Saltar al contenido principal

Tres años más de prisión para dos miembros de “la Manada” por grabar violación de San Fermín

- Vista de los cuatro miembros de La Manada, Alfonso Jesús Cabezuelo, José Ángel Prenda, Antonio Manuel Guerrero y Jesús Escudero durante el juicio por los hechos ocurridos en Pozoblanco que se celebra el lunes 18 de noviembre en Córdoba, España.
- Vista de los cuatro miembros de La Manada, Alfonso Jesús Cabezuelo, José Ángel Prenda, Antonio Manuel Guerrero y Jesús Escudero durante el juicio por los hechos ocurridos en Pozoblanco que se celebra el lunes 18 de noviembre en Córdoba, España. Rafa Alcaide / EFE

Antonio Manuel Guerrero y Alfonso Cabezuelo grabaron siete vídeos y realizaron dos fotografías de la violación grupal perpetrada por ellos y por otros tres procesados. Los magistrados los condenaron por un delito contra la intimidad de la víctima.  

Anuncios

Los recuerdos de la agresión no solo quedaron grabados en la memoria de la víctima y de los victimarios. Dos de los cinco integrantes de “la manada”, Guerrero y Cabezuelo, recibieron la máxima pena por haber registrado en sus celulares la violación que perpetuaron a una joven el 7 de julio de 2016 en Pamplona, España, durante las fiestas de San Fermín. Además de los 15 años que recibieron por esta violación grupal, fueron condenados a tres años y tres meses más de prisión y una multa de 5.670 euros por la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra.

Los tres magistrados llegaron a terreno común al razonar que las grabaciones y las dos fotografías se realizaron “con el ánimo de captar y dejar constancia de los actos de naturaleza sexual” perpetrados sobre la víctima. Y este acto se cometió “sin que esta prestara de forma expresa o tácita su asentimiento a que se realizaran las grabaciones ni a que se tomaran las fotos”.

El pasado julio, el Supremo condenó a los cinco acusados a 15 años de prisión por delito continuado de violación. Esta sentencia se dio luego de que este tribunal revocó el fallo que dictó la Sala de lo Civil y Penal del TSJN, que en diciembre de 2018 confirmó que la condena era de 9 años de prisión por un delito continuado de abuso sexual con prevalimiento. Para entonces, el mediático caso, que trascendió al mundo, provocó una ola de indignación y amplias movilizaciones en distintas ciudades de España exigiendo justicia y una pena mucho más abultada.

Pero para entonces no se había hablado del delito contra la intimidad y las grabaciones. Fue en esta primera sentencia de abril, que la Sala de lo Civil y Penal del TSJN consideró los recursos de dos de las acusaciones en lo relacionado al delito contra la intimidad de la víctima. De ese modo, ordenó a la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra que emitiera una nueva sentencia sobre ese delito y el fallo llegó por fin el pasado 29 de octubre.

Un camino judicial enrevesado para fallo a favor de la víctima del delito contra la intimidad

Para poder emitir esta decisión, la Audiencia de Navarra tuvo en cuenta las conclusiones que hicieron ambas partes en el juicio celebrado a “La Manada en 2017”. En este momento la fiscal del caso pidió para los cinco acusados una pena de 2 años y 10 meses de prisión y una multa de 5.409 euros por un delito contra la intimidad. Pero en la acusación particular, que solicitó la víctima, su defensa exigió 3 años y 3 meses de prisión y una multa de 5.400 euros, mientras que las dos acciones populares, que ejercieron el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona, pidieron la misma pena de cárcel y 5.670 euros de multa.

Un centenar de personas se concentra el 19 de noviembre de 2019 para mostrar su apoyo a una víctima de La Manada en Córdoba, España.
Un centenar de personas se concentra el 19 de noviembre de 2019 para mostrar su apoyo a una víctima de La Manada en Córdoba, España. Rafa Alcaide / EFE

Las defensas de los cinco acusados, por su parte, abogaron por la absolución, pero los abogados consideraron que merecían la máxima pena, basándose en la “gravedad de los hechos”. Sin embargo, los jueces de la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra decidieron absolver a los otros tres integrantes del grupo: José Ángel Prenda, Ángel Boza y Jesús Escudero. Consideraron que el delito se cometió de forma instantánea con las grabaciones y las dos fotografías sin que los demás "aportaran ninguna colaboración objetiva y causal, eficazmente dirigida a la consumación del delito expresado", señaló el fallo, según la nota distribuida por el Tribunal Superior de Justicia de Navarra, TSJN.

La agresión de Pozoblanco: cuatro integrantes de “La Manada” de nuevo al estrado por otro caso de violación

El fallo de la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra por el delito contra la intimidad llega en un momento bastante álgido para “La Manada”. Cuatro de los cinco condenados de este grupo fueron llevados a otro juicio esta semana en la ciudad española de Córdoba, por presuntamente haber abusado sexualmente de una joven en Pozoblanco, un municipio de Córdoba, solo dos meses antes de la violación de San Fermín.

También en esa ocasión dejaron registro con sus celulares. Esta grabación del momento en que tocaban los pechos de la joven, que para ese momento tenía 21 años, estaba en los móviles que la policía les revisó en Pamplona. Este hallazgo clave motivó a las autoridades la apertura de este nuevo caso. Se confirmó que Ángel Boza, el quinto integrante de “La Manada” no viajó hasta Pozoblanco aquel 1 de mayo de 2016, pero estaba en una de las conversaciones a la que enviaron los videos. Posteriormente declaró como testigo.

Durante el caso de San Fermín, los investigadores revisaron los móviles de los acusados y hallaron dos videos anteriores de la joven de Pozoblanco. Pero cuando la Policía Foral de Navarra pudo acceder a su contenido, no pudo establecer su fecha por el formato en que se encontraban. Cuando finalmente obtuvieron la información, tras un análisis de metadatos, continuaron con las pesquisas.

Decenas de personas se concentraron el 4 de noviembre de 2019 en la Plaza del Castillo de Pamplona para expresar su rechazo a la sentencia de 'La Manada' de Manresa.
Decenas de personas se concentraron el 4 de noviembre de 2019 en la Plaza del Castillo de Pamplona para expresar su rechazo a la sentencia de 'La Manada' de Manresa. Villar López / EFE

Después la misión de uno de los agentes fue hallar a la víctima. Revisó en redes sociales, en los videos de esa época, redujo su búsqueda hasta los likes de las fotos de esa noche hasta que dio con la mujer que creía podía ser la de esos videos. El oficial contactó a sus compañeros de Pozoblanco, explicó la situación y uno de los agentes dijo que conocía a la mujer. El policía pidió los permisos oficiales, dejó el número a su homólogo para que se lo dejara a la presunta víctima y ella lo contactará y así fue.

“Lo sabía, lo sabía y nadie me creía”. Esas fueron las primeras palabras de la mujer de Pozoblanco cuando el oficial habló con ella por primera vez, según registró ‘El País’.  El abogado de “La Manada”, Agustín Martínez Becerra, dijo a ‘El País’ que apelará esta decisión y que el fallo es un ejemplo de que “se ensañaron con sus defendidos”.

Con EFE y medios locales

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.