Saltar al contenido principal

Gobierno transitorio de Bolivia no busca regreso de la DEA, expulsada por Morales

Anuncios

La Paz (AFP)

El gobierno boliviano no busca el retorno de la agencia antidroga estadounidense DEA, expulsada en 2008 por el entonces presidente Evo Morales, porque su vuelta "incendiaría" el país, sacudido recientemente por una crisis social y política, dijo este viernes en entrevista con la AFP el ministro de Gobierno (Interior), Arturo Murillo.

El gobierno de la presidenta provisional Jeanine Áñez, reconocido por Donald Trump, marcó un giro radical al proponerse "fortalecer las relaciones con Estados Unidos", y designar un embajador en Washington, quien aún debe ser ratificado por el Congreso. Sin embargo, el acercamiento no incluye el retorno de la agencia antidroga a Bolivia.

Al ser consultado sobre un eventual regreso, Murillo, cuyo despacho dirige las operaciones antinarcóticos, fue contundente: "Nunca, no la necesitamos", pero "vamos a coordinar" para combatir el narcotráfico.

"Traer la DEA al país en este momento sería una torpeza del ministerio de Gobierno y de la presidenta porque incendiaría" el país, agregó.

La DEA fue expulsada en 2008 por Morales, acusada de conspirar contra su gobierno, poco después de haber echado del país por el mismo motivo al embajador estadounidense Philip Goldberg. La diplomacia entre ambos países funciona actualmente a nivel consular y con un encargado de negocios.

Con Morales fuera del poder y exiliado en México, el actual gobierno de derecha no tiene planes de reinstalar a la DEA en Bolivia. "No la necesitamos en este momento, nosotros podemos coordinar con ellos sin necesidad de que estén en el país", agregó el titular de Gobierno.

La agencia antidroga norteamericana podría, si tuviera la intención, gestionar su retorno con el futuro gobierno boliviano que será elegido el próximo año, según prevé una ley. Sin embargo, "en nuestro gobierno transitorio no va a venir, puede usted estar tranquilo", indicó Murillo, quien evitó comentar si la lucha antidroga mejoró durante los últimos once años en que la DEA estuvo fuera de Bolivia.

"En las últimas semanas todos los días hay incautaciones terribles de narcotráfico y en los últimos 14 años (del gobierno de Morales) era piedra libre", dijo, señalando una falta de control.

"¿Qué quiere decir eso?, se puede trabajar, ¿no es cierto?, se puede hacer. Ahora no están gobernando narcotraficantes y terroristas", añadió.

En la misma línea, Áñez dijo este viernes en una alocución pública que su gobierno tendrá "cero tolerancia al narcotráfico y cero tolerancia a la corrupción".

Murillo, que tiene negocios en la región cocalera del Chapare (centro), donde Morales saltó a la política, dice que "veía todas las noches" operar aeronaves desde el aeródromo de Chimoré que supuestamente transportaban drogas.

Bolivia registró en 2018 un total de 23.100 hectáreas de coca, materia prima para la elaboración de cocaína, 6% menos que el año anterior, según datos de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.