Saltar al contenido principal

Los sindicatos franceses anuncian más manifestaciones para el 10 de diciembre

Las vías permanecen vacías en la estación de tren Gare de Lyon en París como una huelga de trabajadores ferroviarios franceses de SNCF y trabajadores de transporte franceses que continúan protestando contra los planes de reforma de pensiones del gobierno francés en Francia, 6 de diciembre de 2019.
Las vías permanecen vacías en la estación de tren Gare de Lyon en París como una huelga de trabajadores ferroviarios franceses de SNCF y trabajadores de transporte franceses que continúan protestando contra los planes de reforma de pensiones del gobierno francés en Francia, 6 de diciembre de 2019. Charles Platiau / Reuters
5 min

Las principales agrupaciones de trabajadores de Francia continúan en pulso abierto con el Gobierno de Emmanuel Macron para que se siente a negociar la reforma de las pensiones, una medida que es ampliamente rechazada por numerosos colectivos laborales.

Anuncios

Nuevo paro y manifestaciones para el martes 10 de diciembre. Los principales sindicatos franceses se resisten a resignarse y no pretenden ceder ante la intención del presidente Emmanuel Macron de acometer una profunda reforma al sistema público de pensiones. El proyecto es una de las piezas claves del plan de "modernización" del programa político del mandatario.

Los paros hasta el lunes ya estaban confirmados. Pero ahora parece que los sindicatos, en pleno, decidieron aumentar la huelga con el fin de aumentar la presión sobre Macron para que acceda a sentarse a negociar. El mandatario galo está soportando un periodo de huelgas frecuentes de diferentes sectores desde hace un año, la mayoría contra sus medidas de Gobierno.

Un día más, las personas que querían moverse por las principales ciudades del país en transporte público tuvieron serias dificultades, los hospitales se quedaron sin personal y el Ayuntamiento de París dijo que docenas de escuelas en la capital permanecerían cerradas, aunque también se notificó que el seguimiento de la huelga en el sector educativo bajó.

El tráfico en la hora pico llena la carretera de circunvalación en París mientras una huelga de trabajadores del transporte francés continúa protestando contra los planes de reforma de pensiones del gobierno francés en Francia, 6 de diciembre de 2019.
El tráfico en la hora pico llena la carretera de circunvalación en París mientras una huelga de trabajadores del transporte francés continúa protestando contra los planes de reforma de pensiones del gobierno francés en Francia, 6 de diciembre de 2019. Charles Platiau / Reuters

El jueves, ferroviarios, transportistas, profesores, bomberos y policías comenzaron a marchar contra la gestión del Ejecutivo francés. Las marchas fueron masivas y más de 800.000 personas, según la Policía, y 1,5 millones, según el sindicato CGT, salieron a las calles de toda Francia.

Uno de los efectos visibles este viernes fueron los grandes atascos que desde primera hora de la mañana se formaron en los accesos a París y que se tradujeron en un tráfico colapsado y muy lento en el interior de la ciudad. El jueves mucha gente decidió quedarse en casa, pero el viernes cambió esa situación.

Los líderes sindicales llevan semanas conversando con el Gobierno. El alto comisario para la reforma de las pensiones, Jean-Paul Delevoye, prevé cerrar la fase de concertación con los interlocutores sociales el lunes y ese mismo día podría hacer públicas sus conclusiones.

A continuación, si nada cambia hasta entonces, será el primer ministro, Édouard Philippe, quien detallará el contenido de una reforma cuyo eje básico es unificar los 42 regímenes actuales en uno solo mediante un sistema por puntos en el que cada euro cotizado ofrecerá los mismos derechos en el momento de la jubilación.


El alza del gasóleo calentará aún más el ambiente

Los transportistas franceses anunciaron también este viernes que el sábado bloquearán 15 puntos de la red de carreteras de Francia con el objetivo de protestar contra la subida prevista de los impuestos al gasóleo de los camiones a partir de 2020.

El llamamiento parte de la Organización de Transportistas Europeos (OTRE), que en un comunicado exige "la supresión total de esa medida", incluida en el proyecto de ley de presupuestos para el año que viene.

La agrupación consideró que el mantenimiento del plan del Ejecutivo será "un mal golpe" para 40.000 empresas de transporte, algunas de las cuales, en su opinión, se verían "asfixiadas" por una medida que favorece "la competencia desleal de numerosas empresas extranjeras que practican el 'dumping' social".

El Ejecutivo prevé un alza de dos céntimos por litro. Aunque el Senado -donde la oposición de derechas es mayoritaria- eliminó el artículo que contemplaba ese incremento, el texto volverá a ser examinado "en los próximos días" por una comisión mixta parlamentaria, según destacó este viernes el diario 'Les Échos'.

"Aumentar la fiscalidad sobre el carburante no tiene ningún valor medioambiental", denunció la OTRE, que calcula que esa alza de dos céntimos supondría para los transportistas franceses un sobrecoste de 800 euros por vehículo y año.

Su protesta se suma a la organizada contra las pensiones y la protagonizada por el sector agrario hace unas semanas. Por diferentes motivos, sectores muy variados consideran que las reformas llevadas a cabo por el líder galo en materia pensional o medioambiental son una amenaza para el futuro laboral.

Con EFE 
 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.