Saltar al contenido principal

Al menos 45 muertos en el sur de Irak tras escalada de violencia en las protestas

Un manifestante camina en medio de las protestas en Nasiriya Irak. 28 de noviembre de 2019.
Un manifestante camina en medio de las protestas en Nasiriya Irak. 28 de noviembre de 2019. Reuters

Al menos 45 manifestantes perdieron la vida en Nasiriya y Bagdad a manos de las fuerzas de seguridad. En la antesala de estos choques, las protestas terminaron con el incendio del consulado de Irán en la ciudad santa de Nayaf, en rechazo a la injerencia de la nación vecina. Las protestas siguen y las víctimas mortales se cuentan por centenas.

Anuncios

La situación que atraviesa el sur de Irak no es solo el reflejo del malestar social que ha llevado a las calles a una parte de la población desde hace cerca de dos meses, sino una escalada de violencia que ya empieza a despertar preocupaciones en el vecindario, especialmente en Irán.

En Nasiriya, una ciudad a orillas del río Éufrates, al menos 29 manifestantes fueron asesinados a manos de las fuerzas de seguridad y un centenar resultaron heridos luego de que las tropas abrieron fuego para despejar un puente que conecta la ciudad con ambos lados del río, según confirmaron a Reuters fuentes médicas.

Una escena similar se vivió en la capital, Bagdad, donde otros cuatro manifestantes resultaron muertos cerca de un puente sobre el río Tigris. Adicionalmente, 12 personas murieron durante enfrentamientos en Nayaf.

Por otro lado, el director del Observatorio Iraquí para los Derechos Humanos, Mustafa Saadoon, dijo a EFE que su organización pudo verificar las cifras por fuentes médicas de la provincia de Di Qar.

Las autoridades implementaron el toque de queda en Nasiriya, que no es el único lugar del sur en donde se han vivido episodios marcados por la violencia. En Nayaf se registraron el miércoles unas protestas que terminaron con la irrupción de una multitud en el consulado iraní.

Un grupo de manifestantes irrumpió en el consulado iraní en Nayaf y le prendió fuego en medio de unas protestas. 27 de noviembre de 2019.
Un grupo de manifestantes irrumpió en el consulado iraní en Nayaf y le prendió fuego en medio de unas protestas. 27 de noviembre de 2019. Reuters

"Fuera Irán" fueron algunas de las consignas que gritaron decenas de personas que marchaban contra la injerencia del poderoso vecino en su territorio. Nayaf es una ciudad santa para el chiismo, la rama del islam que predomina en Irán y de la cual es su mayor potencia en un mundo musulmán dominado por el sunismo.

La sede diplomática terminó en llamas en la que es considerada la mayor expresión de rechazo contra el Gobierno de Teherán desde que empezaron las manifestaciones. El cuerpo diplomático que trabajaba en el edificio fue evacuado antes de los desórdenes.

Nasiriya y Nayaf, dos focos de la protesta en un país convulsionado

El panorama en el sur de Irak es de colegios y oficinas del Gobierno cerrados. Allí, el principal puerto de seguridad del país, el de Um Kasar, estuvo sin operar durante una semana en medio de la situación.

En Nasiriya, las autoridades establecieron unas células de manejo de crisis conjuntas entre civiles y militares para hacer frente al malestar de las calles. También hubo un aviso de respuesta por parte de las Fuerzas de Movilización Popular, un grupo que engloba a organizaciones paramilitares.

Sobre Nayaf, el Gobierno iraní, a través de su canciller, pidió a Bagdad una "respuesta firme" contra los agresores de su consulado. Además, advirtieron que las autoridades iraquíes son responsables de lo que suceda en sus misiones diplomáticas.

Se estima que desde que comenzaron estas protestas en el país, más de 300 personas han muerto con denuncias de organizaciones defensoras de derechos humanos contra la respuesta de las autoridades, sobre todo en Bagdad.

Estos son los puntos donde las protestas siguen activas y han tenido resultados altamente mortales tras la respuesta de las fuerzas de seguridad.
Estos son los puntos donde las protestas siguen activas y han tenido resultados altamente mortales tras la respuesta de las fuerzas de seguridad. France 24

"Atacar Nayaf es para los chiitas como atacar el Vaticano"

La ciudad de Nayaf conforma junto con Kufa y Kerbala un triángulo fundamental para el chiismo. Es algo que tiene sus orígenes en el Siglo I, con el cuarto califa y profeta Alí quien fue enterrado en Kufa. Así lo define el imán Julián Zapata, fundador del Centro Cultural Islámico de Colombia. "Atacar Nayaf es para los chiitas como atacar el Vaticano", resalta este líder religioso que ha viajado en repetidas ocasiones a Irak e Irán.

Zapata define Nayaf como un epicentro de la teología musulmana en una región que Irán controla. De ahí que detrás del malestar social de los iraquíes no solo haya razones económicas sino también políticas.

Es un cansancio contra Irán. Según Zapata, al no tener un líder visible en Irak, el rechazo se desvía hacia Irán, que ha venido reforzando la presencia sobre su vecino desde la caída de Sadam Husein en 2003.

Las protestas antigubernamentales en Irak empezaron el 1 de octubre, cuando miles salieron a las calles en Bagdad y el sur predominantemente chiíta. El movimiento de protesta, en gran medida sin figuras o líderes notables, acusa al Gobierno de ser corrupto y resalta la creciente creciente influencia de Irán en los asuntos internos iraquíes.

Al menos 350 personas han sido asesinadas por las fuerzas de seguridad, que utilizan habitualmente fuego real y gases lacrimógenos para dispersar a las multitudes, a veces disparando a los manifestantes directamente con botes de gas, lo que ha causado varias muertes.

Las protestas, lejos de desactivarse, siguen fuertes y con un marcado patrón mortal. 

Con Reuters, EFE y AFP 
 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.