Saltar al contenido principal

Falsos mitos sobre el cambio climático que rodean a la cumbre COP25

Cartel de la cumbre del clima COP 25 de Madrid. 3 de diciembre de 2019.
Cartel de la cumbre del clima COP 25 de Madrid. 3 de diciembre de 2019. Susana Vera / Reuters

Durante las últimas semanas, se han repetido una serie de mantras erróneos sobre el cambio climático a fin de restar importancia a uno de los problemas que más afectan al futuro de la humanidad.

Anuncios

La cumbre del clima COP25 se celebra estos días en Madrid con la sensación de que es la última oportunidad de salvar el Acuerdo de París firmado en 2015. Desde ese año, la situación política global ha cambiado sustancialmente, con una deriva desde el globalismo al nacionalismo que no beneficia a los intereses del planeta.

Las dinámicas internacionales han cambiado, en gran medida desde la subida al poder de Donald Trump, actual presidente de Estados Unidos. Numerosas formaciones políticas con un talante proteccionista han adquirido progresivamente poder en países de Europa y América y la falta de entendimiento entre China y Estados Unidos, los dos mayores emisores de gases, no mejora la situación.

Muchas de estas formaciones, en ocasiones relacionadas con el populismo, han asegurado y compartido que muchos de los puntos defendidos sobre el cambio climático son erróneos. El mismo Donald Trump aseguró en 2017 que saldría de este acuerdo, anuncio que fue ratificado el 4 de noviembre de este año con el envío de la dcumentación que formalizaba el proceso de salida del tratado.

De hecho, en el mismo país organizador de la cumbre, España, la formación populista y de extrema derecha Vox, afirmó que asistiría "a desmentir las falsedades de la izquierda respecto a cambio climático". Formaciones políticas como esta o el resto de la extrema derecha en Europa no reconoce las consecuencias a medio plazo de este fenómeno.

¿Cuáles son los falsos mitos que han circulado en mítines y redes sociales durante estos días?

"No hay consenso científico sobre el cambio climático": Existe la errónea idea de que en la comunidad científica hay un intenso debate sobre el tema. Y lo cierto es que no. El 95% de los investigadores coinciden en que el cambio climático en el último siglo es real.

Ese consenso se canaliza fundamentalmente a través del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, el principal órgano internacional para la evaluación de este fenómeno, creado en 1988 por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Organización Meteorológica Mundial, y del que 195 países son miembros.

En su informe más reciente, publicado el pasado septiembre, más de 100 científicos advierten sobre la urgente necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para limitar la magnitud de los cambios en océanos y mantos de hielo, que prevén un futuro de poblaciones de montaña sepultadas, islas y costas sumergidas y océanos inhabitables para gran número de especies.

Un pingüino se encuentra en un iceberg en Yankee Harbour, Antártida, 18 de febrero de 2018.
Un pingüino se encuentra en un iceberg en Yankee Harbour, Antártida, 18 de febrero de 2018. Alexandre Meneghini / Reuters


"No es culpa del ser humano, sino del sol y de los ciclos naturales": Las tres causas naturales de la variabilidad del clima posibles son las manchas solares, un indicador cuya periodicidad es de unos 11 años; los cambios en los ciclos orbitales de la Tierra, que operan en escalas de miles o cientos de miles de años, y las perturbaciones por erupciones volcánicas.

Desde que hace más de cien años comenzara el calentamiento, los patrones que se han producido no responden a ninguna de estas tres causas. La duración de cada uno de esos ciclos es distinta, entre decenas de miles y centenares de miles de años, una escala geológica de tiempo que conduciría al planeta muy lentamente hacia una nueva glaciación, algo que no se corresponde con el actual fenómeno.

El calentamiento acelerado y en aumento solo se puede explicar por el progresivo incremento de las emisiones de los gases de efecto invernadero.

"Sus efectos son buenos para el ser humano": Efectivamente, puede haber humanos que se beneficien del calentamiento global. Concretamente todos aquellos que vivan por encima del paralelo 50° norte y por debajo del 50° sur. En el hemisferio sur no hay tierra habitada por debajo de esa coordenada, y en el norte solo vive el 5% de la población, ya que corresponde a todo aquello que esté por encima de Estados Unidos o Polonia.

Para el 95% restante de la humanidad el resultado será negativo. En los últimos 25 años el nivel del mar aumentó entre 8 y 20 centímetros. Además, serán más recurrentes las sequías, el desabastecimiento de productos, los incendios, las lluvias torrenciales y la desaparición de especies de animales, insectos y plantas.

"La recuperación de la capa de ozono indica que no hay crisis climática": Desde la aplicación del Protocolo de Montreal de 1987, la reducción del agujero en la capa de ozono, localizado mayoritariamente en la Antártida, se ha reducido considerablemente. Sin embargo, eso no quiere decir que el calentamiento global se esté reduciendo. Son dos fenómenos diferentes.

La capa de ozono protege a la vida del planeta de los rayos ultravioletas, pero permite que los rayos infrarrojos, que producen el aumento del calor pasen. La emisión de gases de efecto invernadero hace que estos rayos infrarrojos no salgan rebotados al exterior, sino que se queden en el planeta y conserven a temperatura. 

2019 será el segundo o tercer año más caluroso de la historia

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) anunció que 2019 cerrará una década con niveles récord de temperaturas y este año será, al menos, el "segundo o tercero" más caluroso desde que existen registros. Las evidencias confirman que se está derritiendo cada vez más el hielo de los polos, están aumentando las olas de calor y su intensidad, las inundaciones, las tormentas y los fenómenos meteorológicos extremos.

La temperatura de octubre de 2019 fue 1,1°C superior a la media registrada en este mes en los años preindustriales, comprendidos entre 1850 y 1900.

Además, las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera, que es el principal gas causante de efecto invernadero, alcanzaron un nivel récord de 407,8 partes por millón en 2018, y continuaron creciendo en 2019.

Con EFE
 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.