Saltar al contenido principal

China: así funcionan los campos en los que según reportes "lavan el cerebro" a musulmanes

Captura de pantalla que muestra los campos de entrenamiento vocacional en la región de Xinjiang
Captura de pantalla que muestra los campos de entrenamiento vocacional en la región de Xinjiang AFP

Una serie de documentos obtenidos por periodistas independientes, y verificados por expertos, muestra cómo en China en los llamados “campos de entrenamiento vocacional”, más de un millón de musulmanes han sido adoctrinados, reprimidos y torturados.

Anuncios

“Teníamos que decir cosas como ‘larga vida a Xi Jinping (presidente de China), de lo contrario no nos daban comida”. Este es apenas uno de los tantos testimonios recogidos en documentos clasificados que por estos días tienen al gobierno chino protagonizando una verdadera polémica.

Una serie de documentos dados a conocer por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, que fueron verificados por expertos, contiene reveladoras pistas sobre cómo son administrados los llamados “campos de entrenamiento vocacional” de China, en donde al parecer están detenidos al menos un millón de musulmanes, en gran parte pertenecientes a la minoría uigur.

Más que “campos de entrenamiento vocacional”, estos centros son en realidad “campos de adoctrinamiento”, revela la investigación periodística, que denuncia un funcionamiento interno represivo en la región autónoma de Xinjiang, al noroeste de China.

Expertos de las Naciones Unidas y grupos de derechos humanos estiman que más de un millón de uigures y miembros de otros grupos éticos han sido detenidos en campamentos en una campaña de gran alcance que ha desencadenado una reacción internacional.

“Tortura y lavado de cerebro ideológico”

En los últimos meses, los ex detenidos de los campos de entrenamiento vocacional han denunciado lo que dicen, es un sistema de vigilancia masiva, arrestos arbitrarios, tortura y lavado de cerebro ideológico con el objetivo principal de acabar con su cultura.

El ICIJ (por sus siglas en inglés) dice haber obtenido una lista de directrices de 2017 que “efectivamente sirve como manual para operar los campamentos”, con instrucciones precisas sobre “cómo evitar fugas, mantener el secreto sobre la existencia de los campamentos, adoctrinar a los internos y cuándo dejar que los detenidos vean a sus familiares o incluso que usen el baño”.

Otros documentos incluyen “informes de inteligencia” que muestran cómo la policía ha sido “guiada por un sistema masivo de recolección y análisis de datos que utiliza inteligencia artificial para seleccionar categorías enteras de residentes de Xinjiang para su detención”.

El Gobierno chino lo niega

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, dijo en una conferencia de prensa el lunes 25 de noviembre de 2019 que todo se trata de una calumnia y puso el programa de Xinjiang como ejemplo para ser replicado en otros países.

El periódico The Guardian, un afiliado de ICIJ, afirmó que la Embajada china en Londres habló de los documentos filtrados como “pura fabricación y noticias falsas”.

Las filtraciones se producen en medio de una creciente protesta internacional sobre un historial más amplio de presuntas violaciones de derechos humanos de China en Xinjiang. Estados Unidos ha llevado a más de 30 países a condenar lo que llamó una "horrible campaña de represión".

Beijing ha negado cualquier maltrato a los uigures u otros en Xinjiang, diciendo que está proporcionando capacitación vocacional para ayudar a erradicar el extremismo islamista y el separatismo y para enseñar nuevas habilidades.

Con Reuters y AP
 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.