso para nuevas elecciones tras los comicios fallidos que llevaron a renunciar a Evo Morales.
La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, habla en conferencia de prensa este viernes en Palacio de Gobierno en La Paz. Áñez anunció que esta jornada espera iniciar el proceso para nuevas elecciones tras los comicios fallidos que llevaron a renunciar a Evo Morales. Martin Alipaz / EFE

La autoproclamada presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, aseguró que si no hay acuerdo en el Parlamento para llamar a elecciones lo hará a través de un decreto, lo que violaría la Constitución según el expresidente Evo Morales.

Anuncios

En medio de la violencia postelectoral que sigue dejando víctimas mortales en Bolivia, la presidenta interina Jeanine Áñez presentó un proyecto de ley para realizar nuevos comicios. Se trata de la Ley Excepcional y Transitoria para la realización de las Elecciones Nacionales y Subnacionales que este miércoles 20 de noviembre fue enviada al Parlamento.

El proyecto de ley contiene tres elementos clave que deberá estudiar el Legislativo. El primero declara la nulidad de los comicios del pasado 20 de octubre que dieron como ganador en primera vuelta al expresidente Evo Morales bajo el argumento de las irregularidades que fueron encontradas por la Organización de Estados Americanos (OEA) tras auditar el proceso electoral. El segundo propone la convocatoria a nuevas elecciones generales y el último eje plantea la elección de los integrantes del Tribunal Supremo Electoral en un plazo corto.

En una rueda de prensa, Áñez acompañó con la presencia del ministro de Justicia, Álvaro Coimbra, el anunció de este proyecto que en sus palabras tiene el objetivo de "pacificar el país y elegir a nuestros gobernantes".

Según el diario boliviano 'La Razón', Coimbra aseguró que esta ley plantea que se pueda garantizar la elección de nuevas autoridades electorales en un tiempo de 15 días luego de que el proyecto sea aprobado. De esa manera, serían esas autoridades quienes fijen la fecha de los comicios. El ministro de Justicia explicó además que la propuesta plantea que todas las alianzas pactadas en las elecciones del 20 de octubre desaparezcan.

"Que Dios permita que tengamos elecciones transparentes, que Dios ilumine a la Asamblea Legislativa", exclamó Áñez.

Más temprano, según el diario ‘El Deber’, el senador del partido MAS, de Morales, presentó otro proyecto denominado Ley Excepcional y Transitoria para la realización de las Elecciones Nacionales y Subnacionales. El gobierno interino explicó que la diferencia entre ambos textos radica en el tema de los candidatos, pero que ambos coincidieron en que ni el expresidente ni su ex vicepresidente, Álvaro García Linera, puedan presentarse. El escenario de un consenso se antoja difícil. El Movimiento Al Socialismo es mayoría en el Parlamento.

OEA urge convocar nuevas elecciones mientras Evo pide auditar de nuevo las del 20 de octubre

Poco antes de que Áñez tramitara su propuesta en el Parlamento, la OEA aprobó este 20 de noviembre una resolución firmada por 26 de los 35 países miembros, en la que instó a las autoridades bolivianas a convocar "urgentemente" elecciones.

México, donde se encuentra asilado Evo Morales, votó en contra, fiel a su postura de respaldo extendido al líder de izquierda boliviano. Desde allí, el exmandatario no solo arremetió contra la OEA y su secretario general, Luis Almagro, a quienes culpó de sumarse al "golpe de Estado". También cargó contra el Gobierno interino e hizo un particular llamado a la comunidad internacional para que integre una "comisión de la verdad" que audite, de nuevo, los comicios en los que salió vencedor.

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, habla durante una conferencia de prensa en la Ciudad de México, México, el 20 de noviembre de 2019.
El expresidente de Bolivia, Evo Morales, habla durante una conferencia de prensa en la Ciudad de México, México, el 20 de noviembre de 2019. Carlos Jasso / Reuters

"Estamos invitando a algunas instituciones, organismos internacionales, así como al hermano papa Francisco, a la Iglesia católica, Naciones Unidas y otros para que haya una comisión de la verdad sobre la elección del 20 de octubre", dijo Morales, que además resaltó que, tras la interrupción del orden constitucional, el Congreso boliviano no ha cumplido con el requisito de evaluar si acepta o no su renuncia.

"No permiten que vuelva a Bolivia, si la Asamblea (Congreso) no ha evaluado mi renuncia. Yo soy presidente, además soy presidente electo en primera vuelta", reclamó el exmandatario en una rueda de prensa. Morales, parece no estar preparado para abandonar su defensa en medio del convulsionado escenario de la política boliviana. En su cuenta de Twitter denunció lo que calificó como "una masacre de hermanos indígenas" refiriéndose a las violentas protestas en las que está envuelto su país desde finales de octubre.

"En Bolivia después del golpe de Estado tenemos cerca de 30 muertos, esta masacre es parte de un genocidio que ocurre en nuestra querida Bolivia", dijo el expresidente.

Pero en una conferencia de prensa el miércoles 19 de noviembre, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, afirmó que Morales seguía avivando los disturbios. Y mostró a los reporteros un video de una llamada telefónica que incluye un supuesto audio en el que Morales presuntamente dirige planes para bloqueos. La agencia Reuters, sin embargo, no pudo verificar el contenido del video. "Ese es Evo Morales haciendo terrorismo de Estado", agregó Murillo, sin mencionar la fuente del video de tres minutos. 

Fiscalía confirma ocho muertos tras enfrentamientos en Senkata

La crisis en Bolivia no da tregua. Los enfrentamientos entre manifestantes y policías en la localidad de San Antonio de Senkata perteneciente al municipio de Calamarca en el departamento de La Paz, dejaron un saldo de ocho personas muertas, según confirmó la Fiscalía.

Familiares de los fallecidos durante los disturbios en la ciudad boliviana El Alto asisten al velorio este miércoles de las víctimas en la parroquia San Francisco de Asis, en la ciudad de El Alto, (Bolivia), el 20 de noviembre de 2019.
Familiares de los fallecidos durante los disturbios en la ciudad boliviana El Alto asisten al velorio este miércoles de las víctimas en la parroquia San Francisco de Asis, en la ciudad de El Alto, (Bolivia), el 20 de noviembre de 2019. Rodrigo Sura / EFE

Los manifestantes murieron mientras intentaban tomarse la planta de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), según medios locales. "Se evidencia ocho cadáveres, a dos ya se realizó la autopsia médico legal y seis son velados en una capilla de Senkata", señala el comunicado del ente acusador.

Algunos de los familiares de las víctimas acudieron a velar a sus seres queridos, desoladoras imágenes que componen el complejo mosaico de una crisis que ya ha dejado desde finales de octubre cerca de 30 personas muertas. El Alto, uno de los fortines políticos de Morales, sigue encendido. Los indígenas continúan en pie de lucha por el regreso de su líder. Colman puentes, agitan banderas, resistiendo a un precipitado y violento cambio de rumbo.

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.