Saltar al contenido principal

La ciudad de Samjiyon: la ‘utopía socialista’ que inauguró Kim Jong-un en Corea del Norte

Una vista de Samjiyon en esta imagen sin fecha publicada por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA) el 2 de diciembre de 2019.
Una vista de Samjiyon en esta imagen sin fecha publicada por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA) el 2 de diciembre de 2019. KCNA / Vía Reuters

Los medios locales la llamaron la "epítome de la civilización moderna". Samjiyon, se convirtió en la más reciente joya de líder norcoreano Kim Jong-un. Ubicada cerca del monte sagrado Paektu, la ciudad cuenta con una estación de esquí y puede acoger hasta 4.000 familias.

Anuncios

Un visiblemente emocionado Kim Jong-un, bajo un paisaje grisáceo por la nieve, cortó una cinta roja y todos aplaudieron. Finalmente, una de sus últimas obsesiones se materializó: la nueva ciudad de Samjiyon es el proyecto inmobiliario más importante del último tiempo en Corea del Norte y está dotada, según los medios locales, de nuevos apartamentos, hoteles, una estación de esquí e instalaciones comerciales, culturales y médicas.

Alzada a los pies del sagrado monte Paektu, donde se dice que nació el padre de Kim, Kim Jong-il, la ciudad es una de las mayores iniciativas económicas del líder, que ha sido levantada como parte de un plan macro para impulsar una "economía autosuficiente". Pero su construcción, anunciada dos años atrás, se retrasó principalmente debido a la escasez de materiales de construcción y de mano de obra que padece el país, producto de las sanciones internaciones impuestas por la ONU y Estados Unidos para frenar el programa nuclear de Pyongyang.

En fotos, la ciudad luce despampanante y en su discurso de inicio de año, Kim la anticipó como una “utopía socialista”, pero esto en Corea del Norte sería una excepción, donde la mayoría de personas viven en precarias condiciones. 

El líder de Corea del Norte , Kim Jong-un, acompañado por Pak Pong Ju, vicepresidente de la Comisión de Asuntos Estatales de la RPDC, corta la cinta durante una ceremonia en Samjiyon, Corea del Norte, en esta imagen sin fecha publicada por Corea del Norte Agencia Central de Noticias (KCNA) el 2 de diciembre de 2019.
El líder de Corea del Norte , Kim Jong-un, acompañado por Pak Pong Ju, vicepresidente de la Comisión de Asuntos Estatales de la RPDC, corta la cinta durante una ceremonia en Samjiyon, Corea del Norte, en esta imagen sin fecha publicada por Corea del Norte Agencia Central de Noticias (KCNA) el 2 de diciembre de 2019. KCNA / Vía Reuters


Colin Zwirko, periodista NK News, medio especializado en Corea del Norte ubicado en la vecina Seúl, le dijo a ‘BBC Mundo’, que la ciudad es "bastante pequeña y caminable", de apenas 2 o 3 kilómetros.

La ciudad no se construyó de cero. Algunos edificios fueron demolidos y otros remodelados, pero todos fueron modificados para dar un aspecto de renovación. Las incógnitas sobre este proyecto son muchas, pero su costo total, es la más relevante. Lo cierto es que fue erigida bajo un momento de vacas flacas para la economía norcoreana. Zwirko, también le reveló a la ‘BBC’, que tienen evidencia de que la población civil fue forzada a trabajar en este proyecto. 

El líder de Corea del Norte , Kim Jong Un, acompañado por Pak Pong Ju, vicepresidente de la Comisión de Asuntos Estatales de la RPDC, corta la cinta durante una ceremonia en Samjiyon, Corea del Norte, en esta imagen sin fecha publicada por Corea del Norte ' s Agencia Central de Noticias (KCNA) el 2 de diciembre de 2019.
El líder de Corea del Norte , Kim Jong Un, acompañado por Pak Pong Ju, vicepresidente de la Comisión de Asuntos Estatales de la RPDC, corta la cinta durante una ceremonia en Samjiyon, Corea del Norte, en esta imagen sin fecha publicada por Corea del Norte ' s Agencia Central de Noticias (KCNA) el 2 de diciembre de 2019. KCNA / Vía Reuters

El simbolismo permeó todo el evento. Así lo quería Kim. El medio estatal KCNA reprodujo precisamente esto: dijo que quienes asistieron “se dieron cuenta de la noble obligación moral y el amor por las personas mostradas por el Líder Supremo Kim Jong-un, quien trabajó de corazón y alma para convertir el condado sagrado de Samjiyon, lugar de la revolución, en la ciudad utópica”. Zwirko le dijo a ‘BBC’, que, en su opinión, se trataba de una “inauguración a medias para elevar la moral”.

Este nuevo acto parece llegar en medio de una situación nada favorable para el país. La relación de Pyongyang con sus vecinos es débil, también con Estados Unidos. Las conversaciones entre ambos para desmantelar el programa nuclear del país, están estancadas. Kim siguió haciendo ensayos con misiles, que parecen ser mensajes para presionar a Washington y hace poco llamó “estúpido” al ministro japonés Shinzo Abe, que condenó estas pruebas.

Con Reuters

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.