Saltar al contenido principal

Vivió para contarla: en España reviven a una mujer tras pasar seis horas en paro cardíaco

Captura de pantalla de rueda de prensa de Audrey Mash en Barcelona, España, el 5 de diciembre de 2019.
Captura de pantalla de rueda de prensa de Audrey Mash en Barcelona, España, el 5 de diciembre de 2019. Vídeo Reuters

Audrey Mash, de 34 años, fue alcanzada por una tormenta mientras adelantaba una travesía por la cordillera de Los Pirineos, en la frontera entre España y Francia. Llegó al hospital con hipotermia severa y, con una novedosa técnica médica, lograron salvarle la vida.

Anuncios

Cuando Audrey Mash llegó al Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, el 3 de noviembre de 2019, estaba inconsciente, su corazón no palpitaba y su temperatura corporal era de 18 grados Celsius: la mujer británica de 34 años sufrió un paro cardíaco.

Los médicos decidieron usar por primera vez, en un caso de hipotermia severa como el suyo, el dispositivo de oxigenación con membrana extracorpórea (ECMO), que permite suplir la función cardíaca mediante un sistema que oxigena la sangre fuera del cuerpo y la devuelve al organismo después de controlar su temperatura con un circuito de agua.

La técnica médica funcionó de manera exitosa y, después de estar más de seis horas en paro cardíaco, Audrey Mash volvió a la vida.

Se trata el único caso de este tipo documentado en España y uno de los de parada cardíaca más prolongada descritos en el mundo, informaron los médicos del hospital en el que la mujer fue atendida.

El frío extremo la salvó

Audrey y su esposo fueron sorprendidos por una tormenta de nieve en una travesía de montaña en la cordillera de Los Pirineos, en el valle de Núria, provincia de Gerona, a más de 2.000 metros de altitud. La zona está ubicada en la región de Cataluña, al noreste de España, justo en zona fronteriza con Francia.

.
. France 24

"Creí que estaba muerta porque yo estaba intentando sentir su pulso. Mis dedos también estaban entumecidos (...) no podía sentir su respiración ni su corazón latiendo", manifestó su esposo Rohan Schoeman.

Paradójicamente, la hipotermia severa que sufrió le salvó la vida. El médico Eduard Argudo aseguró que “Si (la paciente) hubiese llegado con una parada cardíaca tan prolongada a una temperatura normal, habríamos certificado su muerte”.

Argudo explicó que “el hecho de estar con una temperatura tan baja en el cuerpo disminuye las necesidades de oxígeno y de nutrientes en las células y eso permitió que su cuerpo aguantara más horas mientras se practicaban los procedimientos de resucitación”.

Audrey Mash quien vive en Barcelona desde hace dos años, dijo que su caso es un “milagro”, mientras que los médicos lo calificaron de excepcional y como una “verdadera hazaña mundial”.

Aunque la mujer no puede mover todas sus extremidades con normalidad, por el efecto prolongado de la hipotermia que sufrió, prometió retomar su expedición cuanto antes.

Con EFE y Reuters
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.