Saltar al contenido principal
Reporteros

Líbano rebelde, la juventud unida para impulsar cambios en el país

Jóvenes en Líbano exigen cambios profundos en el país
Jóvenes en Líbano exigen cambios profundos en el país France 24

En esta edición de Reporteros de France 24 viajamos a Líbano, un país que celebró su fiesta nacional en medio de una revuelta popular. En Beirut y otras ciudades del país decenas de miles de libaneses han salido a protestar en contra de la clase política a la que califican de incompetente y corrupta. A finales de octubre el primer ministro, Saad Hariri, anunció su dimisión, pero los manifestantes desean cambios en el sistema más allá del plano político.

Anuncios

La juventud libanesa ha tomado el testigo de las protestas para exigir cambios profundos en el país. Desde hace varias semanas, la bahía de Zaitunay, lugar de la marina más elegante de Beirut (capital del país), se encuentra frecuentada por jóvenes quienes a través de la desobediencia han expresado su rechazo al actual sistema en el Líbano. 

“Este debería ser un lugar público pero lo privatizaron ¡Ya no tenemos derecho a hacer nada aquí!”, dijo Maya una joven libanesa que acude a las manifestaciones. “Decidimos hacer lo que queramos, somos libres, estamos recuperando nuestro espacio público, eso es todo”, expresó Rabiah, otro de los jóvenes que se ha sumado a las protestas. 

Para quienes acuden a las manifestaciones, este lugar es el símbolo de una clase política odiada a la que califican de prepotente y corrupta. 

Entre 1975 y 1990 el país estuvo afectado por una guerra civil entre cristianos y musulmanes. Hoy la sociedad se rige por los acuerdos de Taef, un pacto alcanzado en 1989 que fija la presidencia del país a un cristiano, indica que el primer ministro debe ser un musulmán sunnita y el presidente del parlamento un chiita. 

Los años de guerra marcaron la vida de muchos padres de jóvenes que hoy participan en las manifestaciones pero que no vivieron los años de tensión por el enfrentamiento. Los jóvenes reconocen que su lucha los ha llevado a enfrentarse a sus progenitores.

“Nuestra generación tiene una tarea complicada, no solamente estamos haciendo una revolución para luchar contra la corrupción y la lamentable situación económica del país, nos enfrentamos con nuestros propios padres. Su generación cometió un grave error, pusieron en el poder personas que surgieron de la guerra, que mataban gente en los puestos de control y los convirtieron en líderes”, dijo Maya. 

Esas manifestaciones se han desarrollado más allá de Beirut. En Trípoli, una ciudad ubicada al norte del país, también son frecuentes las protestas. En ese lugar muchos han salido por la grave situación económica y la falta de oportunidades para trabajar. 

“Terminé de estudiar, soy ingeniero, pero no sé si voy a quedarme en el Líbano o si voy a emigrar. No tengo nada claro, ningún plan para el futuro, terminé mis estudios y no encuentro trabajo, hago todas las pasantías pero no hay trabajo”, dijo Bilal, un joven en Trípoli. 

En esta ciudad, además de las pocas oportunidades de empleo, muchos han salido a las calles para expresarse en contra de las instituciones financieras a quienes responsabilizan de bloquear el dinero. La crisis económica ha limitado el número de retiros en la nación. 

Asimismo también hay manifestaciones para lograr mayores derechos de la mujer. Uno de ellos es el poder transmitir la ciudadanía a sus hijos, algo que es exclusivo para el hombre y que en la actualidad afecta a muchos palestinos que nacieron en campos de refugiados en Líbano. 

Un sector de la población defiende al presidente 

A la par de las protestas de los jóvenes, un sector mayoritariamente cristiano ha salido a las calles para mostrarle su respaldo al presidente del país, Michel Aoun, un antiguo general del ejército, y al Gobierno en su totalidad.

Por otro lado, algunos chiitas también se han mostrado contrarios a las manifestaciones y defienden al presidente del Parlamento, Nabih Berri. 

“Queremos al presidente Berri, trabajó duro por nosotros, nos dio trabajo en el sector público y en los mejores puestos. Luchó contra Israel en el sur del Líbano (…) Es cierto que los pobres están protestando pero también hay personas que protestan solamente para tomarse selfies”, dijo Mohamed, un habitante de un barrio cercano al centro de la ciudad. 

Las protestas, que suman varias semanas, generaron la dimisión del primer ministro, Saad Hariri. Asimismo, el Gobierno trabaja para lograr la aprobación de un presupuesto que permita disminuir el elevado déficit y así poder mejorar las condiciones económicas de la nación. No obstante se desconoce si estas medidas calmarán el malestar que está presente en las calles. 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.