Saltar al contenido principal

Problemas de traducción posponen el fallo contra el nadador chino Sun Yang

Anuncios

Ginebra (AFP)

La decisión en el caso de dopaje del nadador chino Sun Yang, que se arriesga hasta a ocho años de suspensión después de un control rocambolesco, no se tomará antes de mediados de enero por unos problemas de traducción, anunció el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS).

"Se han expresado preocupaciones" sobre la traducción del chino al inglés del testimonio del triple campeón olímpico, una estrella en Asia, durante su audiencia pública del 15 de noviembre, indicó el TAS, con sede en Lausana (Suiza), en un comunicado.

Si bien "la organización y el calendario de la audiencia pública han satisfecho a los jueces y los abogados de las partes, se han expresado preocupaciones sobre la calidad de la traducción del testimonio de Sun Yang, afirmó el TAS.

"Las partes preparan actualmente una transcripción escrita compulsada del proceso, incluida una traducción exhaustiva del testimonio de Yang, sobre la cual se basará el jurado para deliberar y preparar el veredicto arbitral", detalló el TAS. El organismo precisó que el caso no se cerraría hasta mediados de enero.

La audiencia del nadador, la primera abierta al público en 20 años, se vio salpicada por problemas técnicos y lingüísticos.

A preguntas realizadas en inglés, Sun respondía en mandarín, y fue traducido en inglés por dos intérpretes.

La traducción fue asegurada por un servicio privado facilitado por la parte de Sun Yang y aceptado por ambas partes, señaló el TAS, que no podía utilizar sus propios intérpretes por razones "de independencia y de neutralidad".

Un informe explosivo del comité antidopaje de la Federación Internacional de Natación (FINA), redactado en enero, confirmó que el triple campeón olímpico había destruido en septiembre de 2018 su propia muestra de sangre con un martillo durante un control por sorpresa.

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) recurrió ante el TAS luego de que la FINA absolviese a Sun Yang por un defecto de forma, lo que permitió al nadador de 27 años participar en los Mundiales de Gwangju (Corea del Sur), a finales de julio, donde varios nadadores mostraron su descontento ante su presencia.

Esta estrella de la natación china ya había sido suspendida en 2014 por la utilización de un producto prohibido.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.