Saltar al contenido principal

Cumbre G20: Japón y Corea del Sur relajan las tensiones comerciales

Los representantes de los 20 países integrantes del G20 posan para la foto de familia de la cumbre celebrada en Nagoya, Japón, el 23 de noviembre de 2019.
Los representantes de los 20 países integrantes del G20 posan para la foto de familia de la cumbre celebrada en Nagoya, Japón, el 23 de noviembre de 2019. Kim Kyung-Hoon / Reuters

Entre dudas sobre la viabilidad del foro en el futuro, el G20 reunió a los ministros de Exteriores de los principales países industrializados y a las economías emergentes en Japón. Las tensiones comerciales no ayudaron a llegar a consensos, en una jornada donde destacó el acercamiento diplomático entra Japón y Corea del Sur. 

Anuncios

La cumbre de los representantes de Exteriores del G20 fue celebrada en Nagoya, Japón, sin demasiado entusiasmo y logrando pocos consensos. La reunión de los 20 países más industrializados y de las economías emergentes sirvió para vislumbrar las diferencias entre los integrantes del grupo, en un momento en el que los países abogan más por el proteccionismo que por los grandes acuerdos que propiciaron la primera reunión en 2008, cuando empezó la crisis económica mundial. 

De hecho, el acuerdo conseguido después de la cumbre fue la aprobación de una iniciativa de la Organización Mundial del Comercio (OMC), conocida como "tasa digital". Esta medida ya la aprobaron los ministros de Finanzas el 19 de octubre, reunidos en Washington. Consiste en un marco multilateral para evitar la elusión tributaria de las grandes compañías multinacionales, que se benefician de la economía digital para reducir su carga impositiva. 

Por otro lado, los representantes de Exteriores se comprometieron a realizar una reforma de la propia OMC para evitar las constantes disputas comerciales entre los países integrantes. "Debido a que la confianza en los marcos multilaterales se está viendo socavada, el G20 comparte la visión de que la OMC debe ser reformada con urgencia para resolver diferentes asuntos", expresó Toshimitsu Motegi, ministro de Exteriores de Japón y anfitrión de la cumbre. 

Corea del Sur y Japón acercaron posturas, después de las últimas tensiones comerciales

La gran noticia del encuentro fue, sin duda, el acercamiento diplomático que vivieron Japón y Corea del Sur. Las tensiones recientes preocupaban internacionalmente y ponían en riesgo la trialianza de seguridad que mantienen ambos países con Estados Unidos. 

En este sentido, Japón salvó el intercambio de inteligencia militar con Seúl que expiraba el próximo viernes. Pero, además, el ministro de Exteriores japonés, Toshimitsu Motegi, y la ministra de Exteriores surcoreana, Kang Kyung-Wha, después de reunirse, anunciaron que están preparando una cita bilateral en diciembre entre los líderes de los dos países, Shinzo Abe y Moon Jae-in, respectivamente, que sería la primera en más de un año y depararía otra ocasión para superar sus disputas históricas.

La ministra de Exteriores de Corea del Sur, Kang Kyung-Wha, y el ministro de Exteriores de Japón, Toshimitsu Motegi, acordaron durante el G20 una reunión en diciembre entre los líderes de sus países.
La ministra de Exteriores de Corea del Sur, Kang Kyung-Wha, y el ministro de Exteriores de Japón, Toshimitsu Motegi, acordaron durante el G20 una reunión en diciembre entre los líderes de sus países. Eugene Hoshiko / Reuters

Las relaciones entre Corea del Sur y Japón han sido siempre complicadas. De hecho, Corea del Sur fue territorio colonial de Japón desde 1910 hasta 1945. Un conficto que sigue latente, como demuestra el hecho de que, en 2018, Corea del Sur aprobó que las empresas japonesas indemnizasen a surcoreanos por haber sido forzados a trabajar en tiempos de guerra. Una medida que los tribunales japoneses suspendieron alegando que este conflicto se resolvió en 1965, cuando recuperaron sus relaciones diplomáticas ambos paises. 

Pero, recientemente, el motivo de la crisis entre las dos potencias asiáticas ha estado centrado en la guerra comercial que llegó a poner en riesgo los suministros de electrónica de consumo para todo el mundo. 

En julio, Japón aprobó un decreto que aplicaba trabas a los materiales químicos que adquieren las empresas surocreanas de tecnología para fabricar pantallas y chips de memoria. Por su parte, Corea del Sur, llevó el caso a la Organización Mundial del Comercio (OMC) para que lo resolviese. 

Estados Unidos envió al subsecretario de Estado y evidenció su poco interés en el encuentro

La reunión de los cancilleres de Exteriores, desde un principio, no gozaba del interés de algunos países integrantes. Como, por ejemplo, Estados Unidos que envió al subsecretario de Estado, John Sullivan, en lugar del máximo responsable, Mike Pompeo.

No son los mejores tiempos para estos encuentros, que vienen condicionados desde antes de su celebración por la apuesta por el proteccionismo y por las guerras comerciales que viven las principales potencias mundiales. Tanto en este como en los anteriores encuentros del G20 en 2019, no se encontraron consensos sobre temas de actualidad que afectan globalmente, como el cambio climático o, precisamente, el propio auge del proteccionismo. 

De hecho, durante sus reuniones con Japón y Alemania, China aprovechó la cita, para, por medio de su jefe de diplomacia, Wang Yi, acusar a Estados Unidos de ser una fuente de inestabilidad para el mundo.

Ante el bajo entusiasmo por la cita, tanto la Unión Europea como Francia se cuestionaron la viabilidad del foro en el formato actual y propusieron realizar equipos más reducidos para lograr avances más ambiciosos. 

Sin embargo, Josep Borrell, ministro de Exteriores en funciones de España y próximo jefe de la diplomacia europea, expresó su confianza en el G20, alegando la importancia que tuvo en sus orígenes, cuando estalló la crisis económica en 2008. "Ahora que ya estamos constituidos, y que se ven venir problemas otra vez en la economía mundial, es bueno utilizar este instrumento para tomar medidas preventivas", dijo Borrell, quien añadió que el diálogo multilateral "siempre vive momentos de desafío". 

Por el momento, el G20 continuará y la próxima cumbre está prevista que se celebre en noviembre de 2020, en Arabia Saudita.

Con EFE y Reuters

 

 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.