Saltar al contenido principal

Al menos cuatro manifestantes murieron en una nueva jornada de protestas en Irak

Un manifestante iraquí devuelve una lata de gas lacrimógeno durante las protestas antigubernamentales en Bagdad, el 22 de noviembre de 2019.
Un manifestante iraquí devuelve una lata de gas lacrimógeno durante las protestas antigubernamentales en Bagdad, el 22 de noviembre de 2019. Thaier al-Sudani / Reuters

Las cuatro personas murieron en medio de las acciones de dispersión de las fuerzas de seguridad cuando la protesta intentaba avanzar sobre un puente clave de Bagdad. El principal clérigo del país instó a la clase política a cumplir las demandas de los manifestantes.

Anuncios

Una nueva jornada de protestas en Irak, este viernes 22 de noviembre, dejó al menos cuatro muertos luego de que fuerzas de seguridad enfrentaran a manifestantes en un puente central de Bagdad, la capital del país.

Según detallaron las fuentes policiales, dos personas murieron por heridas de bala y otras dos por el impacto de botes de gas lacrimógeno lanzados directamente a sus cabezas. Por su parte, al menos 61 manifestantes resultaron heridos como consecuencia de la acción de las fuerzas.

Los hechos violentos de este viernes se centraron en la calle Rasheed, una avenida centenaria que supo ser reconocida como el corazón cultural de Bagdad y, en la actualidad, se caracteriza por sus viejos edificios derrumbados.

Este escenario parece haberse convertido en el centro de las protestas desde el jueves 21 de noviembre, cuando los manifestantes intentaron atravesar una barricada de las fuerzas de seguridad en la calle, que conduce al puente Ahrar, sobre el río Tigris. La respuesta de los oficiales dejó el jueves a 10 manifestantes muertos y más de 100 heridos.

Los tres puentes principales de Bagdad, Sinak, Ahrar y Jumhuriya, han sido el centro de las protestas, dado que conectan con la Zona Verde, área fuertemente fortificada que es sede del gobierno de Irak. Los manifestantes han intentado en diversas ocasiones atravesar esos cruces, pero han chocado con la represión de las fuerzas.

Por su parte, en el sur del país, las fuerzas de seguridad reabrieron la entrada al puerto principal de Irak, Umm Qasr, que se encontraba bloqueado por manifestantes desde el lunes 18 de noviembre. Como consecuencia del uso de gases lacrimógenos, algunas personas registraron heridas por asfixia.

Manifestantes iraquíes participan en las protestas contra el Gobierno, Bagdad, Irak, el 22 de noviembre de 2019.
Manifestantes iraquíes participan en las protestas contra el Gobierno, Bagdad, Irak, el 22 de noviembre de 2019. Khalid Al-Mousily / Reuters

Además, en otras ciudades del sur, como Babilonia y Karbala, se produjeron protestas significativas, aunque sin reporte de enfrentamientos.

Desde el inicio de las protestas en Bagdad y el sur de Irak a principios de octubre, al menos 330 personas han muerto. Estas manifestaciones, las más importantes desde la caída de Saddam Hussein en 2003, apuntan a la caída de la élite política tradicional, vista por los manifestantes como corrupta y al servicio de las potencias extranjeras, a la vez que muchos iraquíes padecen pobreza, desempleo y dificultades en el acceso a la salud y la educación.

El principal clérigo chiíta instó a la clase política a acelerar las reformas pedidas por los manifestantes

Mediante un sermón en la ciudad santa de Kerbala, el principal clérigo musulmán chiíta de Irak, el gran ayatolá Ali al-Sistani, reclamó a la clase política que acelere las reformas en las leyes electorales para dar respuesta a las demandas de los manifestantes.

“Afirmamos la importancia de acelerar la aprobación de la ley electoral y la legislación de la comisión electoral para poder superar la gran crisis”, dijo el jeque Abdelmahdi al Karbalai, representante de al-Sistani.

Al Sistani cuenta con una gran influencia en la opinión pública iraquí y se ha convertido en una voz autorizada a la hora de intervenir sobre las protestas. Por eso, también insistió en que las manifestaciones sean “pacíficas” y que se deje de “derramar la sangre iraquí”.

Con Reuters, AP y EFE
 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.