Saltar al contenido principal

Las Malvinas pasan de la tradicional cría de ovejas al turismo de naturaleza

Anuncios

Puerto Argentino/Port Stanley (Islas Malvinas) (AFP)

Tony Heathman es un exesquilador de ovejas de 70 años, pero ahora pasa la mayor parte de su jornada laboral conduciendo turistas por las Islas Malvinas.

Es una situación cada vez más frecuente en este territorio británico sobre el que Argentina reclama soberanía, situado a unos 470 km de la costa del país sudamericano en el Atlántico sur.

Heathman trabaja para la compañía Estancia Tours de su hija Nyree, de 38 años, y ya hace mucho tiempo que entregó su granja a su otra hija.

El turismo puede no ser la industria más grande de las islas, pero proporciona un empleo secundario para muchos de los residentes del archipiélago, al que los residentes denominan Falkland Islands.

"Mucha gente ahorrará su licencia y se tomará días libres para conducir hasta aquí por el día cuando lleguen los grandes barcos", dijo Heathman a la AFP en un viaje bajo viento racheado a Volunteer Point, una península famosa por las especies características de las islas, los pingüinos rey.

Conducir turistas alrededor de una de las principales atracciones de las islas es el trabajo principal de Heathman en estos días.

"Es muy lucrativo. Algunas personas simplemente cuentan con ello para obtener dinero extra. Es un día afuera para conocer gente e intercambiar opiniones sobre diversos temas, hablar sobre la vida en las Falkland y en todo el mundo, lo disfruto", asegura.

El turismo ha reemplazado cada vez más a la ganadería ovina como fuente de empleo.

La cría de ovejas sigue siendo una forma de vida tradicional para algunos y ha logrado perdurar a pesar de una sociedad en rápida modernización y un éxodo de trabajadores que se dirigen a la única ciudad del archipiélago, Port Stanley, o Puerto Argentino.

- Trabajo agotador -

Todavía hay 92 granjas y 500.000 ovejas en las Malvinas.

La granja Goose Green en la isla East Falkland emplea a cinco esquiladores de ovejas y la misma cantidad de "rouseys": las mujeres que sacuden la lana recién deshilachada.

La esquila de ovejas es un trabajo agotador.

"Hay un alumno en la punta, él esquilará 160. Los dos chicos en el medio, esquilarán 400 hoy; depende de tu habilidad", dijo a la AFP el gerente de la granja de Goose Green, Keith Alazia, de 47 años.

Los cinco hombres en su granja trabajarán durante aproximadamente ocho días y medio, esquilando 13.500 ovejas entre ellos, alrededor de 1.500 por día.

Luego se trasladarán a otra granja. Pueden ganar casi una libra (unos 0,77 centavos de dólar) por oveja.

"La gente ha esquilado 25.000 (ovejas) en las Malvinas en una temporada de cinco meses, así que esa es la mejor parte de 25.000 libras esterlinas en ese tiempo", dijo Alazia.

Pero en una isla con clima severo donde los lugareños dicen que puedes experimentar las cuatro estaciones en una hora, ese trabajo extenuante no es para todos. Tampoco lo es la cría de ovejas.

"Tienes a los verdaderos isleños de las Malvinas que todavía viven en granjas y tienen 90 años y salen todos los días a recoger ovejas, pero a algunos de nosotros nos gusta estar en la ciudad con nuestra comodidad, calefacción, internet y cosas así", dijo Joanne Baigorri, una agente de crédito en el único banco de las islas.

La vida en las Malvinas, que tienen una población de solo 3.400, es de ritmo lento.

La reciente apertura de una sala de cine en la capital causó un gran revuelo.

No hay clubes nocturnos, mientras que el acceso a internet es caro y puede ser de una lentitud frustrante. Los restaurantes abren alrededor de las 6 de la tarde y a menudo dejan de recibir pedidos entre las 8 y media y las 9 de la noche.

- Lugar seguro -

Pero también tiene su lado positivo: este es un lugar donde la gente no cierra con llave ni sus casas ni sus autos.

"Me encanta vivir aquí. Tengo tres hijos, este es un lugar tan seguro para criarlos", dijo Baigorri, de 27 años, mientras compraba en el supermercado.

También es un lugar sorprendentemente cosmopolita.

Los isleños se jactan orgullosamente de las 60 nacionalidades que viven allí.

El 10% son chilenos, mientras que también hay crecientes comunidades de filipinos, de Santa Helena e incluso desminadores zimbabuenses dedicados a retirar explosivos de la guerra de la década de 1980 que todavía permanecen enterrados.

"Me enamoré de las Malvinas y me enamoré de una persona local", dijo Gabi McRae, una chilena de 31 años que trabaja en control de calidad en la Compañía de Carne de las Islas Malvinas.

Sin embargo, la vida a veces puede ser difícil, ya que el clima suele causar estragos en los viajes aéreos y en barco.

Muchos vuelos internos se cancelan debido a los fuertes vientos y ocasionalmente el barco que transporta existencias de alimentos encuentra dificultades debido al clima o las impuestas por Argentina, que continúa reclamando soberanía sobre las islas a pesar de que Reino Unido reafirma su autoridad desde 1833.

El diferendo territorial llevó en 1982 a una guerra de 74 días, que terminó con la rendición argentina el 14 de junio de 1982.

"A veces puede ser difícil encontrar las cosas que realmente necesitas; por ejemplo, podría querer hornear un pastel y no tienes azúcar y no hay azúcar en toda la isla", declaró McRae.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.