Saltar al contenido principal
EN TERRENO

Madres centroamericanas alzan la voz para hallar a sus hijos en México

Las madres centroamericanas sostienen fotografías de sus hijos que desaparecieron mientras intentaban llegar a los Estados Unidos, mientras viajaban en una caravana en busca de ellos y para crear conciencia, en la Ciudad de México , México , 28 de noviembre de 2019.
Las madres centroamericanas sostienen fotografías de sus hijos que desaparecieron mientras intentaban llegar a los Estados Unidos, mientras viajaban en una caravana en busca de ellos y para crear conciencia, en la Ciudad de México , México , 28 de noviembre de 2019. Mario Carbonell / Reuters

Durante tres días, 38 familias de Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua estuvieron en la Ciudad de México, una parada clave en su caravana que durante 18 días recorrió el país por estados del sur y el norte, y que culmina el 3 de diciembre en Tabasco.

Anuncios

“¡Dónde están, dónde están, nuestros hijos dónde están!...¡Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos!” Esas fueron las consignas que los familiares de los migrantes desaparecidos en territorio mexicano llevaron a su encuentro con distintas autoridades, el pasado viernes 29 de noviembre.

A la reunión, las madres llevaron una nueva exigencia, que se digitalicen los expedientes de denuncia para que los puedan consultar desde sus respectivos países.

Karla Quintana, titular de la Comisión Nacional de Búsqueda, dio a conocer un número telefónico gratuito, y aseguró que “cualquier persona desde cualquier parte del mundo podrá reportar a la Comisión una desaparición, sin que exista denuncia”.

El recorrido en esta caravana ha sido esperanzador, pero al mismo tiempo doloroso… así lo ha vivido Vilma Casco, una mujer nicaragüense que no tiene pista de su hijo Donald desde julio de 2018

“Cuando llegamos a la cárcel salí de ahí bien enferma, porque yo miraba a todos los que estaban saliendo ahí, me parecía que ya me iba a encontrar con mi hijo, que tal vez me lo tenían preso (…) Si Dios me presta vida yo seguiré en la lucha y sé que voy a encontrar a mi hijo vivo, que no lo voy a encontrar muerto, eso me dice mi corazón”.

Hace 11 años, Edgar Xón Ajanel estaba a seis días de llegar al Río Bravo para cruzar a Texas. Fue la última vez que se comunicó con su madre en Guatemala. Desde entonces, la búsqueda ha sido incesante. Su hermana, Sofía, sabe que no es asunto sólo de mamá o papá, es algo que involucra a toda la familia.

“Mi mamá en la caravana de 2015 estuvo acá buscando a mi hermano. Por situaciones de enfermedad mi mamá no está acá, pero por esa razón yo estoy buscando a mi hermano. Yo estoy dando la lucha de buscar a nuestros familiares”, dice la joven, vestida con blusa típica de su país.

Las madres se van de regreso a casa con la decisión de volver el próximo año en la décima sexta edición de la caravana.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.