Saltar al contenido principal

La banda sonora de 40 días de estallido social en Chile

Anuncios

Santiago (AFP)

A ritmo de protestas pacíficas y violentas en los 40 días más intensos que ha vivido la sociedad chilena desde el retorno a la democracia en 1990, Chile "produjo" la banda sonora de un movimiento social que rescató éxitos de los años 70 y 80 con géneros actuales.

El himno "El baile de los que sobran" de Los Prisioneros, la banda de rock más popular en Chile en los últimos años de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-90), "El derecho a vivir en paz" del cantautor local Víctor Jara, asesinado tres días después del golpe militar en 1973, se mezclan en las calles con el rap Anita Tijoux y baladas pop de Mon Laferte.

El ruido de tambores, silbatos y gritos suelen ser el sonido ambiente de toda marcha en Santiago de Chile. Las "batucadas", por ejemplo, no faltan tampoco en este reclamo de profundas reforma sociales que se tomó las calles desde el estallido el 18 de octubre.

Entre todos los factores inéditos de esta crisis que atraviesa a Chile de manera transversal, surgió una verdadera 'playlist' de canciones que suenan en las calles o que no cesan de circular en redes sociales.

"El baile de los que sobran" y "El derecho de vivir en paz" se escucha desde balcones de edificios del centro de Santiago, que ponen sus parlantes a todo volumen a disposición de los manifestantes.

Lo mismo ha ocurrido con canciones icónicas de bandas chilenas, como "Adiós general", de Sol y Lluvia, cuya letra también se repite en las calles: "Adios Carnaval, adios General".

- Himno a la desesperanza -

La canción de la banda chilena Los Prisioneros fue compuesta en 1986, pero su letra genera el furor de un lanzamiento musical reciente: "A otros dieron de verdad esa cosa llamada educación/ Ellos pedían esfuerzo ellos pedían dedicación /¿Y para qué? Para terminar bailando y pateando piedras".

El pasado 25 de octubre, día en que marcharon más de un millón de personas en Santiago, fue cantada en coro masivamente en las afueras de la Bibloteca Nacional, donde se reunieron decenas de guitarristas en pleno centro de la capital chilena.

El compositor y líder de la banda, Jorge González, que a sus 54 años se repone de un accidente cerebro vascular, dijo la semana pasada que "es una pena que tengan que seguir cantándola todavía, porque los problemas son los mismos y es una pena que no se haya solucionado nada, pudiendo. Yo creo que se puede, repartiendo mejor la torta", apuntó en entrevista con el canal local Chilevisión.

- Cacerolazo en rap -

Como un homenaje al sonido de las cacerolas que suenan desde los hogares y plazas en señal de protesta, la rapera franco chilena Ana Tijoux lanzó durante los primeros días del estallido una breve rima que condensa los reclamos de la ciudadanía.

"La constitución, y los perdonazo'/ Con puño y cuchara frente al aparato/ Y a todo el Estado, cacerolazo!/ Escucha, vecino, aumenta la bencina/ Y la barricada?/ Dale gasolina!, dice la letra de la cantante de hip hop y rap que se hizo viral en las redes.

Como todos los exponentes de estos temas que el movimiento chileno hizo suyos, Tijoux apoya sin fisuras esta protesta social y ha sido una activa crítica de la gestión del Gobierno y de las fuerzas del orden en esta crisis.

Mon Laferte, voz de temas de desgarro amoroso, al igual que Tijoux ha expresado sin tapujos lo que consideró abusos propios de una "dictadura" en estos días de estallidos. "En Chile torturan, violan y matan", se escribió en los senos desnudos al desfilar antes de la entrega de los premio Grammy Latinos hace dos semanas.

En las antípodas, en lo que a género musical se refiere, volvió a calar en las calles una de las obras maestras de Víctor Jara. "El derecho de vivir en paz", de 1971, se inspiró contra la invasión a Vietnam.

"Es el canto universal/ Cadena que hará triunfar/ El derecho de vivir en paz", dice el coro que entonan las calles.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.