Saltar al contenido principal

Un árbol de navidad, el símbolo de amistad entre el Reino Unido y Noruega

El árbol de Navidad anual se ilumina en la Trafalgar Square en Londres, Gran Bretaña, el 5 de diciembre de 2019. El árbol es un regalo del pueblo de Noruega a Londres, en agradecimiento por el apoyo de Gran Bretaña en la Segunda Guerra Mundial.
El árbol de Navidad anual se ilumina en la Trafalgar Square en Londres, Gran Bretaña, el 5 de diciembre de 2019. El árbol es un regalo del pueblo de Noruega a Londres, en agradecimiento por el apoyo de Gran Bretaña en la Segunda Guerra Mundial. EFE

Con el encendido de las luces de la histórica Plaza Trafalgar, en el centro de Londres, arranca oficialmente la temporada navideña en la capital británica. El protagonista de la decoración es un regalo que ha simbolizado la importancia de la paz mundial desde hace 72 años. 

Anuncios

Cada año, desde 1947, Noruega ha honrado un compromiso eterno tras los horrores que dejó la Segunda Guerra Mundial en Europa. Es un gesto sencillo, pero de enorme  significado. 

Desde los verdes bosques de Oslo, la capital de ese país, cada diciembre viaja un árbol de Navidad en agradecimiento por el apoyo y protección que el Reino Unido de Winston Churchill dio al rey Haakon VII, que huyó de su país tras la invasión nazi en 1940 y se negó a abdicar al trono y legitimar un gobierno impuesto por Adolfo Hitler.

En Inglaterra se estableció el gobierno legítimo de la época y el rey y su familia encontraron refugio hasta su regreso a Noruega en 1945.  

En entrevista  con France 24 en español, la alcaldesa de Oslo, Marianne Borgen, resaltó la importancia que tiene esta tradición del"árbol del amor" que sigue vigente en estos tiempos convulsionados.

La alcaldesa de Oslo, Marianne Borgen, y la alcaldesa de Westminster, Ruth Bush, talan el árbol que fue instalado en la Trafalgar Square en Londres. La fotografía fue tomada en Oslo, Noruega, el 19 de noviembre de 2019.
La alcaldesa de Oslo, Marianne Borgen, y la alcaldesa de Westminster, Ruth Bush, talan el árbol que fue instalado en la Trafalgar Square en Londres. La fotografía fue tomada en Oslo, Noruega, el 19 de noviembre de 2019. Haakon Mosvold Larsen / vía Reuters

El árbol está decorado de una manera muy sencilla con luces colgadas de manera vertical que resaltan su esplendor y le dan vida a esta histórica plaza en la que es visible el monumento al Almirante Nelson, que perdió varias partes de su cuerpo en batallas del Imperio Británico y que es custodiada por dos leones gigantes. 

Un viaje de una semana de Oslo a Londres

El árbol, un tipo especial de pino, es seleccionado por expertos que han tenido esta responsabilidad por al menos 15 años. Este tiene que cumplir unas especificidades especiales. "Escogen de 10 a 15 árboles diferentes y solo uno de ellos será lo suficientemente bueno como para ser cortado y entregado para Trafalgar Square", explicó Borgen.

Luego, el elegido, que mide entre 22 y 23 metros de alto, inicia un recorrido desde Oslo hasta Londres que incluye un dispositivo logístico enorme para garantizar que a su llegada esté fresco e intacto. Cuando ha sido cortado en el bosque, este viaja en camión hasta el puerto de Brevik en Noruega, donde es enviado al Reino Unido en barco. 

El primer punto que toca en Inglaterra es Immingham, y de ahí, nuevamente, es transportado en camión hasta Trafalgar Square. 

"Debe protegerse en el barco para evitar que, si el agua salada sube al árbol, provoque la pérdida de sus ramas verdes. Este es un viaje complicado, pero lo hacemos todos los años", dice Borgen. 

El árbol de 2019 ha sido cortado en el reconocido bosque de Østmarka en Oslo y fue decorado para dar inicio oficialmente a la temporada de Navidad este 5 de diciembre.

Tonje Iversen, es periodista noruega, ha vivido en Londres 6 años y se siente orgullosa de esta tradición. 

"Amo este evento. He asistido casi todos los años desde que me mudé a Londres. Con este realmente comienza la Navidad para mí. Todos los años, artistas y coros entonan hermosas canciones. Es un ambiente encantador. Lo más destacado es el relámpago del árbol", dijo.   

Las huellas de la Segunda Guerra Mundial

La mayoría de las ciudades europeas conservan vestigios de la devastación de esta guerra. Su esplendor actual permite entender el camino que atravesó el continente para superarla. Símbolos de hermandad como el árbol de Navidad son una manera de recordar el impacto de esta, pero sobre todo la importancia de la paz. 

"Es importante no olvidar nunca la lucha, el pueblo y la historia de la Segunda Guerra Mundial. No quedan muchos testigos oculares, por lo que esta tradición es un recordatorio para nunca olvidar y también celebrar la amistad duradera entre Noruega y Gran Bretaña", afirmó Tonje. 

La alcaldesa de Oslo agregó que los ciudadanos se sienten orgullosos y agradecidos por esta "maravillosa tradición" que todos conocen porque ha sido traspasada por generaciones desde los abuelos que vivieron en esos años dolorosos. Y además resalta que el espíritu de paz es tan importante ahora como en esa época. 

"Creo que mucha gente siente que hay mucha inseguridad en el mundo y les parece importante demostrar que aún somos amigos, que queremos trabajar juntos por la paz, queremos respetar la dignidad humana, los derechos humanos. Para mí, esta es una tradición simbólica muy, muy importante". 

Pocos saben que el árbol de Navidad de la Plaza Trafalgar no es el único que Noruega regala al Reino Unido, de hecho, son al menos siete ciudades a las que cada año llega este símbolo de amistad y paz.  

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.