Saltar al contenido principal

No solo la crisis ambiental golpea a la Amazonía

"La Amazonía está llegando a un punto de no retorno", alerta el fotoperiodista Tomasso Protti.
"La Amazonía está llegando a un punto de no retorno", alerta el fotoperiodista Tomasso Protti. France 24

Así queda claro cuando se visita en París la exposición de Tomasso Protti. El joven fotoperiodista ganó la beca Carmignac, que permite a quien la obtiene dedicarse por completo durante ocho meses a un tema poco abordado por los medios tradicionales.

Anuncios

"Yo quería hacer un retrato de la Amazonía lejos del cliché de los pueblos aislados y la naturaleza exuberante", explica Tomasso Protti, fotógrafo italiano que presenta en la Casa Europea de la Fotografía de París, la MEP, el resultado de ocho meses de trabajo fotográfico en el 'pulmón verde' del planeta tras adjudicarse el premio Carmignac 2019 que entrega dinero a un reportero gráfico para cubrir zonas que suelen estar poco representadas en los medios tradicionales.

"En el 2009 Edouard Carmignac, creador del premio y un gran coleccionista, se dio cuenta de que si no se apoyaba económicamente este tipo de reportajes, el fotoperiodismo podía desaparecer. Y sería cada vez más difícil para los fotoperiodistas partir", explica Emeric Glayse, el director de la fundación que añade que el año pasado el área elegida fue el Ártico y que en el 2020 el premio apoyará reportajes hechos en la República Democrática del Congo.

"El premio es único", resalta Glayse "porque entregamos una ayuda logística para pedir permisos y para dar un seguimiento de seguridad, un poco como las viejas redacciones de la época grandiosa de publicaciones como 'Life'".

Y aunque Protti trabajaba el tema de la Amazonía hace cinco años, el proyecto tomó otra velocidad con el premio: "Desde enero de este año fui ocho veces al terreno para documentar la crisis actual. Este premio te da buenos recursos y mucho tiempo para investigar todos los temas, lo que es muy raro en el periodismo, tener tiempo y dinero para hacer este tipo de investigaciones".

Y lo que resultó es, según el profesional, "un retrato de la Amazonia moderna, donde las crisis sociales y humanas se sobreponen a la medioambiental". Según Protti, su reportaje toma en cuenta varios temas, "desde la tala ilegal de la selva, pasando por la explotación minera ilegal, la violencia en distintas maneras, el tráfico de drogas, el conflicto de los campesinos sin tierra, la migración de los venezolanos, etc”. Pero también se propuso "representar el Amazonas como un lugar donde la gente realiza su vida cotidiana de manera normal, salen a bares, se ponen en pareja...".

"La situación ambiental de la Amazonía está llegando a un punto de no retorno"

Protti cuenta que el último de sus viajes coincidió con el mayor incendio que afectó a la cuenca del Amazonas y que se inició el pasado 10 de agosto: "Los incendios son una mezcla de cosas, obviamente es responsabilidad de los que están actuando ilegalmente, pero también hay gente pobre que no tiene otra alternativa que quemar un pedazo de tierra para desmalezar y preparar el suelo. Entender la complejidad de este lugar me hizo pensar que en cierta forma no puedes preservar el medio ambiente sin luchar contra la pobreza, es un juego complejo".

El italiano que ha visitado la región desde que decidió quedarse en Brasil tras los Juegos Olímpicos y el Mundial de Fútbol es consciente de que "la Amazonía está llegando a un punto de no retorno. Más del 17 % del territorio ha sido deforestado Y dicen que si llegamos a un 20 o 25 %, el bosque puede iniciar un proceso de desertificación. El problema es que este gobierno (de Jair Bolsonaro) está enviando un mensaje de que el Amazonas es una zona para hacer negocios, no le preocupa el medio ambiente. Y esta percepción es compartida por mucha gente que vive en el Amazonas, en cierta forma la selva es vista como es una barrera para el desarrollo, para el progreso”, comenta alarmado.

Otro de los fenómenos que llamó la atención del fotoperiodista es cómo la Amazonía se está volviendo escenario de la guerra de los cárteles sobre todo en ciudades como Belén o Manaos: "El Amazonas es una ruta importante del tráfico de cocaína que entra a Brasil por la frontera con Perú y Colombia, países productores. Brasil se ha vuelto el primer consumidor mundial de crack y el segundo de cocaína. Ciudades como Manaos o Belén se están volviendo importantes centros de distribución y han terminado siendo teatro de una guerra entre bandas y cárteles y las consecuencias son una violencia creciente que causa muchas muertes por día", lamenta el fotógrafo.

Varias de las instantáneas muestran a narcotraficantes con máscaras de payaso jugando con pistolas frente al lente de su cámara. No fue la única situación de riesgo a la que se expuso. Protti acompañó durante varios días a la tribu de los Guajajara que combaten con armas de fuego a los taladores ilegales de árboles que invaden sus reservas. En los últimos meses, cinco de esos líderes han sido asesinados, incluido Paulo Paulino, a quien Protti conoció personalmente.

Su foto forma parte de la muestra parisina: "El Amazonas es quizás el lugar más peligroso para los activistas indígenas y medioambientales y eso se debe a la impunidad que allí existe, es el factor clave para entender la violencia que se está extendiendo en toda la región. Siempre tuve la percepción de que el Amazonas es como un far west moderno, una tierra de nadie donde el Estado está muy ausente y la Justicia, tarda en llegar", sentencia.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.