Saltar al contenido principal

La Premio Nobel de la Paz Suu Kyi se sienta en La Haya por el genocidio rohingya

Aung San Suu Kyi a su llegada a la corte de justicia de La Haya, en Países Bajos, el 10 de diciembre de 2019.
Aung San Suu Kyi a su llegada a la corte de justicia de La Haya, en Países Bajos, el 10 de diciembre de 2019. Yves Herman / Reuters

Gambia pidió en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en Países Bajos, que actúen contra el supuesto genocidio que Myanmar ha llevado a cabo contra la minoría rohingya. Por su parte, el miércoles la Premio Nobel de la Paz Suu Kyi defenderá la actuación de su país, entre un gran escepticismo internacional. 

Anuncios

Que todo es posible queda demostrado en lo sucedido este martes 10 de diciembre.

Una Premio Nobel de la Paz sentada en el banquillo de de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya. Es el caso de Aung San Suu Kyi quien, paradójicamente, el miércoles 11 de diciembre deberá defender a su país de haber cometido un genocidio. 

Un juicio que será el primero en el que un Estado sin relación directa con los hechos denuncia a otro por genocidio. El denunciante es Gambia, de mayoría musulmana, que hoy expuso sus acusaciones por el presunto genocidio cometido por Mymanar, de mayoría budista, contra la población rohingya, una minoría islámica.

Los ataques ocurrieron entre 2016 y 2017, cuando murieron al menos 25.000 personas y obligaron a que más de 700.000 rohingyas tuvieran que exiliarse en Bangladesh. Para investigadores de la ONU, hubo "un intento genocida".

Gambia considera "una obligación" denunciar el genocidio perpretado por Myanmar

Gambia, pese a no estar involucrado en los hechos, puede solicitar medidas cautelares contra Myanmar “por haber violado la Convención para la Prevención y Sanción del Genocidio (1948)”, firmada por ambos. El país africano cuenta con el respaldo de 57 países de la Organización para la Cooperación Islámica, además del apoyo de Holanda y Alemania que consideran que “este caso concierne a toda la humanidad”.

En el primer día en la corte, el ministro de Justicia de Gambia, Abubacarr Tambadou, declaró: "Cada día de inacción significa que más personas están siendo asesinadas, más mujeres están siendo devastadas y más niños están siendo quemados vivos. ¿Por cuál crimen? Solo porque nacieron diferentes: nacieron con otra raza y otra religión que la de aquellos que les matan y violan. Y por esto, honorables jueces, han sido obligados a pagar el precio más alto. El genocidio ".

Supervivientes rohingyas abandonan el juzgado después de escuchar la acusación de Gambia.
Supervivientes rohingyas abandonan el juzgado después de escuchar la acusación de Gambia. Yves Herman / Reuters

La defensa de Gambia, además, advirtió de que, en otras ocasiones, como en Bosnia o Ruanda, las disculpas llegaron demasiado tarde. Su argumento consistió en que el genocidio es "un hecho continuado, que ya ha ocurrido en Myanmar y seguirá produciéndose si este tribunal no actúa”. Por eso, pidió a los jueces que pongan fin a lo que consideran como un genocidio y que protejan a los rohingyas. 

Uno de sus abogados, Andrew Loewenstein, expuso, entre otros sucesos, lo ocurrido en el pueblo de Min Gyi, donde, según datos de la ONU, se estima que fueron asesinadas 750 personas, entre las que se incluyen más de 100 niños menores de 6 años. 

Fue durante la defensa de Loewenstein cuando se dio voz a los supervivientes en la corte: "Un testigo contó: 'Los soldados mataron a los miembros varones de mi familia. Primero les dispararon y luego les cortaron la garganta. El patio estaba lleno de sangre. Mataron a mi esposo, mi suegro y mis dos sobrinos de 15 años y de 8 años. Incluso mataron al niño de la misma manera".

De recibir el Premio Nobel de la Paz a defender un presunto genocidio

"Para mí, recoger el Premio Nobel de la Paz significó extender mis preocupaciones por la democracia y los derechos humanos más allá de las fronteras. Esta condecoración abrió una puerta en mi corazón", estas fueron las palabras de Suu Kyi, el 16 de junio de 2012, en Oslo, cuando dio un discurso de agradecimiento por el Premio Nobel de la Paz, después de que no pudiese recogerlo en el año 1991. El galardón fue en motivo de su lucha por la democracia en Myanmar, la cual le costó el arresto domiciliario durante 15 años de su vida. 

Tras ser puesta en libertad en 2010 y después de arrasar en las elecciones de 2015, Suu Kyi se convirtió en Consejera de Estado de Myanmar, además de liderar cuatro ministerios, al no poder ser presidenta, debido a una Constitución que lo prohibe, por tener hijos con pasaporte extranjero.

Ciudadanos de Myanmar marcharon para ofrecer su apoyo a la Premio Nobel de la Paz Suu Kyi.
Ciudadanos de Myanmar marcharon para ofrecer su apoyo a la Premio Nobel de la Paz Suu Kyi. Myat Thu Kyaw / Reuters

Durante su mandato, entre 2016 y 2017, se produjo el supuesto genocidio después de que el Ejército de Salvación Arakan Rohinyá (ARSA) atacase distintos puestos de policía en el Estado de Rajine. 

Cabe destacar que en el juicio se mostró una imagen con la foto de Aung Suu Kyi y los militares que ostentan las carteras de Defensa, Interior y  en Myanmar. En el retrato aparecen sonrientes y se puede leer el lema "Te apoyamos". 

La Premio Nobel de la Paz deberá defender el 13 de diciembre la inocencia de Myanmar ante la acusación de Gambia. Una defensa que levanta escepticismo en el mundo: en 2018, Amnistía Internacional ya le retiró a Suu Kyi el premio de Embajadora de la Conciencia, debido "a su vergonzosa traición de los vlaores por los que una vez luchó, visto lo ocurrido con los Rohingyas". 

No se dictaminará si fue un genocidio; pero el veredicto tiene un importante peso legal

El juicio se desarrollará hasta el jueves y están participando 17 jueces. Sin embargo, su veredicto no determinará si Myanmar es culpable de estos crimenes internacionales, sino que atenderá a la solicitud de Gambia de aplicar medidas provisionales para proteger los Rohingyas. Una decisión que llegará en unas semanas. 

Aunque el tribunal no tiene poderes de ejecución, sus decisiones son definitivas y tienen un importante peso legal. 

Con Reuters, EFE y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.