Saltar al contenido principal
Cultura

El patrimonio artístico de Venecia corre más peligro de lo que pensamos

Cultura France 24

La causa de ese peligro no es la periódica 'acqua alta', que dejó sumergida la plaza San Marcos, sino el cambio climático y el turismo. Si no se salva a la ciudad de los canales, en un futuro podría sufrir daños tan graves como el desplome del Palacio Ducal. Lo explicamos en esta crónica, que cuenta con tres películas ('J'accuse', 'O que arde', 'Frozen II'), el primer Museo de la Vagina y nuevos discos de Juanes, Leonard Cohen y Coldplay.

Anuncios

La advertencia no es nueva, ni surge por las últimas inundaciones. Solo que, con la bajada de la 'acqua alta', las alertas han quedado al descubierto, y aún más si se tiene en cuenta que este ha sido el peor fenómeno que se recuerda desde 1966. Ya saben que Venecia es deseada por ser un museo al aire libre, pero la realidad es que está en peligro. Si los paleontólogos la trataran, dirían que la urbe está al borde de una grave extinción artística y patrimonial.

Un ejemplo, que no es menor: la Basílica de San Marcos. Tras la imagen de su cripta inundada, se ha sabido que sus columnas y mosaicos han quedado dañados, no solo por la marea, sino por la sal. Cada vez más, la dulce laguna veneciana tiene mayores cantidades de sal, debido a la crisis climática. Un elemento que es fatal para la conservación de monumentos tan antiguos como este, ya que se incrusta en ellos y los corroe desde adentro, como una oruga en una planta.

"Hay cosas que no se ven de inmediato", dice a la agencia EFE el procurador del famoso templo, Pierpaolo Compostrini, quien asegura que, por más que no se vea, el proceso de erosión "es lento pero inexorable". Él mismo confirmaba en los últimos días que la Basílica, que contiene tumbas de los patriarcas, "ha estado a un solo paso del apocalipsis, ha sido un completo desastre".

La plaza San Marcos inundada, en Venecia, Italia, el 14 de noviembre de 2019.
La plaza San Marcos inundada, en Venecia, Italia, el 14 de noviembre de 2019. Manuel Silvestri / Reuters

¿Venecia podría vivir ese "apocalipsis", que temía el responsable para su Basílica? Sí. Porque, y seguimos con el caso de San Marcos, lo grave no es la entrada del agua en el interior, sino que "la marea podría haber creado problemas de estabilidad en las columnas que la sostienen". Y así lo escribe 'El Barroquista' en Twitter, experto en arte, museos y patrimonio, el cual cree que Venecia es la "noticia patrimonial más preocupante de 2019" porque, extrapolando el caso de San Marcos, ella entera corre el riesgo de desplome. Con ella se podrían hundir todos sus tesoros, así como se ha perdido ya la escultura 'La Partisana'.

Según 'El Barroquista', la ciudad sufre de dos grandes problemas, que están relacionados con las inundaciones periódicas: el mencionado cambio climático y el "turismo masivo", el hecho de que la urbe se vea frente a enormes cruceros y sea grotescamente rellenada de gente, haciendo que "las cimentaciones sean más frágiles y corran peligro". Lo que no solo mata al ecosistema marino, sino que debilita la estructura veneciana, "construida sobre millones y millones de pilotes de madera, hundidos en el barro". El movimiento de la marea hace que la entrada de agua salada sea más alta, devorando los pilotes, como las columnas de la Basílica, y dando lugar al derrumbe entero de cualquier edificio de la ciudad.

El crucero MSC Magnifica se ve desde uno de los canales que conducen a la Laguna de Venecia, el 9 de junio de 2019.
El crucero MSC Magnifica se ve desde uno de los canales que conducen a la Laguna de Venecia, el 9 de junio de 2019. Miguel Medina / AFP

Suena imposible, pero en 1902 se desplomó el llamado 'campanile' de San Marcos. Entonces se decidió reconstruir el original del siglo XV, como 'dov'era, com'era'. Igual ocurrirá con los mosaicos de la Basílica, que aunque han perdido teselas del XIII, se podrán restaurar ya que el "diseño está digitalizado". ¿Pero cómo recuperar muros y columnas, cuya base son, por ejemplo, de mármol? ¿Cómo recuperar una Basílica o un museo completo como el Palacio Ducal, repletos de cuadros, orfebrerías, cristales y piedras preciosas, que dependen de palafitos que podrían caer?

Con la última 'acqua alta' se perdieron cientos de libros de la célebre librería de mismo nombre y de la histórica Goldoni, así que la Sociedad de Autores y Editores salió al rescate con una ayuda de 150.000 euros, para "libros, discos, obras de arte y películas (que) son bienes materiales e inmateriales, y como tal encarnan nuestra cultura". Lo mismo le ocurrió al Teatro La Fenice de 1792, al Museo Guggenheim y a la Fundación Querini Stampalia, que alberga cientos de obras y una valiosa biblioteca, con 35 metros de libros del final del siglo XIX que deberán ser tratados para analizar su posible restauración, mientras que otros 600 metros de publicaciones quedaron "completamente sumergidos".

Pero Venecia es más que eso. Son decenas de templos, palacios, museos, esculturas, detalles arquitectónicos, escalones, y un largo etcétera, que son irremplazables. 

De acuerdo con el Ministerio italiano de Cultura, no hubo problemas con "el patrimonio cultural móvil", que viene a ser todas aquellas obras y colecciones custodiadas por los museos, archivos y librerías estatales, que configuran el alma cultural de la ciudad. Sin embargo, la evacuación no parece ser la mejor solución (¿cómo evacuar una 'ciudad-museo' como Venecia?), como tampoco lo es la construcción de unas barreras construidas en la laguna, que se elevarían solas con cada 'acqua alta' mayor a 110 centímetros.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.