Saltar al contenido principal

Argentina: el Gobierno promulgó el protocolo que busca ampliar el acceso al aborto no punible

Activistas a favor del aborto marchan en Buenos Aires, el 27 de septiembre de 2019.
Activistas a favor del aborto marchan en Buenos Aires, el 27 de septiembre de 2019. Agustin Marcarian / Foto de archivo / Reuters
6 min

El nuevo ministro de Salud, Ginés González García, dio curso a la normativa para facilitar el cumplimiento de la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) bajo las causales de violación y riesgo de salud o de vida para la madre y brindar mayor protección frente a la objeción de conciencia de los médicos.

Anuncios

En una de las primeras medidas desde su asunción, el nuevo ministro de Salud argentino, Ginés González García, puso en marcha el nuevo protocolo para garantizar el acceso al aborto no punible, contemplado para embarazos causados por violación o que impliquen un riesgo para la salud o la vida de la madre.

Si bien la ley admite el aborto bajo esas condiciones, en la práctica la objeción de conciencia de los médicos o la intervención de la Justicia dilatan los procedimientos, hasta el punto de no poder realizarse o que se hagan bajo condiciones riesgosas.

El nuevo protocolo para la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) -muy similar al impulsado semanas atrás por el exsecretario de Salud del Gobierno de Mauricio Macri, Rodolfo Rubinstein, que renunció luego de que se lo acusara de actuar sin aprobación de sus superiores y de que esa normativa fuera derogada- apunta a proteger a las solicitantes de aborto frente a las situaciones que frenan su acceso a ese derecho.

Si bien el texto respeta la objeción de conciencia de los médicos para negarse a practicar un aborto, la normativa también remarca que esa decisión no puede provocar demoras que comprometan la atención de la solicitante. La medida refuerza que los galenos están obligados a informar a la mujer que tiene derecho a practicarse un aborto y, en caso de que no haya quién pueda hacerlo, los objetores tampoco podrán negarse a efectuarlo.

"Somos respetuosos de la objeción de conciencia, pero no puede utilizarse como una coartada institucional para no cumplir con la ley", subrayó González García en una conferencia de prensa.

Además, la normativa -que no modifica ninguna legislación vigente, sino que la refuerza- establece que el plazo entre la solicitud de la ILE y su realización no puede exceder los diez días.

"El protocolo se utilizará como guía, especialmente en casos donde la ley claramente permite la interrupción de embarazos", agregó González García, el titular de la cartera de Salud que recuperó su rango de ministerio a partir de la asunción de Alberto Fernández como presidente.

El nuevo protocolo también hace hincapié en los casos de embarazos en menores de 15 años, para quienes se debe garantizar el acceso a la ILE por los riesgos que implica para su salud. Y agrega que las niñas de entre 13 y 16 años pueden solicitar la ILE sin necesidad de presentar una autorización de sus padres.

En los casos de violación, la norma indica que no es necesario que la mujer presente una denuncia policial o judicial probatoria y que basta solo una declaración jurada, mientras que para las niñas menores de 13 años, la declaración jurada no es necesaria porque cualquier relación con una niña menor de 13 años constituye una violación.

El acceso al aborto, en la agenda del Gobierno de Alberto Fernández

El acceso al aborto se ha convertido en uno de los temas más debatidos en los últimos años en Argentina. Durante el Gobierno de Mauricio Macri, un proyecto de ley para garantizar el acceso al aborto libre, seguro y gratuito fue rechazado en el Senado, luego de su aprobación en Diputados.

El presidente Alberto Fernández se ha expresado a favor de la medida y anunció, durante su campaña presidencial, que enviaría un nuevo proyecto para que sea tratado por el nuevo Congreso, renovado en parte tras las elecciones generales.

Al respecto, González García, que también se ha expresado a favor del acceso al aborto, evitó dar precisiones sobre plazos para el eventual trámite parlamentario y remarcó que el país debe "empezar" por aplicar "las leyes vigentes" que, según su mirada, están en un nivel bajo de aplicación.

El funcionario también indicó que la semana próxima se reunirá con los ministros de las provincias para que adhieran al protocolo. En el pasado, la intervención de Gobiernos provinciales, donde el conservadurismo religioso es fuerte, ha imposibilitado la realización de abortos no punibles, incluso en casos de menores violadas que fueron obligadas a parir.

Para la Iglesia argentina, el nuevo protocolo "instala el aborto libre"

En declaraciones realizada a la agencia de noticias católica AICA, el presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Salud, Alberto Bochatey, acusó al Gobierno de instalar "el aborto libre" en Argentina a través de la implementación del nuevo protocolo para la ILE.

"La táctica es clarísima y era muy previsible, evitando que se genere todo tipo de discusión y un debate democrático. Y la ciudadanía argentina no está a favor del aborto, como quedó demostrado democráticamente en el Parlamento, en 2018", remarcó Bochatey.

El monseñor aseguró no estar sorprendido porque "el ministro González García es abortista y ya había advertido que no iba a entrar en una discusión por la ley", por lo que, según el sacerdote, a través del protocolo "ya se instala el aborto libre".

Con Reuters, EFE y medios locales
 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.