Saltar al contenido principal
Los Observadores

ONG de derechos humanos denuncian abusos policiales durante manifestaciones en Colombia

France 24

En esta edición de Los Observadores viajamos a Colombia donde conoceremos el trabajo de una ONG que trabaja para documentar los casos de exceso policial durante el desarrollo de las jornadas de protesta. En Irak, conoceremos el antiguo restaurante que fue recuperado por los manifestantes de Bagdad y ahora se erige como el símbolo de su protesta. 

Anuncios

Colombia se ha visto sacudida por una serie de manifestaciones. Estas expresiones populares han sido en contra del Gobierno y, en algunos casos, se vieron interrumpidas por choques con las fuerzas de seguridad.

Estos enfrentamientos fueron registrados, en su mayoría, de manera espontánea por la sociedad gracias a las cámaras de los teléfonos celulares. En una de ellas quedó grabado el momento en el que un funcionario de la Policía le disparó a un joven estudiante de un colegio en Bogotá, Dylan Cruz, quien moriría 48 horas después de aquel suceso.

“El paro cívico en Colombia fue convocado por la sociedad de manera pacífica, él (Dylan) representa a las personas que salieron a marchar. Su asesinato es una muestra del trato que se le está dando en Colombia a la protesta pacífica”, dijo Daniela Buriticá Bedoya, miembro de la Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos, una organización de defensa por los Derechos Humanos.

Desde el 21 de noviembre, fecha en la que iniciaron las manifestaciones, la fundación de nuestra observadora ha reunido casos de decenas de personas heridas por la Policía colombiana. Estos casos han sido documentados gracias a la publicación de videos en las redes sociales.

Un viejo edificio, símbolo de las revueltas en Irak

En Irak las manifestaciones se han mantenido a pesar de la renuncia del primer ministro, Adel Abdel Mahdi. En Bagdad, la capital del país, los manifestantes además de permanecer en las calles han establecido una especie de cuartel general en las ruinas de un edificio llamado “el restaurante turco”, nombre que recibe de la actividad que allí se realizaba antes de 2003, cuando fue bombardeado por la Fuerza Aérea estadounidense.

Mohamed Al-Basha, es un jugador profesional de videojuegos, tiene 19 años y con su cámara de video nos ofrece un recorrido por el lugar, que se ha convertido en el símbolo de las protestas en Irak.

“El edificio pertenecía al Estado y es un lugar muy importante para los manifestantes porque allí había francotiradores que le disparaban a la gente cuando comenzaron las protestas (…). Ahora, la presencia de los manifestantes es importante para evitar que los francotiradores y los agentes que graban a los manifestantes se refugien allí”, dijo Mohamed Al-Basha, durante el programa. 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.