Saltar al contenido principal
En 2 minutos

En Malta, el caso de la periodista asesinada Daphne Caruana arrincona al poder

Los padres de la fallecida Daphne Caruana Galizia sostienen retratos de la periodita fuera del Tribunal de Justicia, en Valletta, Malta, el 1 de diciembre de 2019.
Los padres de la fallecida Daphne Caruana Galizia sostienen retratos de la periodita fuera del Tribunal de Justicia, en Valletta, Malta, el 1 de diciembre de 2019. Yara Nardi / Reuters

Más de dos años después de la muerte de Daphne Caruana Galizia, una periodista que investigaba casos de corrupción, el Gobierno maltés enfrenta graves acusaciones de injerencia en la investigación y varios de sus miembros son señalados por vínculos con presuntos autores del crimen.

Anuncios

Tanto los manifestantes en las calles como su oposición no lo han dejado de cuestionar sobre su gestión del caso, pero fueron los avances judiciales que precipitaron la caída de Joseph Muscat. El domingo 1 de diciembre, el primer ministro anunció que presentará dimisión en enero, después de que su partido designara un sucesor a su cargo "porque es lo que se debe hacer", dijo, sin mencionar la investigación de la muerte de Daphne Caruana Galizia, una periodista asesinada por una bomba instalada en su carro el 16 de octubre de 2017.

Muscat cedió luego de que su ministro de Turismo, Konrad Mizzi, y su jefe de gabinete, Keith Schembri, renunciaran por ser acusados de mantener una cercanía con Yorgen Fenech, un influyente empresario local que fue arrestado en su yate mientras buscaba huir de Malta. Yorgen es señalado por ser el autor intelectual del asesinato de Daphne, pero, apenas detenido, denunció a Schembri como el "verdadero instigador" del hecho.

El Ejecutivo no pudo justificar las demoras y las presiones que se ejercieron durante la investigación del homicidio de la periodista, cuya familia no tiene duda de la implicación de la oficina del primer ministro en esta trama.

Daphne Caruana desenterró la parte maltesa de los Panama Papers, una filtración sobre evasión fiscal que salpicó a personalidades de todo el mundo. En el caso maltés aparecen los nombres de Schembri y Mizzi.

Complicidad entre miembros del Gobierno y el posible autor del crimen de Daphne

Daphne reveló también que una compañía radicada en Dubái, la 17 Black, había pagado 2 millones de euros a Schembri y Mizzi por servicios no especificados. El consorcio de periodistas Daphne Project, que retomó sus investigaciones, dio a conocer que la 17 Black pertenece a Fenech, lo cual fue negado por este.

Junto a Reporteros Sin Fronteras, los familiares de Daphne presentaron este martes 3 de diciembre una denuncia en Francia en contra de Yorgen Fenech, quien tiene negocios en ese país y acusan de haber podido usar estos recursos para corromper a actores implicados en la muerte de la comunicadora.

De visita en Malta, un grupo de eurodiputados afirmó que la confianza entre ese país y la Unión Europea se encuentra "gravemente dañada". "Podemos hablar durante mucho tiempo sobre los detalles del caso, pero en última instancia se trata de la verdad y la credibilidad del más alto cargo político aquí", afirmó la holandesa Sophie in Veld, miembro de la delegación.

Los enviados del Parlamento de Estrasburgo explicaron a los medios locales que los investigadores del caso están haciendo "un trabajo profesional", pero que en cambio no salieron "convencidos" de las explicaciones formuladas por Muscat.

En un comunicado común, varias organizaciones de defensa de los derechos de los periodistas criticaron el estado de la libertad de prensa en Malta. "Estamos profundamente preocupados por una serie de amenazas y actos de intimidación por parte de las autoridades maltesas (…) que socavan significativamente la seguridad de los periodistas y su capacidad para llevar a cabo sus funciones", resalta el documento que denuncia que la suerte de Daphne no fue un caso aislado.

Con AFP y EFE
 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.