El Liverpool suda la gota gorda en Salzburgo pero pasa a octavos