Saltar al contenido principal

Las protestas y la baja participación protagonizan las elecciones de Argelia

Los manifestantes gritan consignas durante una protesta para rechazar las elecciones presidenciales en Argel, Argelia, 12 de diciembre de 2019.
Los manifestantes gritan consignas durante una protesta para rechazar las elecciones presidenciales en Argel, Argelia, 12 de diciembre de 2019. Ramzi Boudina / Reuters

La oposición a los herederos del régimen del expresidente Abdelaziz Bouteflika ha hecho que el llamado a boicot de las elecciones consiga que no se superara el 50% de la participación y que las protestas en diferentes puntos del país marcaran la jornada electoral.

Anuncios

Confrontación y boicot. Estos dos son los términos que resumen la jornada de este 12 de diciembre en Argelia. El país se preparaba este jueves para acoger unas elecciones que pusiesen sustituto al octogenario Abdelaziz Bouteflika, luego de que fuese depuesto en abril de 2019 y que el país haya estado dominado por una élite militar, al mando de Ahmed Gaid Salah, desde entonces.

El descontento es generalizado entre la oposición. Bouteflika dejó el poder en abril después de un mes de protestas contra su Gobierno, que llevaba perpetuado en el poder desde 1999 y que estaba acusado de severos casos de corrupción. Argelia, además, atraviesa una fuerte crisis económica desde principios de la década.

Pero las constantes protestas solo consiguieron que la élite militar que domina el país dejase de apoyar al gobernante, pero no al sistema de Gobierno. Gaid Salah prometió elecciones pero solamente les permitió presentarse a cinco candidatos que tienen un pasado cercano al expresidente Bouteflika. Dos de ellos fueron sus primeros ministros.

Esto ha generado un malestar notable en la oposición, que lleva semanas catalogando estos comicios como un "fraude". El llamado a no votar ha sido la consigna más repetida entre las filas opositoras, además del boicot a los actos electorales de los cinco candidatos que protagonizaron a comienzo de semana un debate electoral televisado plano y catalogado de "poco democrático" por observadores.

Un colegio electoral en Argel permanece totalmente vacío durante las elecciones presidenciales del 12 de diciembre de 2019.
Un colegio electoral en Argel permanece totalmente vacío durante las elecciones presidenciales del 12 de diciembre de 2019. Ramzi Boudina / Reuters

"No, aquí no vota nadie. Nadie. Somos demócratas y por eso solo iremos a las urnas cuando de verdad haya aquí una democracia", explicó a EFE Hamid, un hombre de 35 años llegado al centro de Argel desde el popular barrio de Belcourt.

 A su lado, su pareja, profesora, apostillaba: "Los que organizan esta consulta son los mismos que llevan saqueando el país desde hace décadas. Quieren hacer creer al mundo que hay cambios, quizá puedan pensarlo, pero a los argelinos no nos engañan".

Todos los viernes desde antes de la caída de Bouteflika, los manifestantes se reunían a protestar contra el régimen militar y lo que consideran una élite corrupta. Pero desde la semana pasada el llamado se hizo a protestar cada día hasta la fecha de las elecciones. Miles de personas tomaron las calles de Argel hoy al grito de "no votaré contra mi país".

Disturbios en Cabilia, núcleo bereber

La llamada al boicot fue especialmente respetada en la provincia septentrional de la Cabilia, de mayoría bereber, donde numerosos colegios fueron cerrados tras choques entre manifestantes y la Policía.

En ciudades cabiles como Buira y Bejaia, grupos de personas irrumpieron en algunos colegios, tomaron las papeletas y las lanzaron al viento en señal de protesta contra unos comicios que tildaron de "farsa".

A media tarde, Mohamad Chorfi, presidente de la autoridad electoral independiente, admitió que en algunas regiones "la consulta fue simplemente anulada" en aparente alusión a la Cabilia pero también a algún barrio capitalino.

Participación irrisoria, reflejo de una juventud que no se siente representada

Según las proyecciones, la participación no superará el 50%. A las 3:00 p.m., hora local, la participación apenas superaba el 20%. Dos horas más tarde ese porcentaje se elevó al 33%. Todavía falta por saber los datos finales, pero si esta tendencia se confirma, es algo significativo.

Los mayores opositores al Gobierno son los jóvenes, ya que no se sienten representados por candidatos que, en algunos casos, ya han entrado en la tercera edad. Lo mismo sucedía con Bouteflika y sucede con Salah. Y esta juventud es mayoría en Argelia.

Los manifestantes gritan consignas durante una protesta para rechazar las elecciones presidenciales en Argel, Argelia, 12 de diciembre de 2019.
Los manifestantes gritan consignas durante una protesta para rechazar las elecciones presidenciales en Argel, Argelia, 12 de diciembre de 2019. Ramzi Boudina / Reuters

En cambio, algunos de los que sí decidieron votar criticaron esta actitud. Para muchas personas, negarse a votar significa no apoyar el sistema y recuerda al pasado. En 1990, un corriente fundamentalista pretendió establecer una república islámica basada en los puntos teocráticos. Este intento generó una guerra civil que terminó con más de 200.000 muertos y con los militares tomando las decisiones claves del país.

Lo que pase en Argelia importa a Europa

Lo que suceda en Argelia es fundamental para Europa. El continente tiene dos suministradores básicos de gas natural: Rusia y Argelia. Este segundo es imprescindible para las importaciones de gas de países como España, Portugal y Francia.

Por ello, lo que más le conviene a la Unión Europea es una estabilidad duradera en la región. Los militares se han vanagloriado durante estas últimas tres décadas de proporcionar esa estabilidad y durante mucho tiempo los Gobierno que han controlado el país han sido vistos con buenos ojos desde Europa.

Ahora se exige una democratización, pero desde Bruselas también se observa con cautela lo que pueda suceder, ya que lo que se quiere evitar a toda costa es que ahora Argelia se convierta en una ‘nueva Libia’.

Miles de personas se concentran en las calles de la capital de Argelia, Argel, durante las elecciones del 12 de diciembre de 2019.
Miles de personas se concentran en las calles de la capital de Argelia, Argel, durante las elecciones del 12 de diciembre de 2019. Ramzi Boudina / Reuters

Resultados para el viernes

Sin encuestas que puedan aclarar la intención de voto, hasta esta semana la sensación apuntaba a que los dos exprimeros ministros, Ali Benflis y Abdelamajeed Tebboun, eran los que más opciones tenían de pasar a una eventual segunda vuelta.

Sin embargo, en los últimos días han crecido las expectativas de Azzedine Mihoubi, poeta y periodista, antiguo ministro de Cultura, con buen cartel entre los mandos medios del Ejército por su aire de juventud.

Apoyado por el Frente de Liberación Nacional (FLN), que gobierna desde la independencia, la sensación al cierre de las urnas es que Mihoubi era uno de los elegidos para pasar a la segunda vuelta, con Tebboun y Benflis disputándose la segunda plaza.

Se espera que los resultados se conozcan este viernes, día para el que está convocada una nueva marcha.

Con AP, Reuters y EFE
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.