Saltar al contenido principal

Washington responde con sanciones a los productos franceses por su tasa a las tecnológicas

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció nuevas sanciones sobre productos franceses como respuesta a la denominada "tasa Google" del Gobierno francés.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció nuevas sanciones sobre productos franceses como respuesta a la denominada "tasa Google" del Gobierno francés. Charles Platiau / Reuters

El Gobierno de Donald Trump anunció este lunes que impondrá aranceles por valor de 2.400 millones de dólares de hasta el 100% del valor de determinados productos franceses. La medida económica del mandatario estadounidense responde a la imposición de una tasa del Ejecutivo francés sobre los ingresos de grandes multinacionales tecnológicas.

Anuncios

Trump anunció otro paquete de impuestos arancelarios, ahora con la mira puesta en Europa, más concretamente sobre los productos franceses. Este mismo lunes, el mandatario republicano también dijo que restablecerá los aranceles a las importaciones de acero y aluminio procedentes de Brasil y Argentina, dos países históricamente aliados de Estados Unidos.

El Ejecutivo estadounidense anunció la imposición de aranceles adicionales de hasta el 100% en las importaciones francesas que recaerán sobre 63 productos franceses de distintas categorías, entre los que se incluyen el champán, los bolsos y el queso con un valor comercial aproximado de 2.400 millones de dólares.

La decisión del mandatario estadounidense responde a la imposición de una tasa -que estableció el Gobierno del presidente francés, Emmanuel Macron- sobre los ingresos de los servicios digitales de grandes tecnológicas de Estados Unidos, como Google, Facebook, Amazon y Apple. Luego de concluir que un nuevo impuesto francés a los servicios digitales dañaría a las multinacionales tecnológicas estadounidenses.

“La acción propuesta por USTR incluye aranceles adicionales de hasta el 100% sobre ciertos productos franceses”, señaló en un comunicado la Oficina del Representante de Comercio Exterior de Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés). El USTR concluyó -tras una investigación- que encontró que el impuesto francés sobre las empresas norteamericanas era “incompatible con los principios vigentes de la política fiscal internacional y es inusualmente oneroso para las empresas afectadas”.

El responsable de Comercio Exterior de Estados Unidos, Robert Lighthizer, advirtió de que “la decisión de USTR envía una señal clara de que Estados Unidos tomará medidas contra los regímenes fiscales digitales que discriminan o imponen cargas indebidas a las empresas estadounidenses”.

Pese a ser por ahora una recomendación de la USTR, sin fecha oficial de entrada en vigor, se espera que Trump dé luz verde a la iniciativa impulsada por esta oficina gubernamental próximamente. Además, Lighthizer dijo que la USTR está evaluando la posibilidad de abrir investigaciones del mismo tipo sobre los impuestos a los servicios digitales de Austria, Italia y Turquía.

El inicio de la polémica tributaria entre Francia y Estados Unidos

La medida de Washington surge cinco meses después de que Francia promulgara oficialmente -el pasado julio- la conocida como tasa GAFA (por las iniciales de Google, Apple, Facebook y Amazon), que fija la imposición del 3% sobre la facturación del negocio digital cuyas ventas mundiales sean superiores a los 848 millones de dólares a nivel mundial y a los 28 millones de dólares en Francia.

Una iniciativa que obliga a las multinacionales a pagar impuestos en Francia por los beneficios que obtienen gracias a los internautas franceses y con la que el Gobierno francés esperaba recaudar unos 565 millones de dólares anuales.Tras entrar en vigor, la USTR –que depende de la Casa Blanca- anunció el inicio de una investigación contra Francia por su tasa a las tecnológicas al considerar que se dirigía “injustamente” contra los gigantes estadounidenses.

Francia intentó previamente y sin éxito que la Unión Europea adoptara un impuesto digital y anunció que renunciará al suyo cuando se ponga en marcha una alternativa internacional.

“La USTR se enfoca en contrarrestar el creciente proteccionismo de los Estados miembros de la UE, que se dirige injustamente a las compañías estadounidenses, ya sea a través de impuestos a los servicios digitales y otros esfuerzos que apuntan a las principales compañías de servicios digitales de EE.UU.”, agregó el responsable de Comercio Exterior estadounidense.

Donald Trump, que se encuentra en Londres en el marco de la cumbre de la OTAN, se reunirá con su homólogo francés durante esta semana para abordar, entre otras cuestiones, la respuesta de Washington a la tasa a las tecnológicas. Mientras tanto, París ha defendido desde su imposición que el impuesto “no está dirigido solo a empresas estadounidenses, sino que también afectará a compañías europeas o chinas”.  

La guerra de los aranceles del presidente republicano ya afectó a Francia y Europa el pasado octubre, cuando Trump tomó la decisión de imponer aranceles a cientos de productos europeos, entre ellos el vino, las aceitunas y el aceite francés.
 

Con EFE y Reuters

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.