Saltar al contenido principal

Activistas del clima se proponen ocupar una mina de carbón alemana

Anuncios

Spremberg (Alemania) (AFP)

Más de 1.000 activistas por el clima quieren ocupar este sábado una mina de carbón en la cuenca de Lusacia, en el este de Alemania, un nuevo movimiento de "desobediencia civil".

"Después de discursos bonitos y de promesas, 2019 volvió a ser un año perdido para el clima", lamentó el miércoles Nike Malhaus, portavoz del movimiento anticarbón "Ende Gelände" (literalmente "terminal" o "fin de la historia"), que organiza este bloqueo.

La operación cuenta con el apoyo de otros movimientos ecologistas, empezando por "Viernes para el futuro", que celebrará su propia protesta el mismo día frente a una central eléctrica de la región, después de varias manifestaciones en toda Alemania.

Es la segunda vez en el año que "Ende Gelände" ocupa una mina de carbón. En junio, el movimiento paralizó durante varios días una en Garzweiler, cerca de Colonia, en la región industrial del Rin, en el oeste del país.

Los activistas denuncian el plan climático presentado por el gobierno en septiembre y que está siendo examinado por el parlamento. Este plan, fruto de un difícil acuerdo entre conservadores y socialdemócratas, prevé una salida del carbón de aquí a 2038.

Los ecologistas consideran que es una fecha demasiado lejana para que Alemania pueda respetar los objetivos climáticos de 2030.

"Este plan es completamente vacío. Es un escándalo y un crimen contra las generaciones futuras", afirma indignado Nike Malhaus.

Los militantes de "Ende Gelände" tienen la intención de ocupar la mina Spremberg, en la cuenca de Lusacia, una región minera del estado de Brandeburgo, que extrae cada año casi 22 millones de toneladas de lignito, un carbón que emite gran cantidad de gases de efecto invernadero.

La industria minera emplea a miles de personas en las ciudades y pueblos de los alrededores y es crucial para la economía de esta región situada en la antigua Alemania del Este.

El ayuntamiento de la ciudad de Cottbus, a pocos kilómetros de la cuenca de Lusacia, ha condenado el bloqueo mediante una resolución a la que solo se opusieron los Verdes.

La fuerte presencia de la extrema derecha en la región hace temer disturbios.

El movimiento anticarbón ha cobrado impulso en Alemania desde que el abandono de la energía nuclear, decidido en 2011 después de la catástrofe de Fukushima, en Japón, prolongó la dependencia del país de este mineral.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.