Saltar al contenido principal

Europa se convierte en el primer continente en declarar una "emergencia climática"

La iglesia de San Sava se ve en en medio de la polución durante la contaminación del aire en Belgrado, Serbia, el 23 de octubre de 2019.
La iglesia de San Sava se ve en en medio de la polución durante la contaminación del aire en Belgrado, Serbia, el 23 de octubre de 2019. Marko Djurica / Reuters

En medio de la controversia, el Parlamento Europeo declaró de forma simbólica la emergencia climática. La decisión se produce luego de que se diera a conocer un informe de la Organización Meteorológica Mundial donde se revela que en 2018 se alcanzaron niveles récord de concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Anuncios

Una victoria agridulce en el Hemiciclo. La Eurocámara aprobó con 429 votos a favor, 225 en contra y 19 abstenciones, una breve resolución, de apenas dos párrafos, para reforzar su lucha contra el cambio climático en un momento donde los jóvenes se han volcado a las calles en todo el mundo para urgir a sus dirigentes a evitar un mayor deterioro del medio ambiente.

La Alianza de Socialistas y Demócratas, la Izquierda Unitaria Europea y los Verdes, que apostaban por un plan más ambicioso, respaldaron el texto, que plantea que el planeta vive una "crisis climática", pero el Partido Popular Europeo, los Conservadores y Reformistas y la ultraderecha de Identidad y Democracia, votaron en contra.

La resolución insta a la Comisión, los Estados miembros y las instituciones globales a que "lleven a cabo las acciones concretas necesarias para luchar y contener esta amenaza antes de que sea demasiado tarde", compromiso que también asumió la Eurocámara. Pero en términos generales, esta resolución, con toda la controversia que la acompañó en el trámite, apunta a dos temas principales: instar a los dirigentes europeos a moverse a la acción, en especial a los más descreídos sobre el cambio climático, y a enviar un mensaje a los jóvenes de que sus reclamos sí están siendo escuchados.

A pesar de que las grietas en el Hemiciclo alrededor de estas políticas son pronunciadas y amenazaban con poner en riesgo la resolución, esta apuesta llega en un momento clave. La Cumbre del Clima de Madrid empieza en solo unos días y en dos semanas está previsto que la Comisión Europea presente su primer borrador del Pacto Verde Europea. Además, esta semana se conoció que "el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso que causan el calentamiento global aumentaron hasta más del doble en 2018", de acuerdo a un informe de la ONU, indicando niveles récord de concentración de estos gases en la atmósfera.  

Neutralizar la emisión de gases de efecto invernadero, un objetivo ambicioso 

La Eurocámara solicitó a la UE en este marcó presentar un plan para lograr la neutralidad de las emisiones tan pronto como sea posible y fijó como plazo 2050. En este sentido, la Comisión Europea (CE) ya expuso una propuesta, pero el Consejo Europeo no ha dado luz verde todavía ante el rechazo de Polonia, Hungría y la República Checa.

Los eurodiputados reclaman también a la nueva presidenta de la CE, Ursula Von der Leyen, que incluya un objetivo de reducción de las emisiones del 55% para 2030 en el Pacto Verde europeo. El Parlamento considera que los socios de la UE deben duplicar sus contribuciones al Fondo Contra el cambio climático.

Para los sectores más progresistas se ha alcanzado muy poco y el panorama es desalentador a nivel mundial. Estados Unidos, uno de los países que más emisiones produce, inició el pasado 4 de noviembre su retiro oficial del Acuerdo de París sobre el clima.

Caras largas en el Parlamento Europeo por la declaración

Los Verdes, que han asumido un liderazgo fuerte en la lucha contra el calentamiento global, decidieron lanzar su propuesta al asegurar que el otro proyecto carecía de fondo, pero no les quedó otro camino que aceptar la escueta resolución respaldada por una alianza entre socialdemócratas, liberales y la izquierda.

En su propuesta, Los Verdes exigían a la Comisión proponer una ley climática europea con un objetivo vinculante para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero al menos un 65 % para el año 2030 respecto a los niveles de 1990. Pero no tuvo eco suficiente.

Los miembros del Parlamento Europeo participan en una sesión de votación en Estrasburgo, Francia, el 28 de noviembre de 2019. Los eurodiputados votaron el jueves sobre una resolución de "emergencia climática" antes de una conferencia climática de las Naciones Unidas en Madrid.
Los miembros del Parlamento Europeo participan en una sesión de votación en Estrasburgo, Francia, el 28 de noviembre de 2019. Los eurodiputados votaron el jueves sobre una resolución de "emergencia climática" antes de una conferencia climática de las Naciones Unidas en Madrid. Vincent Kessler / Reuters

Varios eurodiputados de los Verdes celebraron el apoyo a la resolución, aunque advirtieron que se mantendrán "vigilantes" para que "no se quede únicamente en un símbolo", ya que ellos hubieran preferido compromisos y reclamos más detallados y pidieron a los diputados de otros grupos que han apoyado la resolución que "voten en consecuencia" los próximos cinco años.

"Sin un cambio radical de nuestras políticas, provocaremos un aumento de las temperaturas de casi cuatro grados de aquí a final de siglo", advirtió la europarlamentaria francesa Karima Delli en un comunicado.

El Partido Popular contrariado por utilizar la palabra "emergencia" en la declaración final

Fue esa palabra la que dividió las aguas. Los partidos de derecha coinciden en que la humanidad está cerca del “punto de no retorno”. Sin embargo, condicionaron su apoyo si la palabra “urgencia” sustituía a “emergencia” a modo de rebajar el nivel de alarma de la declaración que el partido considera exagerado.

Según recogió el diario español 'El País', citando a un eurodiputado previo al debate, "emergencia daría a entender que se trata de una situación de pánico generalizado o estado de excepción. Y no necesitamos caer en el pánico, necesitamos actuar y que el resto del mundo actúe".

Pero un sector de los Conservadores y Reformistas criticaron esta posición por ningunear la declaración. "Esto no vale. China, India y EE.UU. no están haciendo nada por lo que el esfuerzo de Europa es totalmente inútil", esgrimió el eurodiputado Pietro Fiocchi.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.