Saltar al contenido principal

¿Endurecer las penas? debate electoral en el Reino Unido tras último ataque en Londres

Agentes de policía trabajan en la escena de un apuñalamiento en el Puente de Londres, en Londres, Gran Bretaña, el 1 de diciembre de 2019.
Agentes de policía trabajan en la escena de un apuñalamiento en el Puente de Londres, en Londres, Gran Bretaña, el 1 de diciembre de 2019. Toby Melville / Reuters

Un ataque con arma blanca que dejó dos muertos y 3 heridos, tiene dividida a la clase política. El hombre responsable había salido de una cárcel tras cumplir solo la mitad de una pena por terrorismo. De cara a las próximas elecciones, Boris Johnson pide endurecer las sentencias.

Anuncios

El Brexit ha dejado de ser el plato principal del debate político de cara a las elecciones del próximo 12 de diciembre. La agenda ha cambiado, al menos temporalmente, debido a la tragedia que sacudió a Londres el pasado viernes. La seguridad se ha convertido en el foco principal de los políticos desde que saliera a la luz pública que Usmar Khan, el hombre de 28 años que provocó la muerte de dos personas e hirió a otras 3, cumplió tan sólo la mitad de una pena de 16 años de cárcel por cargos de terrorismo. 

Tras el ataque, la campaña electoral fue suspendida el sábado, pero este domingo 1 de diciembre retomó con nuevos brios y con un rifirrafe de acusaciones y señalamientos entre Conservadores y Laboristas. Tratan de encontrar un responsable por lo ocurrido, así cómo de vender al electorado la mejor idea a la hora de combatir el flagelo de los atentados.  

La organización Estado Islámico dijo que el ataque de Khan había sido realizado por uno de sus combatientes a través de su portal Amaq, aunque no dio mayor evidencia. En el comunicado dijo que el atentado era una respuesta a los países de la coalición que los combaten.

El Primer Ministro Boris Johnson, del partido conservador, culpa a las administraciones Laboristas que estuvieron al mando hasta el 2010 de haber aprobado legislaciones laxas que, según él, permiten que los acusados de terrorismo puedan recobrar la libertad de "manera automática", motivo por el que aboga por endurecer las sentencias en prisión. "Ahora que soy primer ministro, voy a tomar los pasos necesarios para que estas personas no sean liberadas tempranamente cuando hayan cometido delitos sexuales, violentos o por terrorismo". Johnson consideró "repugnante" que individuos peligrosos puedan llegar a pagar penas más cortas y por ende se comprometió a endurecer las legislaciones vigentes. El premier también dijo que se han incrementado los niveles de vigilancia sobre 74 individuos, también condenados por terrorismo, que han quedado libres. 

 

El primer ministro británico, Boris Johnson, aparece en The Andrew Marr Show de la BBC TV en Londres, Gran Bretaña, el 1 de diciembre de 2019.
El primer ministro británico, Boris Johnson, aparece en The Andrew Marr Show de la BBC TV en Londres, Gran Bretaña, el 1 de diciembre de 2019. Reuters

El enfoque de los Laboristas es radicalmente opuesto. El líder de dicho partido político, Jeremy Corbyn, dijo que "no necesariamente" todos los condenados deben cumplir su sentencia íntegramente y que los casos deben analizarse de manera individual. Dichos comentarios le valieron fuertes críticas por parte del ministro de relaciones exteriores Domic Raab que, impulsando la agenda conservadora, dijo que su partido se opone a que los responsables de estos delitos graves paguen sentencias menores a los 14 años tras las rejas. Sin embargo, este argumento jugaría a favor del discurso laborista que se empeña en señalar, por una parte, a las políticas de austeridad de la derecha, y por otro, a la privatización parcial del sistema penitenciario como responsable de la actual crisis. 

Durante las entrevistas ofrecidas este domingo, Corbyn reconoció la labor de la policía que, según dijo, "no tuvo otra opción" que la de abrir fuego contra Khan pues "se vieron atrapados en una situación donde había una amenaza creíble de un cinturón de explosivos alrededor de su cuerpo". Más adelante, durante un acto de campaña, el líder opositor acusó a los conservadores de haber exacerbado el problema del terrorismo por sus intervenciones militares en el extranjero. Es por esto que, de obtener mayoría parlamentaria tras los comicios del 12 de diciembre, se comprometió a poner fin a la venta de armas a Arabia Saudita pues estas podrían ser usadas en la guerra que se libra en Yémen.

"El nuevo internacionalismo Laborista significa que crearemos un fondo de prevención de conflictos y vamos a invertir unos 400 millones de libras (513 millones de dólares) extra para expandir nuestra capacidad diplomática y mejorar la supervisión de exportaciones de armas con el fin de asegurar que no estemos atizando conflictos, como en Yémen o en Israel y los territorios palestinos", aseguró. 

A dos semanas de las elecciones, el tema se volvió central en el debate electoral. Entre quienes apoyan el discurso duro de Johnson y quienes lo ven como una amenaza a los valores democráticos de la isla.

Y la seguridad seguirá estando en mente tanto de los londinenses del común, como de las autoridades que ya han empezado a reforzar la vigilancia en las calles, no sólo por el ataque del viernes sino porque la ciudad se prepara para recibir en su territorio a la cumbre de los países de la OTAN, este 3 y 4 de diciembre, a la cual asistirán los jefes de estado de los países que componen la Organización del Tratado del Atlántico Norte, entre ellos el presidente estadounidense Donald Trump. 


Con Reuters
 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.