Saltar al contenido principal

Sondland, embajador cercano a Trump, testifica que hubo presiones sobre Ucrania

El embajador de Estados Unidos en la Unión Europea, Gordon Sondland, testifica ante el Comité de Inteligencia de la Cámara como parte de la investigación con miras a un juicio político contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en Washington, EE. UU., el 20 de noviembre de 2019.
El embajador de Estados Unidos en la Unión Europea, Gordon Sondland, testifica ante el Comité de Inteligencia de la Cámara como parte de la investigación con miras a un juicio político contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en Washington, EE. UU., el 20 de noviembre de 2019. Loren Elliott / Reuters

El embajador de Estados Unidos en la Unión Europea, Gordon Sondland, reconoció que hubo 'quid pro quo' (una cosa a cambio de otra) con Ucrania y que actuó bajo órdenes expresas del presidente Trump.

Anuncios

Gordon Sondland, embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, ofreció su esperado testimonio ante el Comité de Inteligencia del Congreso este 20 de noviembre, donde avanzan las audiencias públicas para la investigación con miras a un juicio político contra el presidente Donald Trump. 

En la declaración, el diplomático comprometió al presidente Trump y al secretario de Estado Mike Pompeo en maniobras de presión contra Ucrania para que se investigara al hijo del ex vicepresidente Joe Biden

La de Sondland era una declaración muy esperada pues fue uno de los tres funcionarios a cargo de la política estadounidense-ucraniana en mayo y, según otros diplomáticos, también una figura central en la presunta operación política para presionar a Kiev y lograr que ese Gobierno investigara a los Biden.

En aras de aclarar su rol en el presunto abuso de poder del presidente Trump, Sondland inició su comparecencia diciendo que decidió declarar, a pesar de las peticiones de la Casa Blanca para que no lo hiciera, porque entiende "la gravedad del momento".

Sin embargo, también dijo que su testimonio, que comenzó con 10 horas privadas de interrogatorio en el Congreso, "no ha sido perfecto" y culpó por ello a la Casa Blanca que, según dijo, se negó a darle acceso a los registros de sus propias interacciones con el Gobierno de Ucrania.

Sondland aseguró que su oficina solicitó varias veces, sin éxito, las grabaciones de sus llamadas, el registro de sus e-mails oficiales y otros documentos resguardados por el Departamento de Estado que "no son clasificados y debieron estar disponibles" y que le "habrían sido muy útiles para reconstruir todo", pues como embajador tiene cientos de reuniones y encuentros diariamente y su memoria "no es perfecta".

Así excusó cualquier discrepancia con otros testimonios por la falta de documentación. Una salvedad importante dado que testificó bajo juramento y so pena de ser acusado por perjurio.

Sondland reconoce el 'quid pro quo' con Ucrania y resalta que actuó bajo órdenes de Trump

Al ser preguntado por las interacciones de su oficina con el Gobierno de Volodímir Zelenski, Gordon Sondland aseguró que el presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó a través de su abogado personal, Rudy Giuliani, el 'quid pro quo' a Ucrania: es decir, condicionar la ayuda militar al país a que se realizara una investigación contra Hunter Biden, exmiembro de la junta directiva de la compañía de gas natural Burisma, e hijo del ex vicepresidente Joe Biden, quien podría ser rival electoral del presidente en los comicios de 2020.

"Sé que los miembros de este comité han enmarcado estos complicados asuntos con una pregunta simple: ¿Hubo 'quid pro quo'? Como he testificado, con relación a la llamada solicitada por la Casa Blanca y el encuentro en la Casa Blanca, la respuesta es sí", dijo Sondland.

Extracto del documento desclasificado por la Casa Blanca que transcribe el diálogo telefónico entre Donald Trump y Volodímir Zelenski del 25 de julio.
Extracto del documento desclasificado por la Casa Blanca que transcribe el diálogo telefónico entre Donald Trump y Volodímir Zelenski del 25 de julio. Reuters

El diplomático agregó que "el señor Giuliani estaba expresando los deseos del presidente de EE.UU. y sabíamos que estas investigaciones eran importantes para el presidente".

Además, reconoció formar parte del "canal paralelo" conocido como "los tres amigos" por el cual se direccionó la política de Washington hacia Ucrania y del que también hacía parte el secretario de Energía, Rick Perry, y el enviado especial para Ucrania, Kurt Volker; pero enfatizó en que él actuó siempre "de buena fe" y siguiendo las órdenes de Trump. 

En ese sentido, Sondland dijo que él y sus colegas no estaban de acuerdo con "involucrar a Giuliani en Ucrania" pero que tampoco vieron que su participación fuera inapropiada y que por eso decidieron aceptar su intervención; además, "ese fue el único camino trazado por la Casa Blanca" para continuar los contactos con Kiev. 

Sondland también relató cómo cada movimiento fue informado al Departamento de Estado y se refirió a correos electrónicos de respaldo a la gestión de la ayuda Ucrania, que él mismo consideraba prioritaria por la "débil democracia de ese país".

En consecuencia, el embajador se declaró opuesto a suspender cualquier ayuda o a cualquier condición para entregarla y aseguró que cuando preguntó el porqué de la suspensión de la entrega del auxilio en dinero, no recibió respuesta. 

El diplomático explicó que "a falta de respuesta creí que no habría ninguna ayuda hasta que Ucrania se comprometiera con la investigación de Burisma, a pedido de Giuliani".

Otros testimonios "refrescaron la memoria" de Sondland

Para sorpresa de los republicanos, Gordon Sondland no optó por defender los intereses de Donald Trump y en cambio afirmó que "sí hubo presión" del Gobierno para que Zelenski actuara en una investigación contra el hijo de Joe Biden. 

Su comparecencia también sorprendió al Comité de Inteligencia porque, tras negar previamente cualquier negligencia en su interrogatorio inicial a puerta cerrada, el diplomático ante la Unión Europea aceptó el pasado 4 de noviembre que el resto de testimonios le habían "refrescado la memoria" y reconoció que él mismo comunicó en septiembre a Kiev que no les entregarían la ayuda para combatir a los separatistas rusos ubicados al este de la nación hasta que existiera un compromiso para investigar los negocios del hijo de Joe Biden en territorio ucraniano.

El embajador de Estados Unidos en la UE, Gordon Sondland este 20 de noviembre de 2019.
El embajador de Estados Unidos en la UE, Gordon Sondland este 20 de noviembre de 2019. Captura de pantalla / France 24

Y es que precisamente los demócratas, que dieron luz verde a las pesquisas, buscan comprobar si Trump bloqueó intencionalmente la entrega de ayuda militar de 400 millones de dólares a Ucrania para obtener un proceso contra el ex vicepresidente estadounidense.

Trump asegura que no exigió "nada" a Ucrania y se distancia de Sondland

Dos horas después de que iniciara la comparecencia de Sondland en la Cámara de Representantes, el presidente estadounidense insistió en que no exigió "nada" a Ucrania a cambio de entregarle ayuda militar o acceder a una reunión a cambio de que investigara a los Biden.

Trump leyó ante la prensa algunas de las declaraciones que este había dado, las que dejaban mejor parado al presidente.

"No quiero nada, no quiero nada, no quiero ningún quid pro quo, dígale al presidente Zelenski que haga lo correcto ", repitió Trump una y otra vez ante los periodistas en la Casa Blanca, e hizo lo mismo en las redes sociales:

La Casa Blanca y los republicanos se aferraron a ese punto en la declaración de Sondland para argumentar que Trump nunca exigió ningún chantaje a Ucrania, sino que el embajador ante la UE dedujo por sí mismo que esa era la voluntad del Gobierno y que cuando se lo comunicó al Ejecutivo ucraniano en septiembre, actuaba por libre.

En su comparecencia, Trump, además, intentó distanciarse de Sondland al asegurar que conoce lo "muy bien": "No he hablado mucho con él. No es alguien al que conozca mucho".

Sondland, un testigo clave en la investigación contra Trump

El Congreso de Estados Unidos considera clave el testimonio de Gordon Sondland, pues es el primer testigo que tiene una línea directa con el presidente Donald Trump y su narración podría ser un elemento capital en la investigación para un posible inicio de juicio político contra el mandatario.

Según declararon otros testigos, Sondland habló con Trump unas seis veces desde mediados de julio hasta de septiembre de 2019 y podría aportar más claridad sobre si el presidente estadounidense abusó de su poder para beneficiarse políticamente en su búsqueda de la reelección.

En la actualidad, Ucrania no es parte de la Unión Europea, pero al aspirar a ser miembro del bloque comunitario, la convierte en parte de los intereses oficiales de Sondland. 

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.