Saltar al contenido principal

Boris Johnson logra la mayoría absoluta en las legislativas de Reino Unido

El primer ministro británico Boris Johnson, frente a sus partidarios celebrando la victoria legislativa de los conservadores el 13 de diciembre de 2019.
El primer ministro británico Boris Johnson, frente a sus partidarios celebrando la victoria legislativa de los conservadores el 13 de diciembre de 2019. Dylan Martinez / Reuters

El Partido Conservador obtiene 364 diputados y supera holgadamente los 326 escaños que necesitaba para la mayoría absoluta. De esta forma, el primer ministro Boris Johnson podrá llevar a cabo su plan de desconexión de la Unión Europea; por su parte, los laboristas, liderados por Jeremy Corbyn, se hunden y los independentistas escoceses arrasan. 

Anuncios

Los resultados definitivos del Reino Unido dieron la mayoría absoluta al primer ministro Boris Johnson, al contar con 364 puestos, con el 43,6 % y cerca de los 14 millones de votos, en la Cámara de los Comunes, 47 más que los logrados por su antecesora, la exprimera ministra, Theresa May. Un escenario que le otorga una mayoría absoluta clara, ya que rebasa los 326 escaños necesarios para tenerla. Se trata del mejor resultado de los "tories" desde la década de los 80. 

"Estos resultados demuestran que el Brexit ahora es la irrefutable, irresistible e indiscutible decisión de los británicos. Y, con esta elección pienso que hemos puesto fin a todas aquellas miserables amenazas de un segundo referendo", declaró Boris Johnson, en su comparecencia de celebración por los resultados. 

La posibilidad real de que el Reino Unido pueda salir de la Unión Europea el 31 de enero, tal y como desea Boris Johnson, parece cada vez más real. Incluso, desde el propio Consejo Europeo, su presidente, Charles Michel, en declaraciones a la prensa, asumió la desconexión: "Mi punto de vista es muy claro: estamos preparados. Hemos decidido cuáles son nuestras prioridades. Espero que tengamos negociaciones leales, en definitiva, buenas negociaciones". 

Por su parte, el Partido Laborista obtuvo su peor resultado desde la 2ª Guerra Mundial al perder 59 escaños, respecto a las últimas elecciones, y se quedó con 203 sillas, que suponen el 32,2 %y poco más de 10 millones de votos. Un descalabro electoral que refleja la crisis del laborismo en Reino Unido, perdiendo en detrimento de los conservadores lugares tradicionalmente progresistas. La división dentro del seno del laborismo en torno al Brexit podría ser una de las causas; feudos obreros del norte industrial de Inglaterra están en contra de la permanencia en el bloque comunitario. 

En su comparecencia de prensa, Jeremy Corbyn, aseguró que no iba a volver a presentarse en unas elecciones: "Quiero dejar claro que no voy a liderar el partido en unas próximas elecciones. Voy a discutir con el partido para asegurarme que empiece un proceso de reflexión sobre el resultado y sobre las políticas del partido en el futuro". 

Resultados definitivos de las elecciones legislativas del Reino Unido.
Resultados definitivos de las elecciones legislativas del Reino Unido. France 24

El tercer partido con mayor representación será el Partido Nacional Escocés, que aumenta sus resultados hasta los 48 escaños, y más de un millón de votos, después de haber obtenido en las últimas elecciones 13 puestos menos. Este partido se ha mostrado como uno de los más claros en su oposición a la salida de la Unión Europea y apoya la independencia de Escocia del Reino Unido, postura que se podría reforzar ante una previsible salida de Europa.

De hecho, la líder del partido y ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, tras conocerse los resultados se mostró eufórica, y, aunque no haya un segundo referendo del Brexit, si que puede haberlo en el futuro próximo de independencia: "La gente en Escocia ha dejado claro que no quiere a Boris Johnson; que no quiere el Brexit. Quieren que el futuro de Escocia esté en manos de los escoceses. Y ahora hay un mandato para que la gente de Escocia escoja sobre su propio futuro". 

Los Liberales Demócratas, que pedían la anulación del Brexit obtuvieron un escaño menos que en 2017, al bajar a los 11 puestos, demostrando que los británicos quieren la desconexión. 

La otra noticia que arrojan los resultados preliminares es que el Partido del Brexit, de Nigel Farage, no habría obtenido representación en la Cámara. 

Con estos resultados la estrategia del primer ministro para salir de la Unión Europea antes del 31 de enero ha funcionado, ya que en los últimos meses tenía una minoría clara en Westminster. La votación también reflejaría una clara inclinación de la población británica por no repetir un referendo de salida de la Unión Europea que fue aprobado por la mínima el 23 de junio de 2016.

El primer ministro británico, Boris Johnson, habla con activistas y simpatizantes mientras posa para una fotografía en el Centro de llamadas de la sede de la campaña conservadora en el centro de Londres, Gran Bretaña, el 8 de diciembre de 2019.
El primer ministro británico, Boris Johnson, habla con activistas y simpatizantes mientras posa para una fotografía en el Centro de llamadas de la sede de la campaña conservadora en el centro de Londres, Gran Bretaña, el 8 de diciembre de 2019. Ben Stansall / Reuters

Estas elecciones no han tenido un ambiente habitual, ya que los ejes clásicos entre el partido Conservador y el Laborista han desaparecido. Los votantes se dividen entre los partidarios de abandonar el grupo europeo y los que creen que es mejor votar un segundo referendo.

Por otro lado, también cabe destacar que la participación ha caído un 10,7 por ciento, hasta el 52,8 por ciento, evidenciando que hay muchos electores desencantados con la situación política del país. 

La cita electoral es la tercera desde 2015 y llega dos años antes de lo previsto, después de una crisis política luego de que el 23 de junio de 2016 los ciudadanos votaran 'Sí' en el referendo del Brexit. Desde entonces, se han producido las dimisiones de los exprimeros ministros David Cameron y Theresa May, así como distintos acuerdos con la UE para la salida, que no fueron aprobados por el Parlamento, por lo que Johnson tuvo que convocar las presentes elecciones. 

La apuesta de Boris Johnson se refuerza 

Las reacciones a la victoria conservadora no se han hecho esperar por parte de figuras representativas. "Esa sería una victoria fenomenal para el Partido Conservador y Boris Johnson se sentirá completamente reivindicado con la apuesta que tomó", dijo John Bercow, el expresidente de la Cámara de los Comunes. Una victoria que fue celebrada en redes:

Johnson convocó a las primeras elecciones navideñas desde 1923 para romper lo que dijo que era la parálisis del sistema político británico después de más de tres años de crisis sobre cómo, cuándo o incluso si abandonar la Unión Europea.

El primer ministro conservador se centró en romper el "cinturón rojo" del norte de Inglaterra. En estos condados, de tradición obrera, históricamente siempre ganó el Partido Laborista. Pero Johnson utilizó en campaña su rechazo al Brexit para ganar votos allí. Estas ciudades están a favor, en su mayoría, de la salida de la Unión. 

El ascenso político de Boris Johnson
01:48

La encuesta de salida fue producida por tres emisoras, la 'BBC', 'ITV' y 'Sky', que se unieron para producir encuestas similares en las últimas tres elecciones, celebradas en 2010, 2015 y 2017. En 2010 y 2017, sus encuestas de salida predijeron con precisión el resultado general y estuvieron cerca de pronosticar el número correcto de escaños para los dos partidos principales.

Un Partido Laborista dividido se hunde

El Laborista ha cosechado unos datos catatróficos que han acabado con la trayectoria de su líder, Jeremy Corbyn. La crisis dentro del laborismo es latente. No gobiernan Reino Unido desde el 2010 y no parece que existan síntomas de mejora. Y el Brexit no ha hecho otra cosa que empeorar la situación. 

Es conocida la división que existía dentro el Partido Conservador respecto a la permanencia o no en la Unión Europea. De hecho. algunos miembros del partido dejaron solo a Boris Johnson en minoría hace unos meses. Pero en el Partido Laborista sucede algo parecido. El histórico partido obrero tiene ahora dos corrientes. La clásica, de clase trabajdora, arraigada en los condados mineros e industriales del norte de Inglaterra; y la capitalina, intelectual, procedente de sectores universitarios progresistas. 

Jeremy Corbyn pertenece a la primera. Y la posición de los integrantes de esta rama del laborismo no es muy favorable a quedarse en la Unión Europea. De esta forma, el laborismo ha estado dividido durante el Brexit y ha pagado esto. En unas elecciones polarizadas, los votantes no sabían si votando a Corbyn, votaban a favor o en contra del Brexit. Y eso puede haber pasado facutra en feudos históricos. 

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, abandona su hogar para dirigirse a la Cámara de los Comunes en Londres, el 19 de octubre de 2019.
El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, abandona su hogar para dirigirse a la Cámara de los Comunes en Londres, el 19 de octubre de 2019. Henry Nicholls / Reuters

Además, el otro feudo tradicional del laborismo era Escocia, pero el abrumador crecimiento del Partido Nacional Escocés. ha restado el apoyo a esta formación en la región. 

Victoria aplastante del nacionalismo escocés 

Los nacionalistas escoceses consiguieron su mejor resultado en la historia de las elecciones generales. El ascenso meteórico del partido de Nicola Sturgeon en esta década ha sido impactante. En las elecciones de 2010 tan solo consiguieron seis representantes y a día de hoy son el tercer partido del país y el primero de Escocia. 

El SNP es el único partido opuesto al Brexit que ha conseguido sumar, ya que los Liberales Demócratas incluso han reducido sus resultados. En Escocia se votó abrumadoramente por permanecer en la Unión Europea en el referendo de 2016 y esto podría significar un punto de inflexión. 

En 2014, el SNP fue el mayor defensor de la salida de esta región del Reino Unido. Perdió el referendo, entre otras cosas, por el miedo de los escoceses a ser expulsados del club europeo. Ahora se pueden ver sin independencia y sin Unión Europea, algo que no gusta nada a los nacionalistas. Desde Edimburgo se va a enfrentar el Brexit y muchos ya creen que la única forma es otro referendo que les libere del Reino Unido. La cuestión es si el Partido Conservador cederá otra vez. 

Con Reuters, EFE y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.