Saltar al contenido principal

Israel: Benjamin Netanyahu es acusado de soborno, fraude y abuso de confianza

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, habla con los medios de comunicación en la Knéset en Jerusalén el 30 de mayo de 2019.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, habla con los medios de comunicación en la Knéset en Jerusalén el 30 de mayo de 2019. Ronen Zvulun / Reuters

El fiscal general de Israel acusó formalmente al primer ministro en funciones Benjamin Netanyahu por varios cargos de corrupción en tres casos diferentes. El mandatario aseguró ser víctima de un "golpe de Estado" y dijo que continuará al mando de Israel.

Anuncios

La crisis política en Israel se ahonda. Un día después de que Benny Gantz se declarara impedido para formar Gobierno, el fiscal general, Avichai Mandelblit, anunció la acusación formal contra el primer ministro Benjamin Netanyahu por casos relacionados con presuntos delitos de corrupción.

A través de un comunicado, Mandelblit dio a conocer la medida que cae como una bomba en los círculos judiciales y políticos de Israel, pues es la primera vez que una acusación similar se produce en contra de un primer ministro israelí en funciones.

Los cargos por los que se le acusa a Netanyahu incluyen soborno, fraude y abuso de confianza en tres escándalos diferentes. Netanyahu, de quien se espera una declaración, no está obligado a renunciar tras conocerse la acusación pero es un giro que con seguridad traerá consecuencias políticas.

Avichai Mandelblit, el fiscal general que acusa a Netanyahu por casos de corrupción
Avichai Mandelblit, el fiscal general que acusa a Netanyahu por casos de corrupción Amir Cohen / Reuters

Algunos reportes señalan que la policía recomendó en febrero del año 2019 que Mandelblit presentara cargos penales en contra del primer ministro tras las investigaciones realizadas en casos de larga duración denominados 1.000, 2.000 y 4.000. 

En estos se investiga si Netanyahu recibió obsequios por un valor de 264.000 dólares procedentes de magnates.

De encontrarse culpable, Netanyahu, el ministro más longevo de Israel, podría enfrentar hasta 10 años de prisión por el cargo de soborno y hasta tres por los de fraude y abuso de confianza. 

¿De qué se le está acusando al primer ministro Netanyahu?

De acuerdo a la información compartida por el fiscal Mandelblit, la denuncia se centra en tres casos: El primero de ellos (caso 1.000) está sustentado en la presunción de que tanto Netanyahu como su esposa recibieron regalos de Arnon Milchan, un destacado productor de Hollywood y ciudadano israelí, y también del empresario australiano James Packer.  Por ello el primer ministro está siendo acusado de fraude y abuso de confianza.

Por otro lado, el caso 2.000 refiere que Netanyahu negoció un acuerdo con el dueño del periódico más vendido en Israelí, 'Yedioth Ahronoth', para obtener una mejor cobertura sobre su gobierno. Sobre este hecho la Fiscalía agrega que Netanyahu habría ofrecido una legislación que retrasaría el crecimiento de un periódico rival. Por este caso, el primer ministro fue acusado de fraude y abuso de confianza.

En cuanto al caso 4.000, se reseña que Netanyahu habría otorgado favores regulatorios a la principal compañía de telecomunicaciones en Israel, Bezeq Telecom, a cambio de una cobertura positiva tanto para él como para su esposa en un sitio web de noticias. Sobre este pesan las acusaciones de soborno, fraude y abuso de confianza.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en la Knéset, Jerusalén, el 3 de octubre de 2019.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en la Knéset, Jerusalén, el 3 de octubre de 2019. Menahem Kahana / AFP

Netanyahu ha manifestado que recibir regalos de amigos no es ilegal y ha negado una mala actuación. Adicionalmente, ha dicho en repetidas ocasiones que está siendo víctima de una cacería de brujas por parte de la izquierda para expulsarlo de su cargo al tiempo que integrantes de su partido político (Likud) han acusado al sistema de Justicia de ser parcial.

Netanyahu asegura que las acusaciones en su contra equivalen a un "golpe de Estado"

En un discurso televisado poco después de que las acusaciones del fiscal se hicieran públicas, Netanyahu aseguró que la investigación en su contra equivalía a un golpe de Estado y que los investigadores "no estaban detrás de la verdad, estaban detrás de mí". El mandatario también aseguró que continuará al mando de Israel.

"Seguiré liderando el país por ley, tal como está escrito, continuaré liderando el país de manera responsable, con dedicación, con preocupación por la seguridad y el futuro de todos nosotros ¡Por el bien del Estado, los investigadores tienen que ser investigados!", agregó Netanyahu en Twitter poco después.

Por su parte, Benny Gantz, respondió poco después a los pronunciamientos de Netanyahu: "No hay un golpe de Estado en Israel, solo un intento (por parte del mandatario) de mantenerse en el poder", dijo el opositor en su cuenta de Twitter.

Los cargos en contra del primer ministro en funciones generan preocupación en torno a quién asumirá el liderazgo del país para formar gobierno luego que el principal contrincante de Netanyahu, Benny Gantz, le comunicó al presidente del país, Reuven Rivlin, dificultades para lograr el objetivo.

Previo a la decisión del fiscal general, el presidente Rivlin le había solicitado al cuerpo legislativo nombrar a un candidato para formar gobierno. Para algunos especialistas, ese escenario encamina al país a una nueva elección.

Con EFE, Reuters y AP 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.