Saltar al contenido principal

ONU emite alarma por las docenas de casos de manifestantes con lesiones oculares en Chile

Una artista que lleva un parche en el ojo se cubre la cara como parte de una protesta en apoyo a las personas que han sufrido lesiones oculares en el marco de las movilizaciones en Chile el 12 de noviembre de 2019.
Una artista que lleva un parche en el ojo se cubre la cara como parte de una protesta en apoyo a las personas que han sufrido lesiones oculares en el marco de las movilizaciones en Chile el 12 de noviembre de 2019. Iván Alvarado / Reuters

En su último reporte, la Oficina de Derechos Humanos de la ONU advirtió sobre los abusos de las Fuerzas de Seguridad en el marco de las movilizaciones tras las que el elevado número de lesionados en ojos y rostro preocupa a la comunidad internacional. 

Anuncios

Gustavo Adolfo Gatica Villarroel perdió la visión el 26 de noviembre, 18 días después de que dos perdigones lesionaran sus ojos en medio de una protesta. Este estudiante universitario de 21 años salió bajo el sol a las calles de Santiago, la capital chilena, el 8 de noviembre. Buscaba expresar su rechazo a las políticas del Gobierno de Sebastián Piñera. Resultó herido, los agentes dificultaron su traslado a un centro médico y, dos semanas después, regresó a casa en tinieblas.

Pero no es solo Gustavo el que ahora no puede ver. Como la suya, son al menos una decena más de historias las que sobresalen en el documento de 32 páginas con el que la Oficina de Derechos Humanos de la ONU expresó su preocupación por el abuso de la fuerza por parte de los Carabineros durante las movilizaciones. 

En cifras, la huella de las acciones de los agentes de seguridad desplegados para controlar el estallido de las protestas supera los 350 casos de lesiones oculares, 113 torturas, 24 violaciones sexuales y 26 muertes en investigación.


Pero, más allá de los números, de los cálculos y el contraste de datos, la misión encargada de la redacción del citado reporte detectó la existencia de un informe interno de los Carabineros de Chile que data del año 2012 que aborda el efecto de los perdigones en el cuerpo humano y que señala que este tipo de balas de goma deben ser disparadas únicamente a distancias mayores a los 30 metros, medida preventiva que, claramente, habría sido violada en los disturbios. 

"La ACNUDH ha reunido información (incluidos informes médicos) que muestran que muchos perdigones disparados por escopetas antidisturbios penetraron en el cuerpo y, por ende, hay razones para creer que fueron disparados a corta distancia. Del mismo modo, la gran cantidad de lesiones en los ojos o la cara también indican que fueron frecuentemente disparadas hacia la parte superior del cuerpo. Todo esto aumentó el riesgo de lesiones oculares y otros daños permanentes graves", denuncia el informe de la ONU.

Tortura y acoso, entre las preocupaciones de Naciones Unidas

Lo que Gustavo sintió en sus ojos, Pedro lo experimentó en una pierna. En este caso, la lesión a este joven de 22 años y a su hermano de 17, que no fue identificado en el reporte, se dio en Antofagasta en una protesta ante una comisaría. Ambos relataron que otros manifestantes los empujaron hasta las barreras ubicadas frente a la estación y que, cuando intentaban levantarse luego de recibir el impacto de varios perdigones, fueron capturados por cinco agentes que los golpearon incluso en la cabeza. Dijeron que fueron tantas las patadas recibidas que uno de ellos perdió el conocimiento. Mientras eran trasladados a un hospital, los oficiales amenazaron con desaparecerlos, pero vivieron para contarlo y hoy la ONU usa sus historias como soporte.

Las mujeres tampoco se salvaron de los maltratos. Cuatro días antes de la lesión de Gustavo en Santiago, Marina, de 22 años, sufrió en Valparaíso. Le contó a la misión de la ONU que, mientras participaba en una marcha pacífica el 4 de noviembre, varios carabineros lanzaron gases lacrimógenos, que todos corrieron y que 20 agentes más los persiguieron en motocicletas. En medio de la carrera, ella cayó al suelo, un oficial la pateó, ella trató de levantarse, pero se lesionó la rodilla y prefirió quedarse en el suelo. Temía que la mataran. Se las arregló para salir cojeando y logró que la atendieran en el Hospital Gustavo Fricke donde, según afirmó, le negaron el "Certificado de Lesiones".

Un manifestante es detenido durante una protesta contra el Gobierno de Chile en Concepción, Chile, el 26 de noviembre de 2019.
Un manifestante es detenido durante una protesta contra el Gobierno de Chile en Concepción, Chile, el 26 de noviembre de 2019. Jose Luis Saavedra / Reuters

Y si a Mariana la patearon en Valparaíso, a Carla, de 16 años, la acosaron en Viña del Mar. Allí fue detenida por participar en una marcha y, aunque su padre alertó que presentaba una discapacidad psicosocial, fue llevada a una estación, en la que la obligaron a mostrar sus senos y fue tocada con un bastón.

El cuestionamiento a la gestión de las protestas

La ceguera de Gustavo, la lesión de Pedro, las patadas a Mariana y el acoso a Carla, constituyen, de acuerdo con la ONU, una abierta muestra de que la gestión de las manifestaciones por parte de los Carabineros ha sido llevada a cabo de manera fundamentalmente represiva.

La ONU lo advierte y su reporte lo confirma: "hay razones fundadas para sostener que ha habido un uso desproporcionado y a veces innecesario de armas menos letales, en particular escopetas antidisturbios pero también gases lacrimógenos, utilizados a corta distancia. El uso indebido e indiscriminado de armas menos letales se observó tanto durante manifestaciones pacíficas como en el contexto de enfrentamientos violentos".

Para que otros jóvenes como Pedro no sean maltratados, muchas mujeres como Carla no sean acosadas y decenas de universitarios como Gustavo no pierdan la vista solo por alzar su voz, el informe busca que el Gobierno chileno adopte medidas que garanticen que las protestas no cobren ni un herido más. 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.