Saltar al contenido principal

Argelia: cierra la campaña electoral entre el boicot y el juicio de dos exprimeros ministros

Los manifestantes participan en una protesta para exigir la cancelación de las elecciones presidenciales programadas para la próxima semana, en Argel, Argelia, el 6 de diciembre de 2019.
Los manifestantes participan en una protesta para exigir la cancelación de las elecciones presidenciales programadas para la próxima semana, en Argel, Argelia, el 6 de diciembre de 2019. Ramzi Boudina / Reuters

Las elecciones del 12 de diciembre están envueltas en la polémica debido al boicoteo propuesto por la oposición a los herederos del antiguo presidente, Abdelaziz Bouteflika, por no poderse presentar a los comicios y por la posible condena de dos políticos del entorno cercano al exdirigente.

Anuncios

Argelia cierra campaña electoral en medio de uno de los momentos más tensos del país desde su independencia. Este 12 de diciembre los argelinos están llamados a elegir nuevo presidente, después de que en abril la cúpula militar depusiera a Abdelaziz Bouteflika, luego de 20 años aferrado al poder y de numerosas protestas que comenzaron a finales de febrero.

Pero la oposición a Bouteflika considera que los herederos son continuadores del régimen instaurado por el mandatario, que ya prescinden de él debido a la delicada situación física por la que atraviesa. La oposición denuncia que estas elecciones solamente buscan legitimar a la cúpula militar que depuso al octogenario dirigente, para perpetuarse en el poder argelino.

Ni siquiera el poco ágil debate electoral televisado del viernes pasado, el primero que se ofrece en la historia del país, sirvió para movilizar a la población. Organizado por la Autoridad Nacional Independiente de las Elecciones (ANIE), el debate reunió en un plató de la televisión nacional a los cinco candidatos, ninguno de los cuales está vinculado al movimiento Hirak, ni a ninguno de los partidos de oposición real al régimen.

En un formato muy rígido, que según diversas organizaciones regionales no respetaba los estándares mínimos que se requieren para este tipo de debates, los aspirantes contestaron a las 14 preguntas formuladas por cuatro periodistas locales (dos de la televisión y dos de la prensa escrita) y dispusieron de un tiempo limitado para exponer sus programas de gobierno.

Los favoritos son dos ex primeros ministros de la era Bouteflika: Ali Benflis, quien se enfrentó al exmandatario en las polémicas elecciones de 2014 -que Bouteflika ganó pese a estar gravemente enfermo y no aparecer en público-, y su compañero Abdelmajid Tebboune, que encabezó el Ejecutivo brevemente en 2017, cuando ya no se sabía si el mandatario realmente controlaba el país.

Los manifestantes sostienen carteles mientras participan en una protesta para exigir la cancelación de las elecciones presidenciales programadas para la próxima semana, en Argel, Argelia, el 6 de diciembre de 2019.
Los manifestantes sostienen carteles mientras participan en una protesta para exigir la cancelación de las elecciones presidenciales programadas para la próxima semana, en Argel, Argelia, el 6 de diciembre de 2019. Ramzi Boudina / Reuters

Este fue el único acto multitudinario de la campaña, marcada por mítines con insultos a los candidatos, que evitaron los actos en las grandes ciudades, donde se les recordaba que son "cómplices del poder", pero también por numerosos carteles arrancados o pintados y por barricadas en algunos barrios para que no accedieran a sus actos de campaña.

Crisis acentuada por la posible condena de dos antiguos primeros ministros

Este domingo la fiscalía argelina pidió 20 años de prisión para los exprimeros ministros Ahmed Ouyahia y Abdelmalek Sellal por corrupción. La misma pena fue requerida contra el exministro de Industria y Minas, Abdeslam Bouchouareb, quien se halla huido de la justicia en el extranjero y contra el que el tribunal emitió una orden internacional de búsqueda y captura.

Junto a ellos, también son juzgados por el mismo delito los empresarios Ahmed Mazouz, presidente del grupo que monta y distribuye en Argelia todos los vehículos de marcas chinas; el director local de Kia Motors, Hassan Larbaoui; el ex vicepresidente de la patronal Foro de Jefes de Empresas, Mohamed Bairi; y los exdirectores del banco nacional Aboud Achour y Nemroud Abdelkader.

Según la Fiscalía, existen pruebas de que todos los acusados se beneficiaron de una red corrupta y desviaron fondos ilícitos para financiar la campaña del presidente Bouteflika, quien se vio obligado a renunciar al poder a finales del pasado mes de marzo, forzado por las protestas en la calle y presionado por el jefe del Ejército y nuevo hombre fuerte del país, Ahmed Gaïd Salah.

Diez meses de protestas que se repiten cada viernes

Este fin de semana, y como cada viernes desde que el pasado 22 de febrero se repitieron las protestas, decenas de miles de argelinos salieron a la calle para exigir la caída de todo el régimen militar, incluido el propio jefe de la cúpula, Gaïd Salah, al que acusan de impulsar unas elecciones presidenciales "amañadas" que solo persiguen la perpetuación del actual poder.

Imágenes de archivo-Cientos de personas se toman las calles en Argelia, para exigir un nuevo gobierno, el 31 de mayo de 2019.
Imágenes de archivo-Cientos de personas se toman las calles en Argelia, para exigir un nuevo gobierno, el 31 de mayo de 2019. Ramzi Boudina / Reuters

Los congregados volvieron a pedir a la población que boicotee la consulta e instó a una huelga general que paralice el país hasta el próximo jueves, fecha en la que los argelinos están llamados a las urnas para designar al sustituto de Bouteflika. Este domingo fue la primera jornada de huelga y no tuvo un masivo éxito salvo en zonas urbanas y de mayoría berebere.

Con EFE 
 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.