Saltar al contenido principal

Ucrania: manifestantes exigen a Zelenski no ceder tanto en los acuerdos de paz

La gente participa en una manifestación antes de la llamada cumbre de París, donde los líderes de Ucrania, Rusia, Alemania y Francia se reunirán para discutir los pasos para resolver el conflicto en el este de Ucrania, en Kiev, Ucrania, el 8 de diciembre. 2019.
La gente participa en una manifestación antes de la llamada cumbre de París, donde los líderes de Ucrania, Rusia, Alemania y Francia se reunirán para discutir los pasos para resolver el conflicto en el este de Ucrania, en Kiev, Ucrania, el 8 de diciembre. 2019. Valentyn Ogirenko / Reuters

Miles de personas se manifestaron en las calles de las principales ciudades de oeste de Ucrania para pedir al presidente Volodímir Zelenski una postura firme en las negociaciones con Vladímir Putin sobre la pacificación del Donbass ucraniano.

Anuncios

Los ucranianos tomaron las calles para exigir a su presidente, Volodímir Zelenski, que no flaquee en la Cumbre de París, la cual comenzará este lunes. En las calles de Kiev resonó una consigna en favor de la paz en el Donbass, pero en contra de cederle soberanía y reivindicaciones a Rusia, que desde el inicio de la guerra en 2014, apoya a los rebeldes separatistas al este del país.

A muchos ucranianos les preocupa que el presidente Volodímir Zelenski, un actor de formación que es nuevo en política, pueda ser superado por el presidente ruso Vladímir Putin en la cumbre de pacificación en París.

En la manifestación en la Plaza de la Independencia de Kiev, los asistentes sostuvieron pancartas que decían "¡Sin compromisos!" Y "¡No hay rendición!". El expresidente Petró Poroshenko, que perdió su candidatura a la reelección contra Zelenski, estuvo en las manifestaciones y dijo que "si esta paz es una rendición de los intereses de Ucrania, no es una paz sino una capitulación. No podemos permitir elecciones a punta de pistola".

El ex presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, saluda cuando deja una manifestación antes de la llamada cumbre en formato "Normandía" en París, donde los líderes de Ucrania, Rusia, Alemania y Francia se reunirán para discutir los pasos para resolver el conflicto en el este de Ucrania, en Kiev , Ucrania 8 de diciembre de 2019.
El ex presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, saluda cuando deja una manifestación antes de la llamada cumbre en formato "Normandía" en París, donde los líderes de Ucrania, Rusia, Alemania y Francia se reunirán para discutir los pasos para resolver el conflicto en el este de Ucrania, en Kiev , Ucrania 8 de diciembre de 2019. Valentyn Ogirenko / Reuters

Zelenski, que ganó en las elecciones de abril prometiendo traer la paz, dijo esta semana que su primera reunión cara a cara con el presidente ruso le dará “a Kiev la oportunidad de resolver una guerra que dura ya más de cinco años” en la región oriental del Donbass.

El presidente ucraniano está ansioso por avanzar en el fin de la guerra con los separatistas respaldados por Rusia en el este de Ucrania, donde la lucha ha matado a unas 14.000 personas desde 2014. Rusia quiere usar la cumbre para aumentar la presión sobre Zelenski de cumplir el acuerdo de paz de Minsk de 2015, que otorga a las regiones controladas por los rebeldes más autonomía a cambio de poner fin a la lucha.

Alemania y Francia ayudaron a negociar ese acuerdo de 2015, pero ha sido ignorado repetidamente por ambos bandos. El acuerdo de Minsk exige que Ucrania pueda recuperar el control de su frontera con Rusia solo después de que se celebren elecciones locales, bajo la ley ucraniana, en las regiones separatistas y que estas reciban un estatus autónomo.
 

Ucrania quiere una hoja de ruta hacia la paz

Zelenski no se conforma con una declaración final en la cumbre del lunes, que será "no vinculante", según ha reconocido el Kremlin, y "no muy ambiciosa", de acuerdo al Ministerio de Exteriores ucraniano.

La gente participa en una manifestación antes de la llamada cumbre en formato "Normandía" en París, donde los líderes de Ucrania, Rusia, Alemania y Francia se reunirán para discutir los pasos para resolver el conflicto en el este de Ucrania, en Kiev, Ucrania, el 8 de diciembre. 2019.
La gente participa en una manifestación antes de la llamada cumbre en formato "Normandía" en París, donde los líderes de Ucrania, Rusia, Alemania y Francia se reunirán para discutir los pasos para resolver el conflicto en el este de Ucrania, en Kiev, Ucrania, el 8 de diciembre. 2019. Valentyn Ogirenko / Reuters

Por ello planteará "plazos más o menos concretos" para el repliegue de grupos armados extranjeros -en clara alusión a soldados y mercenarios rusos-, la celebración de elecciones en el Donbass y el control de la frontera con Rusia, asunto prioritario para Kiev, pero que Moscú y los separatistas son reacios a tratar. El objetivo del Ejecutivo de Kiev es que estas regiones puedan celebrar elecciones en octubre de 2020, al igual que el resto del país.

De hecho, Zelenski propondrá al Parlamento que prolongue el estatus especial para el Donbass, ley que expira a finales de este año y que debería ser sustituida por otra en un futuro, una de las medidas de confianza exigidas por Moscú.
 

La Unión Europea vuelve a tener un papel clave y los separatistas desconfían

Con el presidente francés, Emmanuel Macron, al frente, Europa ha recuperado la iniciativa en las negociaciones. Putin se había resistido durante largo tiempo a acudir a dicha cumbre por su pésima relación con el anterior presidente ucraniano, Petró Poroshenko.

Tanto Macron, como la canciller alemana, Angela Merkel, quieren ver la plena implementación de los Acuerdos de Minsk y la aprobación de una nueva ley sobre el estatus especial para el Donbass, pero han llamado a Putin a cumplir también con sus obligaciones, en clara alusión al repliegue de sus fuerzas sobre el terreno.

El presidente ruso va a la cumbre apoyando la postura de los separatistas pro-rusos. Estos grupos armados consideran "útil" a la cumbre de París, pero no se hacen ilusiones. Aunque Zelenski cumplió su palabra de reparar el puente que une los territorios controlados por ambos bandos en Lugansk, le acusan de negarse a dialogar "directamente" con los dirigentes pro-rusos.

Un porcentaje más que significativo de los habitantes de las autoproclamadas repúblicas quiere ser parte de la Federación Rusa, de la que están agradecidos por combatir a los ucranianos. En muchos de los casos, estos ciudadanos han pedido tener pasaporte ruso.

Con Reuters, AP y EFE 
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.