Saltar al contenido principal
Ellas hoy

En Brasil, las madres presidiarias luchan por el derecho a casa por cárcel

Madre presa en Rio de Janeiro
Madre presa en Rio de Janeiro France 24

Brasil posee la tercera mayor población carcelaria del mundo. En total son 812.000 presos, de los que el 41,5% tienen detención provisional y entre ellos hay millares de mujeres embarazadas o con bebés. Para preservar los derechos de la infancia, la corte suprema adoptó en febrero de 2018 una decisión histórica que concede a estas mujeres la prisión domiciliaria, pero miles no acceden al beneficio por la resistencia de los jueces más conservadores.

Anuncios

En Río de Janeiro una de cada cuatro madres o embarazadas no consigue la prisión domiciliaria, a pesar de cumplir los requisitos previstos por ley, que las ampara si no tienen condena firme. Los datos tomados de la Defensoría del Pueblo revelan que los derechos de los menores dentro de la cárcel todavía no están totalmente garantizados.

La ley de la primera infancia, aprobada en 2016, otorga el derecho a penas alternativas a las presas preventivas con hijos de menores de 12 años. Sin embargo, hay jueces que se resisten a aplicar esta normativa, basados en que, una mujer que cometió un crimen no puede ser buena madre.

Para dar impulso a la medida y luchar contra las visiones en extremo conservadoras, el año pasado la corte suprema aprobó un salvoconducto colectivo que concedió el arresto domiciliario a madres y embarazadas sin sentencia firme. Los resultados saltaron a la vista. En el estado de Río de Janeiro, que tiene una de las mayores poblaciones carcelarias del Brasil, en 2015 había 45 presas embarazadas y 25 bebés. Hoy solo quedan 15 embarazadas y ocho bebés.
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.