Saltar al contenido principal

Colombia: Iván Duque invitó al diálogo a los representantes del paro nacional

Una manifestación en Bogotá, Colombia, el 25 de noviembre.
Una manifestación en Bogotá, Colombia, el 25 de noviembre. Carlos Jasso / Reuters

Acorralado por un movimiento sin precedentes, el presidente colombiano llamó a los representantes del Comité Nacional del Paro a participar en la ‘Gran Conversación’. Mientras tanto, en la calles, las exigencias siguen intactas y la noticia de la muerte de un joven de 18 años genera conmoción.

Anuncios

Grupos esparcidos en las calles de las principales ciudades de Colombia, armados de cacerolas, banderas, pancartas y, a menudo, instrumentos de música. Es la rutina que parece haber instalado el paro nacional. Este lunes 25 de noviembre, miles de manifestantes continuaron ejerciendo presión sobre el Gobierno de Iván Duque, quien espera que su llamado al diálogo le permita salir del embrollo. 

El presidente colombiano se enfrenta a una multitud de demandas de la sociedad civil. Entre las principales, figuran las preocupaciones de las centrales sindicales sobre posibles ajustes laborales y de las pensiones. Con el fin de oficializar su adhesión a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, como miembro 37, el Ejecutivo se ha comprometido en implementar reformas de flexibilización de la economía colombiana con el fin de ingresar en el marco de este llamado ‘club de buenas prácticas’. El partido de Duque radicó en ese sentido un proyecto de ley que permitiría la contratación por horas de los jóvenes entre 18 y 28 años y de las personas que trabajan más allá de la edad legal de jubilación.

El Gobierno está también contra las cuerdas por los fallos que se evidenciaron en su política de seguridad. Varios escándalos afectaron a las fuerzas armadas durante la administración actual, el último provocó la renuncia del ministro de Defensa a raíz de la muerte de varios menores de edad durante un bombardeo en el sur del país. Un caso recurrente en los testimonios y en los cánticos de los protagonistas de las manifestaciones en curso. 

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

Hechos como este no se pueden desligar de la gestión del Ejecutivo del posconflicto, cuando acaban de cumplirse tres años de la firma del acuerdo entre el Estado y las FARC. El Gobierno es señalado de ser responsable de incumplimientos y de una gestión que bien podría facilitar el resurgimiento de “nuevos actores armados” en los territorios sensibles. La defensa de lo pactado en 2016 y el rechazo a la matanza de líderes sociales encabezan también la lista de las demandas de la ciudadanía. 

Una mesa de diálogo que se anuncia dfícil para el Gobierno

Tampoco sobran los reclamos en contra de la corrupción o del posible ‘paquetazo’ de impuestos a las clases medias, o incluso en rechazo del enfoque extractivista de las políticas económicas.

Ante este cóctel de descontentos, Iván Duque invitó a un “Gran Diálogo Nacional” que iniciaría el 15 de marzo. Pero la presión en las calles se ha mantenido y los manifestantes han expresado su afán por recibir respuestas prontas y concretas. Fue por lo cual el mandatario ya arrancó con sus rondas de consultas, primero con los gremios patronales, luego con los alcaldes electos y ahora, este martes, con el Comité del Paro Nacional, conformado por las organizaciones que convocaron la histórica marcha del jueves pasado.

“Va a haber una reunión ampliada en donde van a estar otros sectores de la sociedad, que también quieren contar sus inquietudes y los cambios que quieren tener para Colombia”, dijo la ministra del Trabajo, Alicia Arango. Sin embargo, el Ejecutivo se enfrenta al reto de la espontaneidad del movimiento social mayoritario que carece de una representación o vocería establecida. 


Las concentraciones se convocan por redes sociales en una variedad de puntos de las principales ciudades, lo cual ocasiona a menudo choques con la Policía. Fue en este contexto que un joven de 18 años, Dilan Cruz, fue impactado violentamente por un proyectil lanzado desde corta distancia por las fuerzas antidisturbios (ESMAD).

El manifestante quedó inconsciente en plena vía pública en el centro de Bogotá y tuvo que recibir atención médica de urgencia. Permaneció desde el sábado en estado de coma inducido con graves lesiones cerebrales. Este lunes, se reportó en horas de la tarde que su estado era "crítico e irreversible" y posteriormente se conoció la noticia de su fallecimiento. 

Una mancha más en el actuar, a menudo polémico, de esta rama de la Policía. El agente implicado será presentado ante la Justicia Militar, lo cual seguramente no será suficiente para calmar la ira de los ciudadanos que, a las afueras del hospital San Ignacio de Bogotá, gritan “¡Lo mataron!”.

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.