Saltar al contenido principal

La muerte del joven colombiano Dilan Cruz fue "violenta, homicidio"

Una manifestante sostiene un cartel con la imagen de Dilan Cruz en frente de un grupo de agentes del ESMAD el pasado 26 de noviembre en Bogotá, Colombia.
Una manifestante sostiene un cartel con la imagen de Dilan Cruz en frente de un grupo de agentes del ESMAD el pasado 26 de noviembre en Bogotá, Colombia. Carlos Jasso / Reuters

El informe del Instituto de Medicina Legal, la entidad colombiana estatal a cargo de las ciencias forenses, determinó que el joven que falleció el pasado lunes fue impactado con una bolsa que contiene perdigones de plomo durante las protestas antigubernamentales.

Anuncios

Para Medicina Legal el caso de Dilan Cruz fue un homicidio violento. El informe entregado por la entidad pública encargada de las ciencias forenses en Colombia señala que el joven de 18 años recibió un disparo proveniente de una escopeta calibre 12 y describió la munición como una bolsa con "múltiples perdigones de plomo". 

Según dijo a la prensa Claudia García, directora de Medicina Legal, "los hallazgos de necropsia permiten afirmar que la muerte del joven es secundaria al trauma craneoencefálico penetrante ocasionado por munición de impacto disparado por arma de fuego, lo cual ocasiona severos e irreversibles daños a nivel de encéfalo". La entidad describió así sus conclusiones: "Los anteriores hallazgos permiten establecer como manera de muerte médico legal: violenta, homicidio".  

Procuraduría verifica si los "protocolos de uso de esas armas se cumplieron" en el caso de Dilan Cruz

El caso del joven bogotano se ha convertido en un ícono de la protesta en Colombia, que ya cierra su octavo día. El pasado sábado 23 de noviembre, en el centro de la capital, Cruz fue uno de los manifestantes que huía de la presión del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), la fuerza de la Policía de Colombia para enfrentar las manifestaciones violentas.

Sin embargo, múltiples versiones de asistentes insisten en que ese día, en el centro de Bogotá, no hubo agresiones que justificaran la presión del Esmad a los manifestantes. Ahora, el informe de Medicina Legal se suma a las denuncias de muchos que apuntan al Escuadrón Antidisturbios como responsable de la muerte.

El director de la Policía colombiana, el general Óscar Atehortúa, informó el miércoles que el caso de Cruz está en manos de la Procuraduría (Ministerio Público). El director de esta entidad, Fernando Carrillo, dijo a periodistas antes de que se conociera el dictamen forense que el Ministerio Público está verificando si "los estándares internacionales y esos protocolos de uso de esas armas se cumplieron en el caso de la tragedia de Dilan Cruz".

Este jueves, la directora de Medicina Legal informó que remitirán el informe de la necropsia a la Fiscalía General de la Nación. 

En días pasados, la Policía colombiana expuso el tipo de armamento que usa el Esmad para enfrentar las protestas. Entre este se encontraba la escopeta calibre 12 y sus municiones con perdigones en tela. Según explicó la policía, cada munición tiene un saco de tela en el que hay entre 600 y 700 esferas de plomo que pesan en conjunto alrededor de 40 gramos. 

Según dijo la Policía durante esta exposición, "el propósito de este elemento es generar una obediencia en el uso legal de la fuerza".

Para Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis del Conflicto (CERAC), el uso de este tipo de munición es desproporcionado.

Persisten las manifestaciones pacíficas como también las denuncias sobre violencia policial

Desde el pasado jueves 21 de noviembre, cuando iniciaron las protestas bajo la bandera de una huelga general, los enfrentamientos entre los manifestantes y el Esmad han ocupado gran parte de la agenda. 

Ahora, el anuncio de Medicina Legal no sorprende a los manifestantes que llevan toda esta semana señalando a ese cuerpo antimotines como culpable del asesinato. Tras la muerte de Dilan, muchos suman a las peticiones de la protesta la necesidad de replantear el funcionamiento de esta fuerza especial de la policía, y algunos, como la congresista opositora María José Pizarro, piden incluso que se desmonte de esta división.

El miércoles 27 se desarrolló una segunda jornada de paro nacional, que si bien no tuvo el mismo poder de convocatoria que la del pasado jueves 21, continuó llenando las calles en la capital y en las principales ciudades del país. Pero también fue una jornada que cerró, antes de la medianoche, con múltiples denuncias de agresiones a los manifestantes al norte de la ciudad. En los hechos, un joven cayó de un puente y está en delicado estado de salud, como reseñó el diario 'El Espectador'.

El Gobierno de Iván Duque inició sus jornadas de la llamada "Gran Conversación Nacional" con la que intenta responder a las protestas, mientras la Central Unitaria de Trabajadores convocó a un nuevo paro nacional para el 4 de diciembre y el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) anunció que se sumará al paro nacional.

Con EFE y medios locales

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.