Saltar al contenido principal

El Gobierno de Macron presentó la propuesta de reforma pensional, pero la huelga sigue

Una protesta en París contra los planes del presidente francés Emmanuel Macron para reformar el sistema de pensiones.
Una protesta en París contra los planes del presidente francés Emmanuel Macron para reformar el sistema de pensiones. Eric Gaillard / Reuters
Texto por: Leonardo Niño
7 min

Tras dos años de concertaciones y una semana de fuertes protestas sociales, el Gobierno francés presentó los puntos de la reforma pensional para instaurar un sistema universal por puntos. Sin embargo, el proyecto de ley fue rechazado por los líderes del paro nacional.

Anuncios

En el séptimo día de huelga general en Francia por cuenta de la reforma pensional que impulsa el Gobierno de Emmanuel Macron, este 11 de diciembre fue presentado finalmente en detalle el proyecto de ley, que formó parte del programa electoral de Macron en 2017. 

En palabras del primer ministro francés Édouard Philippe, esta reforma al sistema de pensiones tendrá un nuevo esquema que tiene como objetivo reemplazar un complicado y variable sistema que incluye docenas de privilegios especiales para algunos sectores, como el transporte público, por "un modelo universal, justo y responsable", frente a una población en crecimiento con un número récord de personas mayores de 90 años.

El futuro sistema universal, que acaba con los 42 regímenes vigentes y que el Ejecutivo presentará en Consejo de Ministros a finales de enero de 2020, implanta un sistema por puntos cuyo valor será concertado por los agentes sociales "bajo el control del Parlamento".

La edad legal de jubilación se mantendría en 62 años, dijo Philippe, pero se alentaría a los trabajadores a laborar hasta los 64 años a través de un sistema de bonos y descuentos. Eso permitiría un presupuesto de pensiones equilibrado para 2027, año en que se establecería esta regla que incluiría algunos incentivos que premiarán la permanencia en el mercado de trabajo y penalizaciones que castiguen una jubilación temprana.

Sin embargo, esta regla aplicaría solamente para las personas nacidas después de 1974. Los nacidos antes de esa fecha no se verán afectados de ninguna manera, según el Gobierno. Para las personas que ingresan a la fuerza laboral, las reformas solo comenzarán a aplicarse en 2022, que es el último año del mandato de Macron.

Además, Philippe aseguró que el nuevo modelo no abandona a quienes sufren condiciones laborales con impacto sobre la salud o que iniciaron su vida laboral muy jóvenes y que actualmente se benefician de regímenes especiales. Ese colectivo, destacó, podrá seguir retirándose antes de los 62.

Integran ese grupo los militares, el personal de la administración penitenciaria, controladores aéreos o policías, que este miércoles se manifestaron en París ante el Consejo Económico, Social y Medioambiental (CESE), donde el proyecto fue presentado.

El primer ministro francés Edouard Philippe revela los detalles de un plan de reforma de pensiones ante el CESE (Consejo Económico, Social y Ambiental) en París, Francia, el 11 de diciembre de 2019.
El primer ministro francés Edouard Philippe revela los detalles de un plan de reforma de pensiones ante el CESE (Consejo Económico, Social y Ambiental) en París, Francia, el 11 de diciembre de 2019. Thomas Samson / Pool vía Reuters

El Gobierno también introdujo la primera pensión mínima del país, que estará disponible para quienes trabajaron toda su vida, a un precio relativamente alto de 1.000 euros (1,100 dólares) por mes y el 85 % del salario mínimo a partir de 2025. 

Philippe dijo que, según el nuevo sistema, cada hora trabajada generará derechos de pensión, lo que beneficiará a los trabajadores de la economía del trabajo, como los mensajeros en bicicleta y los limpiadores de oficinas, que a menudo no ganan lo suficiente para asegurar los derechos de pensión en el sistema actual.

"Sobrepasaron una línea roja", dicen los líderes sindicales en rechazo al proyecto de reforma pensional

Minutos después de la alocución de 50 minutos de Philippe, las agrupaciones sindicales no tardaron en mostrar su rechazo al proyecto de reforma pensional. 

"El Gobierno se ríe de todo el mundo", dijo el secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT), Philippe Martinez, mientras que la Confederación Francesa Democrática del Trabajo (CFDT), que esperaba esta presentación para decidir si seguía o no la huelga, criticó que se haya cruzado la "línea roja" que para ellos supone la edad de la jubilación.

Tampoco estuvieron conformes los partidos de la oposición: desde el izquierdista La Francia Insumisa se consideró que el Ejecutivo lanza a los franceses a un laberinto ilegible y lleno de trampas, hasta la ultraderechista Agrupación Nacional que subrayó que los franceses salen perdiendo con este proyecto de ley.

Los manifestantes se paran en la escultura "Le lion de Belfort", ubicada en el lugar de Denfert-Dochereau, durante una manifestación contra los planes de reforma de las pensiones del gobierno francés en París como parte de la huelga nacional y las protestas en Francia, el 10 de diciembre de 2019.
Los manifestantes se paran en la escultura "Le lion de Belfort", ubicada en el lugar de Denfert-Dochereau, durante una manifestación contra los planes de reforma de las pensiones del gobierno francés en París como parte de la huelga nacional y las protestas en Francia, el 10 de diciembre de 2019. Benoit Tessier / Reuters

Por ello, tras las huelgas generales del pasado jueves y de este martes, la intersindical mantiene su llamamiento a nuevas jornadas de protesta para mañana y el próximo martes, insatisfechas con una negociación en la que en su opinión no han sido escuchados.

Los sindicatos de línea dura no mostraron signos de retroceder en una batalla de voluntad política que podría hacer o deshacer la presidencia de Emmanuel Macron. Los planes parecen haber hecho poco para mitigar los ataques que anunciaron los líderes del paro como "ilimitados" y amenazaron con imitar otros como los de 1995, que causaron la expulsión del primer ministro Alain Juppe. Esa acción paralizó al país con un amplio apoyo público y fue comparada en su momento con los acontecimientos de mayo de 1968.

Las manifestaciones y la huelga general de la última semana son unas de las más grandes de las últimas décadas en Francia y comenzaron debido a la filtración de los ejes principales de esta reforma pensional. En medio de todos los discursos políticos, las huelgas continúan paralizando la segunda economía más grande de la eurozona y el estado de ánimo entre el público sigue siendo tenso.

Con AP, Reuters y EFE
 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.